Cómo conseguir hijos responsables

lunes, 1 de agosto de 2016



¡Ah, la responsabilidad, el caballo de batalla de muchas familias! Seguro que gritas a los cuatro vientos que quieres que tu hijo sean feliz en la vida pero, con la boca pequeña, también deseas que sea responsable.

Es más, en el día a día si hay que elegir entre responsabilidad y felicidad, optas por lo primero: que recoja la ropa, los juguetes, que haga los deberes, que estudie, que se lave los dientes, etc.

Te sientes responsable de conseguir que tu hijo sea responsable (vaya trabalenguas llevo, espero que me entiendas)

Así lo dices: quiero que sea responsable. Lo que en el fondo muchas veces no significa exactamente esto sino más bien:


“quiero que quieras hacer lo que yo te digo que hagas cuando yo quiero que lo hagas”

Es decir: quiero que quieras recoger la ropa, los juguetes, que hagas los deberes, que estudies y que te laves los dientes….cuando yo te lo diga

Y esto no es responsabilidad, es, por llamarlo de alguna manera “obediencia final.” No sólo  hay que obedecer con la acción sino también con la voluntad

Según la RAE, una persona responsable es alguien que pone cuidado y atención en lo que hace o decide. Así sin más: no pone nada de estudiar ni de recoger sino que la responsabilidad es un acto de tomar decisiones meditadas y con cuidado.

Primera lección de hoy: Llegará un momento en la vida en que no puedas decidir por tu hijo así que lo mejor que puedes hacer es enseñarle a tomar decisiones.

La toma de decisiones es la clave de la responsabilidad. De hecho, ser responsable no es más que eso: aprender a pensar antes de decidir algo, siendo ese algo el ponerse a estudiar o abandonar, eso da igual. Lo importante es que lo haya decidido después de valorar las posibles consecuencias.

¿Cómo enseño a mi hijo a tomar decisiones?

Imagina que la responsabilidad sobre la vida de tu hijo consiste en un poco de agua dentro de un vaso. Cuando nace, el vaso de tu hijo está vacío y el tuyo lleno: tú eres la responsable de toda su vida: cómo vestirle, cuándo darle de comer (él te puede enviar señales pero eres tú la que decide al final), cuándo cambiarle el pañal, cuándo bañarle, cuándo salir a la calle, etc.

Toda el agua está dentro de tu vaso, es abrumador sentirte tan responsable de la vida de una persona ¿verdad? Afortunadamente, los niños crecen y puedes empezar a volcar parte del agua a su vaso.

Echar agua en su vaso significa que tú te quedas con menos agua: tienes menos responsabilidad sobre su vida, esa parte de él ya no la puedes controlar, pero hay otras muchas que sí, todavía tienes agua en tu vaso. Es mejor si el trasvase se hace poco a poco y no de golpe.

La mejor forma de enseñarle a tomar decisiones es ¡dejándole que tome decisiones!…y que asuma las consecuencias.

Por ejemplo: M elige su ropa desde los 18 meses. El otro día quiso ponerse calcetines con las sandalias cuando hacía bastante calor ¿qué pasó? Pues que sudó y estaba incómodo hasta que al final se quitó los calcetines. Al día siguiente me preguntó si hacía calor y al decirle que sí, no volvió a coger los calcetines.

El agua de la ropa está en su vaso, no en el mío. Yo ya no decido nada y para mí es un alivio, una preocupación menos. Bueno, decido qué ropa le compro (y a veces ni eso, que las abuelas también van de compras XD).

Si el trasvase se hace poco a poco tu hijo puede ir aprendiendo y experimentando con consecuencias leves. Evidentemente, no vas a permitir que tu hijo decida beber lejía o cruzar la calle en rojo sin mirar.

¿Y si mi hijo ya es mayor? ¿Estoy a tiempo?

Si tu hijo ya es mayor tienes que pensar si lo que quieres que haga depende de ti o no. Te adelanto la respuesta: la mayor parte de las veces no puedes obligar a tu hijo adolescente a nada. Como ya conté en otro post: la autoridad es algo que nos regalan.

Segunda lección de hoy: Llegará un momento en que ya no te puedes hacer responsable de los actos de tu hijo así que lo mejor que puedes hacer es dejar de castigarte por las consecuencias.

Cuando son mayores, el agua está en su vaso, queramos o no. No podemos estudiar por ellos ni obligarlos a que se laven los dientes. Si intentas que quiera hacer algo sobre lo que no tienes responsabilidad ninguna, te vas a encontrar es chocando contra una pared.

Es más, puede incluso que tu insistencia, muchas veces hace que tu hijo no decida nada: sólo tiene que oponerse a lo que tú le dices. Es como si él tomara la decisión y tu sufrieras las consecuencias.

En esos momentos, lo que queda por hacer es tomar aire y asumir que no puedes hacer nada: ya no es tu responsabilidad, es la suya. Si repite curso, no es culpa tuya, ha sido él que no ha estudiado y es él el que va a sufrir las consecuencias. Tú puedes ayudarlo si te lo pide pero poco más.

Equivocarse no es incompatible con ser responsable.

¿Y tu hijo/a? ¿Qué decisiones toma ya por sí mismo?

¿Problemas con tus hijos?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

7 comentarios :

  1. Muy interesante el post!! pero qué difícil es cambiar el "chip",no?. saludos. Silvana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fácil no es, pero una vez que consigue, todo fluye

      Eliminar
  2. Mi hijo elige también la ropa, pero de dos opciones que le voy (si le doy más creo que se bloquearía, aunque supongo que en un futuro no tan lejano pondré toda su ropa en el cajón que está a su altura y veré qué pasa... -ahora mismo le dejo un par de opciones en una balda baja-). También elige en muchas ocasiones lo que quiere comer (picar), desde que se ha vuelto una cotorra ya no tengo ni que pensar qué le doy, ya me lo dice él!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros al principio comenzamos por darle a elegir entre dos prendas...hasta que empezó a pedir siempre una tercera. En ese momento vimos que estaba preparado para escoger él todo

      Eliminar
    2. La verdad es que creo que mi hijo también está en ese momento... No siempre le agradan las dos opciones que le doy... Va a ser que ha llegado el momento de bajar su cajón!

      Eliminar
  3. Me ha encantado tu post, como siempre. A Mara por lo general creo que también actuamos así y la dejamos que sea ella la que tome decisiones. Sin embargo el otro día quiso ponerse las botas de agua para ir a la calle. Hacía muchísimo calor y le dijimos que mejor otra cosa porque hacía calor. Creo que hubiera sido un momento ideal para dejar que lo hubiera hecho y que se diera cuenta del calor que hacía. Me encantan tus recomendaciones <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! La verdad es que es muy difícil ver cómo se están equivocando y no intervenir :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...