Tu hijo NO es tuyo

lunes, 23 de enero de 2017



Tu hijo no es tuyo. Así de claro te lo digo.

Cuando algo es tuyo quiere decir que es de tu propiedad y tu hijo no es de tu propiedad.

Aunque uses el mismo adjetivo posesivo para hablar de tu nueva camisa, no significan lo mismo. Cuando hablas de TU ropa, sí estas definiendo que es tuya y, como tal, puedes hacer con ella lo que quieras: ponértela, donarla o incluso romperla. Lo mismo puedes hacer con TUS zapatos, con TU coche o con TU casa. Son tuyos y mientras respetes la libertad de los demás, puedes hacer con ellos lo que quieras.

Pero con los niños no puedes hacer eso, porque no son tuyos. 

Un adjetivo posesivo se define así: Son aquellos que establecen que un ser o una cosa pertenece a alguien o a algo. Creo que es hora de cambiar esta definición porque confunde a algunas personas.

Un ser vivo no puede pertenecer a nadie, (sí, ese perro que dices que es tuyo, tampoco. Como mucho, yo diría que vive contigo o que lo cuidas).

Un ser vivo pertenece a la vida.

Tus hijos, tus hijas, tu marido o tu mujer son seres vivos que pertenecen a la vida. Pero claro, al hablar con el tu por delante, parece que te pertenecen y te pueden confundir. Que el lenguaje no te engañe.

Puedes pensar que puedes hacer con ellos lo que quieras: pegar, gritar o amenazar, porque son TUS hijos pero no te pertenecen. Y me dirás: vale, pero yo no les pego ni les grito ni les amenazo.

Me alegro que me respondas así, pero ahora te digo ¿cuántas veces has visto amenazar a un niño en la calle o que le han pegado un cachete? ¿cuántas veces lo has ignorado porque ese niño es de sus padres y no hay que meterse en asuntos de crianza?

Pues te diré una cosa, ese niño tampoco pertenece a sus padres y ellos tampoco tienen derecho a hacer lo que hacen. Estamos muy sensibilizados (al menos eso nos hacen creer) con la violencia contra las mujeres. Nos horrorizamos cuando vemos a un hombre pegar a su mujer y nos escandalizamos ante la frase: “La maté porque era mía”.

Pero nadie parece llevarse las manos a la cabeza con expresiones del tipo “en mi casa mando yo” o “es mi hijo y lo educo como me da la gana”. La posesión no debería ser una justificación para hacer “lo que te dé la gana” con nadie.

Una mujer no es de nadie, y un niño tampoco. Todos los seres vivos pertenecen a la vida y cuando tu hijo viene al mundo, no es tuyo, tan sólo es un préstamo para que lo cuides e intentes que se convierta en una buena persona.

Por eso, la próxima vez que pienses que tú educas a tu hijo como te da la gana que para eso es tuyo, o la próxima vez que veas a alguien tratar mal a un niño y lo ignores, piensa esto:

Una persona no pertenece a nadie, por lo tanto nadie tiene derecho a humillar ni a maltratar a otro.  Si lo hace, está violentando a la vida, a la que en última instancia todos pertenecemos.

El lenguaje es muy importante porque define nuestra realidad, el mundo en el que vivimos.

Ojalá nuestro idioma fuera más rico para poder diferenciar entre parentesco y posesión pero de momento nos tenemos que conformar con ser muy cautos y conscientes de la diferencia que hay entre MI hijo y MI coche.

¿Conoces algún idioma en el que sí se establezca esta diferencia? ¿Cómo es su sociedad respecto a las relaciones familiares?


¿Te gustaría dejar de gritar y castigar a tus hijos?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

3 comentarios :

  1. Muy buen post... Los seres vivos no son de nadie!!! Es una buena reflexión

    ResponderEliminar
  2. Interesante articulo, muy cierto
    Mira la ropa para tus hijos que tenemos
    http://www.limafashionkids.com/c/31/ropa-para-ninos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...