La última vez que dijiste te quiero

lunes, 5 de diciembre de 2016



¿Cuándo ha sido la última vez que le has dicho te quiero a tu pareja? ¿Y la última vez que tu pareja te lo ha dicho a ti?

Hace unos años conocí a una pareja, vamos a llamarlos Antonio y Sofía, que tenían un problema: ella se quejaba de que él nunca le decía que la quería y él se quejaba de que ella le daba demasiadas vueltas a las cosas.

Cuando discutían, ella quería hablar y hablar sobre el problema y él prefería, llegado un punto, dejarlo estar y reflexionar cada uno por su lado.

Ella pensaba que la vida en pareja consiste en hablarlo todo y él era más bien callado.

¿Te puedes creer que todavía siguen juntos?

La clave fue que ambos cambiaron un poco, se pusieron en la piel del otro y comprendieron su punto de vista. Porque para que una relación funcione hay que mirar de vez en cuando con los ojos del otro para poder vernos a nosotros mismos.

A veces hay que elegir entre estar bien o tener razón.

Lo que Antonio aprendió de Sofía

Antonio comprendió que a veces puede parecer muy frío aunque no sea así. Quiere con locura a Sofía pero la rutina le acomodaron en una posición en la que daba por sentado que su relación iba a durar porque sí.

Aprendió que una relación es como una planta, que hay que regar al menos de vez en cuando para que no se seque.

Aún así, le costaba eso de tener que hablar y expresar sus sentimientos Le parecía forzado decir un “te quiero” porque no le salía de forma natural. De hecho, un motivo de discusión era que cuando Sofía le decía te quiero, él nunca contestaba con palabras: le daba un beso o la abrazaba pero rara vez le decía algo.

Entendió que eso a Sofía le dolía mucho y que las palabras, a veces, son necesarias. Por eso buscó formas alternativas de expresar lo que sentía y comenzó a enviarle mensajes al móvil y a dejar post-its en el baño.

Lo que Sofía aprendió de Antonio

Sofía comprendió que a veces puede parecer muy pesada en una relación. Quiere con locura a Antonio pero le da pánico pasar a un siguiente nivel donde las cosas estén más asentadas. Si por ella fuera, estaría en una “luna de miel” permanente y comprendió que eso puede agotar a Antonio.

Aprendió que la chispa no se pierde con el tiempo, sólo se transforma y hay otra maneras de expresar los sentimiento además de las palabras.

Aprendió también que no es necesario estar hablando constantemente del estado de la relación para saber si ésta funciona o no. Porque una relación es como una planta, que si la riegas demasiado, termina por ahogarse.

Al principio le costó ver las señales y gestos que Antonio le mandaba y que querían decir te quiero: le preparaba un zumo de naranja por las mañanas, la abrazaba y le daba un beso cuando llegaba de trabajar y siempre elegía ella la película que iban a ver por la noche.

Comprendió que se puede decir te quiero sin decirlo y que cuanto más presionase a Antonio, peor se iba a sentir él. Pensó en todo lo que podía hacer por él para que estuviese más feliz y lo puso en práctica: Iba a cogerle un libro que le gustase a la biblioteca, le iba a buscar de vez en cuando al trabajo y planificaba planes de viaje para los fines de semana.

Lo que aprendieron los dos

Aprendieron a escucharse, no sólo las palabras sino también los gestos.
Porque en una relación es necesario hablar, pero a veces las palabras sobran. No es necesario estar haciendo balance cada dos por tres.

De hecho, las mejores parejas que he conocido, apenas hablan entre ellos de cómo están como pareja. Simplemente están felices el uno con el otro.

Y ahora ¿qué ha sido la última cosa que has hecho por tu pareja?


¿Te gustaría dejar de gritar y castigar a tus hijos?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

2 comentarios :

  1. La vida en pareja es complicada porque es algo más que dos personas individuales que se juntan, lo que haces es formar una unión (lo que no implica ir siempre juntos). El tema es que las relaciones evolucionan y hemos de adaptarnos a esa nueva situación. Muchas gracias por el post, es muy interesante e invita a la reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por el comentario. Es cierto que todos evolucionamos de una manera u otra y la vida en pareja consiste en caminar más o menos en la misma dirección, aunque como dices, no tiene por qué ser juntos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...