Las madres tóxicas NO existen

lunes, 4 de julio de 2016



Las madres tóxicas NO existen.

Ni los padres helicóptero, ni las supermamás, ni los padrazos.

Ya está, ya lo he dicho y bien a gusto que me he quedado. Tanto hablar de no etiquetar a nuestros hijos y no tardamos ni un segundo en hacerlo con nosotros mismos.

Repito: las madres tóxicas no existen. Es sólo una etiqueta de las que perjudican a todos, que no vale para nada y además ni siquiera está bien definida. Ahora voy a explicarme punto por punto antes de que me crucifiques y empieces comentarios del estilo “pues mi madre era….”, “pues yo conozco a unos padres que…”

Es una etiqueta que perjudica a todos.

Perjudica a la madre (o al padre) porque carga con culpa ¿soy la culpable de que mi hijo esté así?. Ojo, la culpa es una sentimiento útil que hace que no transgredamos las normas sociales y no dañemos a los otros. La culpa evita que la mayoría matemos o nos liemos a tortazos a la primera de cambio.

Pero la culpa así, gratuita, sin ofrecer posibilidad de restitución es absurda y paraliza, añade más presión a los padres con el pensamiento de ¿estaré perjudicando a mi hijo si hago/digo esto? ¿seré una m(p)adre tóxica?

Las madres no son tóxicas ni no tóxicas, igual que no hay personas buenas ni malas. Hay personas que hacen cosas buenas y malas.

Es una etiqueta inútil

Ya sé que es imposible no etiquetar, que la necesidad de clasificar el mundo está grabada a fuego en nuestro genoma. Esto lo sé y también sé que hay formas de clasificar el mundo que funcionan mejor que otras.

El concepto de madre tóxica es completamente inútil, tanto para los padres como para los hijos.

Para los padres, ya lo expliqué en el punto anterior. Es sólo un concepto que culpabiliza y no aporta ninguna solución. Habla de ser, no de acciones. Si eres una madre tóxica, ¿cómo cambias eso? Parece que está arraigado en lo más profundo de ti y necesitarás mil años para quitarte esta toxicidad de encima.


 ¿Y qué le aporta a los hijos? Por una lado, mucho rencor hacia sus padres y por otro, una excusa perfecta para no mejorar su vida.

“Es que como mi madre era tóxica, yo estoy así de mal” o “hasta que ella no cambie no voy a poder ser feliz.” Porque está claro que una madre tóxica perjudica a sus hijos así que el chaval no va a ser feliz hasta que ella no cambie.

Este concepto le quita toda posibilidad de acción a los hijos: es la madre la que tiene que cambiar y ellos sólo pueden ser víctimas.

Pues no estoy de acuerdo:

  • Un hijo puede estar bien a pesar de que su madre sea tóxica
  • Un hijo puede hacer cambios en su vida independientemente de sus padres.
  • Un hijo puede cambiar para mejorar la relación con su familia (o puede apartarse definitivamente de ellos también).

Una cosa es que la infancia de uno sea importante y otra que determine absolutamente todos los aspectos de la vida adulta.

Es un concepto mal definido

Una madre puede ser etiquetada de tóxica si no deja que sus hijos se vistan solos o también puede ser etiquetada de lo mismo si no para de criticarlos.

¿En qué quedamos?

Cuando un concepto como este no tiene unas características claras, cada uno puede llamar tóxico a cualquiera que haga algo que no le guste:


  • Si tu madre te llama todos los días, es una madre tóxica.
  • Si no te llama nunca, es una madre tóxica.
  • Si acapara a tu hijo, tóxica.
  • Si parece que pasa de él , tóxica.

Y así podríamos seguir hasta el infinito. Hay muchos libros sobre madres tóxicas y en ellos se intenta definir el concepto, pero suelen hacerlo de tal forma que cualquiera puede ser tóxico.

Como dije al principio: las personas no son ni buenas ni malas.


¿Problemas con tus hijos?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

8 comentarios :

  1. Lo cierto es que no había oído nunca el término de madre tóxica pero por lo que dices, el problema es el mismo que si clasificamos a los niños según su comportamiento el primer día de clase (soy profesora). Ellos tienden a cumplir la etiqueta que les has puesto (el llamado efecto pigmalión) y tu tienes la escusa perfecta si no aprenden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues las revistas para padres sacan hasta números especiales sobre el tema :) Es lo que tú dices, el efecto Pigmalión aplicado a adultos

      Eliminar
  2. Aunque alguna vez le he puesto esa etiqueta a la mía (lo cuál en su momento me sirvió para poder poner otra mirada sobre sus actos), creo que tienes razón. Me parece más útil clasificar el tipo de relación que tienes con una persona y no a la persona en sí. Todos somos capaces de lo mejor y de lo peor, y las relaciones en sí son más fáciles de cambiar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las etiquetas existen por algo, necesitamos ordenar nuestro mundo y como te ha ocurrido a ti en algún momento pueden ayudar.
      Muy interesante la idea de clasificar el tipo de relación más que a la persona.

      Eliminar
  3. A Una madre , que golpea , que insulta , que humilla , como se le llama ? No sé si tú seas psicóloga pero hasta donde se , los mísmo psicólogos tienen tipificadas ciertas patologías, yo no soy especialista en el tema , pero sí que creo que hay madres que hacen mucho daño a los niños, si tú lo quieres etiquetarlas ese es otro boleto, pero de que las haya las hay !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy psicóloga y te sigo que o existe ninguna clasificación oficial de patologías donde esté el de "madre tóxica" Es un concepto al mismo nivel que el síndrome prevacacional, un invento más de los medios para añadir morbo a las noticias.
      A una madre que golpea pues la llamo una madre que golpea. No me hace falta etiquetarla de nada. De hecho, el concepto de madre tóxica no alude exactamente a la violencia física. Es uno de los puntos que trato en el post: cuando uno dice madre tóxica, el otro puede entender algo muy diferente, por eso es un concepto que no es útil.

      Eliminar
  4. Eso digo yo, ni los niños ni los padres merecemos estas etiquetas.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...