5 mitos sobre las relaciones de pareja

lunes, 11 de julio de 2016




Hoy inauguro una nueva sección en el blog: la pareja. Aunque muchas de los posts que he escrito acerca de la crianza se pueden aplicar a cualquier problema de relación que tengas, me apetecía comenzar un tema nuevo.

No sé cuánto se habrá escrito ya sobre las parejas: las normas para ser felices, señales de que tu pareja te engaña, trucos para redescubrir la llama, etc.

Igual que en la crianza, tantas normas para algo que debería ser sencillo ¿no te parece? Soy de las que piensan que si se escribe tanto es porque hay una preocupación real, pero ha llegado un punto en que hay tanto escrito que nos confundimos.

Nos hacen creer que la perfección existe, sólo hay que seguir las normas y esto es una mentira como una casa.

Antes de escribir el post, me he sentado a la mesa a pensar en  mitos que la gente se cree y que a veces pueden perjudicar a su relación. Me han salido cinco en menos de dos minutos, y preferí dejarlo así para no hacer un post gigantesco.


Tienes que dejar tiempo para estar sin tu pareja.

Pues mira no, no es obligatorio. Hay personas que conciben la pareja como un compañero para compartir su vida entera y le encanta hacer “cosas de dos”. Si esta persona tiene la suerte de encontrar a alguien que piense igual ¡estupendo!

No hay ningún problema si ambos están de acuerdo. Cada pareja es un mundo y cada mundo se organiza de la manera que funcionen mejor.

Así que no, no es obligatorio estar sin tu pareja si ninguno de los dos queréis. Otra cosa es que uno quiera y el otro no. Entonces tendríais que llegar a un acuerdo para que ninguno se sienta ofendido.


Tienes que contárselo todo a tu pareja.

¡Error! No es obligatorio. De hecho, es casi imposible. He conocido a parejas que hasta sabían si el otro estaba estreñido o no y ni ésas se lo contaban todo.

Es un mito peligroso si se toma a la inversa: “como es mi pareja tiene que contármelo todo”. Puede llevar a interrogatorios sin sentido acerca del día a día e incluso que la persona interrogada acabe ocultando cosas que en otra situación contaría sólo para no sentirse tan controlada.


Tienes que hablar de cómo estáis dentro de la relación.

Hablar continuamente de cómo estáis como pareja es un signo claro de que la historia no va bien.

Es como los pulmones: solo nos acordamos de ellos cuando nos duelen o cuando están enfermos. Mientras, dejamos que respiren y hagan su trabajo sin darnos cuenta de que están.

Con las parejas pasa algo parecido. Cuando no hay ningún problema, ninguno os preocupáis de si estáis bien o no. Simplemente estáis bien y punto.

Puede ocurrir que a veces queráis respirar de manera consciente y notar vuestros pulmones. Por una vez no pasa nada, el problema estaría es querer ser consciente en todo momento de vuestra respiración.

Lo mismo ocurre con las parejas: hacerlo todo explícito y consciente puede impedir el desarrollo normal y puede acarrear problemas.

Tienes que repartir las tareas de la casa al 50%.

Muy de moda con esto de la igualdad ¿verdad? Pues un mito también. La igualdad no consiste en repartir las tareas al 50% sino en repartirlas de tal forma que ninguno se sienta injustamente tratado.

Con esto, puede haber parejas en que las tareas se repartan un 80-20 y funcionen bien mientras que otras que hacen un 50-50 sienten que el otro debería hacer más (o menos).

Insisto en que cada pareja debe establecer sus propias normas y ésas serán las correctas, no las que te dicte nadie, ni siquiera yo.

Tienes que romper con tu pareja si te es infiel.

¿Seguro? Anda que no habrá parejas que siguen juntas (y felices) después de una infidelidad.

Por supuesto, no quiero decir que no haya que romper la pareja si te ha sido infiel, sólo que no es obligatorio hacerlo.  Cada uno tiene que decidir qué es lo mejor.

Pensar que tienes que romper y no quieres, es una presión añadida al dolor de la infidelidad en sí.

Las parejas son contratos y como tales, podemos escribir en ellos lo que nos dé la gana. Así que huid de consejos que incluyan verdades categóricas o cifras exactas: no suelen ser verdad necesariamente.

¿Y tú? ¿conoces algún mito sobre las parejas que sea falso?


¿Problemas con tus hijos?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

8 comentarios :

  1. Gracias por el post y por la nueva sección, me parece super interesante. Creo que en el momento en que nace un hijo además de forma inevitable (o eso creo) la relación se "tensa", por decirlo de algún modo, creo que son consecuencias inevitables del cansancio, dormir poco, tener muchas más responsabilidades... Y es algo que muchas veces nadie te dice: cuando tienes un hijo, hay muchas más discusiones. No es que haya un problema, sino que reaccionas ante cosas ante las que antes probablemente no porque no estabas tan cansada, estabas de otro humor y simplemente no le dabas importancia.

    El último mito que comentas me ha recordado también a esa típica frase (al menos en películas) de "si le has sido infiel, tienes que decírselo". No lo entiendo, me parece absurdo. Yo, personalmente, si mi pareja me fuera infiel preferiría no saberlo y creo que contándomelo lo único que haría sería un favor a sí mismo (echarlo fuera, desahogarse) a mí me haría una p...da porque de repente no podría evitar imaginármelo con otra mujer y creo que me costaría mucho evitar esos pensamientos (tú misma lo has dicho en otro post, cuánto más quieres no pensar en algo, más piensas en ello). Por lo tanto yo siempre he pensado que si mi pareja me ha sido infiel, yo prefiero que no me lo diga. Ojos que no ven...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que depende de cada uno, habrá gente que sí prefiera saberlo y ninguna opción es mejor que la otra. Por eso las normas no suelen aplicarse en todos los casos.

      Eliminar
  2. Creo que el gran resumen es que cada pareja es un mundo y cada una debe tomar las medidas que crea oportunas para una buena convivencia.

    Cuando empecé a salir con el que ahora es mi marido, el viajaba mucho por trabajo (incluso seguía haciéndolo hasta poco antes de que naciese nuestra hija) pero a mí siempre me ha gustado estar sola y, aunque a veces lo echaba de menos, lo llevaba bastante bien. El caso es que no os podéis hacer una idea de la cantidad de gente que me insinuaba que, al viajar tanto y estar tanto tiempo fuera de casa, era muy posible que me fuese infiel. Parece que todas las parejas tengan que ser iguales cuando lo cierto es que si todas las personas somos diferentes, lo lógico sería pensar que también cada pareja ha de ser distinta.

    Muchas gracias por tu post y ya tengo ganas de leer más sobre este nuevo tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, a mí eso no me lo han insinuado (en nuestro caso nos solemos separar semanas al menos dos veces al año cuando yo voy a visitar a mi familia sin él), pero sí me suelen decir "pobre, debes de echarlo un montón de menos" y yo siempre me quedo pensando si seré un monstruo o será que no nos va tan bien como pareja... porque no, no lo echo de menos esos días. Estoy tan contenta de estar con mi familia, a quienes sí echo de menos porque no estoy con ellos durante todo el año, que de mi marido casi ni me acuerdo :P

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...