BLW: Cómo hacer frente a las críticas

lunes, 12 de diciembre de 2016



De momento, en España y en muchos otros países (aunque cada vez menos) lo habitual es que la alimentación complementaria de un bebé comience con papillas. Por eso, cuando unos padres optan por una vía alternativa como el BLW, pueden escuchar críticas y miedos infundados de otros familiares, amigos o incluso de desconocidos que van por la calle.

En realidad, cuando te conviertes en padre o en madre, todo lo que haces puede ser objeto de crítica. Sé que no debería ser así y que las personas deberíamos respetar las decisiones de los demás pero yo no soy la que hago las reglas, sólo las muestro.

Hay tantos tipos de crianza como de familias y como no se ha dado todavía con “la fórmula perfecta” de la educación, pues cada persona tiene su propia teoría al respecto. Depende luego de cada uno si la va exponiendo o no por ahí.

La novedad del BLW junto con la crítica a toda la crianza hace que muchos padres que opten por esta forma de alimentación complementaria para sus hijos se sientan cuestionados y criticados casi todo el tiempo.

Y no nos vamos a engañar: las críticas constantes duelen y hace que muchas veces te cuestiones tus propias decisiones. Por eso en el post de esta semana te voy a contar cómo puedes hacer frente a esas frases desafortunadas que te dicen tus familiares, amigos o desconocidos.

Lo primero: estar bien informados.

La información es poder y te proporciona seguridad en que la decisión que has tomado es la más adecuada para vuestra familia. Además, te proporciona respuestas con fundamento ante las preguntas más frecuentes que te puedan hacer los demás.
Para conseguir dicha seguridad, puedes acudir a varias fuentes:


  • Libros como por ejemplo “Se me hace bola” de Julio Basulto o “El niño ya come solo” de Gill Rapley. Al final del post están los link por si lo quieres comprar en Amazon.


  • Testimonios de otros padres. La unión hace la fuerza y leer las experiencias de otros padres de niños algo mayores que el tuyo te puede ayudar a tomar perspectiva de cierta cosas.


  • Asesoramiento de expertos. Muchas veces, aunque leamos libros y escuchemos a otros padres no consigues ver la respuesta a tu caso particular y necesitas preguntarle directamente a alguien. Si quieres saber más, ahora mismo tengo disponible un curso tutorizado de BLW.

Lo segundo: mucha empatía


Lo sé, quizás la empatía la debería tener tu suegra que no hace más que criticar o esa amiga que está convencida de que cometes un grave error pero ¿sabes una cosa? que la empatía es contagiosa y si eres capaz de ver el punto de vista del otro te será más fácil que el otro vea el tuyo. Y si no es así, por lo menos te vas con la conciencia tranquila de que has hecho lo que has podido y de que has actuado de la mejor manera posible.

Para mostrar empatía puedes hacer lo siguiente:


  • No tomarte todas las preguntas como críticas. El famoso ¿y no se atraganta? Puede no ser más que una pregunta sincera por desconocimiento y si te lo tomas como un ataque, te pondrás a la defensiva. Sé que puedes estar cansada de responder siempre lo mismo pero piensa en si la otra persona es la primera vez que te lo pregunta o no.


  • Preguntarle por la emoción que hay detrás del comentario crítico. Por ejemplo ante la frase “así no come nada” puedes devolverle un “¿tienes miedo de que no coma lo suficiente? No te preocupes, el médico nos ha dicho que está sano”. Puede parecer una tontería pero aludir a la emoción que hay detrás de la crítica suele desarmarla por completo. Además, si incluyes una figura de autoridad como un médico, la cosa ya está rematada.

Lo tercero: el humor

Si las dos primeras no funcionan, o si consideras que no tienes que darle explicaciones a una persona en concreto, lo más sano es siempre recurrir al sentido del humor.

Contestar con humor relaja el ambiente, siempre y cuando sea un humor hacia ti misma y no hacia el otro. Me explico: ríete de ti misma y no de la crítica porque si no, la otra persona se lo puede tomar a mal. También puedes irte al absurdo.

Por ejemplo, puedes decir frases del tipo:
“En mi casa jugamos así.”
“Yo es que soy muy vaga para estar haciendo purés todo el día.”
“Es que es alérgico a los purés.”
“La verdad es que se le ve desnutrido, sí (si el bebé en cuestión tiene lorzas como panes)”

¿Se te ocurre alguna frase más?



¿Te faltan ideas para el menú diario?
Suscríbete y descárgate un ebook con ideas, consejos y menús de BLW

6 comentarios :

  1. Nosotros optamos por este sistema y he de decir que a los abuelos los medio acostumbramos rápido (mi suegra tiene alguna recaida de vez en cuando, jajaja) pero hay otras personas que no hay manera e incluso, me he encontrado alguna persona que ha querido imponer su criterio (del estilo, sácale eso de la boca) o que se siente ofendida cuando explicamos las ventajas de este sistema para el bebé frente a las papillas.

    Hablas de las figuras de autoridad como los médicos pero he de decir que estas figuras pueden ayudarnos (en mi caso fue así) o perjudicarnos en esta elección. Una mami que conocí me explicó que comentó al pediatra que quería usar el BLW y el pediatra le dijo que si lo hacia era muy fácil que el bebé se atragantase, la comida le fuese al pulmon y le provocase una infección grave. Frente a esas afirmaciones, las críticas de los demás son lo de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestro caso el pediatra tampoco estaba informado sobre el BLW e intentó meternos el miedo en el cuerpo. Como no era un experto en alimentación infantil, para nosotros no contaba como experto a la hora de aclarar nuestras dudas

      Eliminar
  2. Desde luego, la información es fundamental. Luego hay que quitarse la mala leche para contarla jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo, lo que pasa es que a veces puede cansar tanta crítica...a respirar hondo y a pensar antes de hablar :)

      Eliminar
  3. Ojalá fuese tan fácil, yo estoy luchando contra la pediatra! Pretendía explicarme como hacer una papilla!! (Y esta es mi segunda hija...). Según ella el blw no sirve para nada y los niños no comen lo q tienen q comer. Ha decidido controlar de cerca a mi hija para asegurarse que no enferma o hay q "hacer algo".... Ese hacer algo me sonó a llamar a asuntos sociales o algo peor! Y que conste q vivo en Cataluña y hasta la Generalitat en su nueva guía recomienda el blw!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros con nuestro pediatra (al final lo cambiamos pero por otros motivos) optamos por no darle información más que la necesaria, le dejamos claro que era nuestra decisión y punto. Es duro plantarle cara así a un médico y me alegro que te mantengas firme a pesar de la tuya.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...