¿Qué le dices a tu hijo antes de dormir?

lunes, 7 de noviembre de 2016



¿Cómo le das las buenas noches a tu hijo?

¿Le das un beso y te despides? ¿te tumbas a dormir con él? ¿le das el pecho hasta que se queda dormido? ¿Le lees un cuento (o dos o tres) hasta que cierra los ojos? ¿le acaricias la cara hasta que os dormís los dos?

Hay tantas maneras de dar las buenas noches como familias hay en el mundo. Cada uno tiene sus costumbres, que irán variando a medida que los niños se hagan mayores.

Irse a la cama es un momento difícil para algunos niños, pues supone una separación de los padres de varias horas. De hecho, aunque durmáis en la misma cama, puede sentir esa separación ya que al estar dormidos, no están mentalmente con papá y mamá, aunque sí físicamente.

Por eso el cómo os deis las buenas noches es tan importante. No es lo mismo dormirse con un pensamiento triste que con uno alegre ¿verdad? Si a los adultos ya nos cuesta conciliar el sueño si estamos preocupados por algo, imagínate los niños.

El momento previo a dormirse, el cerebro está relajado y muy receptivo a recibir mensajes positivos. Es como si se abriera una puerta de par en par para captar toda la calma, la paz y la armonía del entorno.

¿No sería genial aprovechar ese momento tan especial para decirle a tu hijo lo mucho que le quieres?

Dormirse sintiéndose querido es mucho mejor que dormirse sin más ¿verdad?

Pero incluso yo voy más allá porque un “te quiero” casi se puede decir en cualquier momento y a veces los niños muy pequeño no captan del todo su significado, aunque sepan que es algo bonito y te respondan con un “yo también te quiero, mamá.”

Puedes aprovechar mucho más esa puerta que se abre en el cerebro de tu hijo para fortalecer vuestro vínculo y hacer que crezca de una manera más feliz y autónoma.

Hay 3 cosas que le puedes decir antes de dormir para sembrar en tu hijo una visión positiva de la vida y de sí mismo.

Recordarle que te lo has pasado bien haciendo algo con él: jugar a la pelota, hacer un puzzle, ver una película.  Transmitirle que estás a gusto con él y que te apetece pasar tiempo juntos es una manera diferente de decir “te quiero.”

Recordarle algún logro que haya conseguido ese día: que ha resuelto un conflicto con su hermano, que cada vez se mancha menos comiendo o que se ha duchado solo, por ejemplo. En este caso es muy importante contar el hecho en sí, sin hacer ninguna valoración del tipo “me ha gustado mucho que…o ha estado bien que…” porque debería ser tu hijo el que le ponga valor a lo que hizo. Al fin y al cabo ha sido un logro de él ¿no? Así que lo más lógico es preguntarle a él si está contento o no.

Por ejemplo: hoy he visto que te has duchado sólo ¿estás contento por eso?

Recordar algo bueno que te haya pasado, aunque no tenga que ver con tu hijo directamente. Puede ser que ese día hayas llegado tarde del trabajo y no os hayáis visto mucho, pero eso no quiere decir que no puedas contarle nada. Podrías contarle, por ejemplo que hoy te ha gustado mucho la cena, o que en el trabajo un compañero te hizo reír.

Para continuar la conversación, puedes preguntarle a tu hijo qué ha sido lo mejor del día. De esta manera le vas entrenando a pensar en las cosas buenas que le han pasado.

Recordar lo que se ha hecho durante el día es un excelente ejercicio para que un cerebro en desarrollo como el de un niño crezca sano y fuerte.

No tienes por qué decir todo esto cada noche, con una sola cosa basta, no son más de cinco minutos de conversación pero que tienen resultados sorprendentes.


¿Te gustaría dejar de gritar y castigar a tus hijos?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

4 comentarios :

  1. Muy buenos consejos, a veces la hora de ir a la cama se vuelve una tarea más para el niño y los padres, que el niño principalmente no quiere hacer, pues qué niño quiere desconectarse mientras el mundo sigue, o cuando tiene tanto por jugar jejeje... con estos consejos la hora de ir a la cama, se puede volver un momento de acercamiento a nuestros pequeñitos y de formación de su personalidad, al ayudarlos a valorar las experiencias positivas del día y sus logros. Me encantó, y de hecho, lo comparto. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario, me alegro mucho que te haya gustado :)

      Eliminar
  2. Yo repasaba con mi hija lo que había hecho cada día aunque ultimamente su cansancio me lo impide ya que veo que no esta nada receptiva a esa parte de nuestro ritual. Creo que seguiré tu consejo de decirle solo una cosa cuando este a punto de dormirse a ver qué tal. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, si están muy cansados no están para grandes charlas pero un minuto o dos sí los pueden escuchar. Me alegra haberte ayudado, ya me contarás

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...