BLW: Normas de seguridad

lunes, 27 de junio de 2016



Una de las principales preocupaciones de todos los padres es cómo mantener a nuestros hijos a salvo: enchufes, esquinas puntiagudas, estanterías escalables, etc.

Hay un sinfín de aparatos que intentan proteger al bebé de sufrir un accidente y también mucha información sobre qué hacer en caso de que algo ocurriera.

Digo esto porque al hablar de normas de seguridad en el BLW puede dar la impresión de que es un método peligroso o de riesgo cuando en realidad es todo lo contrario.

Caminar por la calle también exige ciertas normas de seguridad como mirar antes de cruzar, respetar los semáforos, etc y no lo consideramos un deporte de riesgo precisamente.

Con el BLW ocurre lo mismo: es un método natural y seguro que requiere de ciertas precauciones para evitar accidentes. Es más, alguna de las normas sólo tienen sentido porque existen los purés y la costumbre de dar de comer a los niños con cuchara. Si no, serían tan obvias que no habría que ponerlas.

NO DISTRAER

Nada de hacerle el avión ni de juegos. La comida misma es un juego que requiere de gran concentración, sobre todo al principio.
Por eso las distracciones tal vez le enfaden o tal vez no, pero le impiden concentrarse en lo que tiene delante que es la comida.
Por cierto, la tele también es un distractor así que mejor tenerla apagada mientras coméis.

ASEGURARSE DE QUE EL BEBÉ ESTÁ BIEN SENTADO

Prueba a comer tumbada a ver qué tal te va. ¿A qué es incómodo? Es más, seguro que instintivamente te incorporas para tragar.
Es muy importante que el bebé tenga la espalda erguida y ésta es la razón por la cual hay que esperar a que sepan mantenerse sentados solos, para no tener que andar con cuidado de que se caigan o se escurran.

NO GRITAR NI ASUSTARSE SI EL BEBÉ TIENE UNA ARCADA

Las arcadas forman parte del proceso de aprendizaje y aunque ponen caras muy raras, si no intervenimos, enseguida siguen comiendo sin problemas.
En cambio, si no asustamos o le gritamos, podemos crearle un poco de miedo a la comida y además corremos el riesgo de que el trozo que tuviera en la boca termine en mal lugar.
Así que confía en tu hijo y respira hondo y espera unos segundos antes de intervenir.

NUNCA DEJARLO SOLO MIENTRAS COME

Una cosa es que le dejemos comer solo y otra que salgamos de la habitación. En realidad, es una norma de seguridad general: siempre hay que tenerlos vigilados.
Tampoco hace falta que estés todo el rato mirando para él: tú también tienes que comer y para eso hace falta mirar al plato :)

NO METERLE COMIDA EN LA BOCA

La clave de la seguridad del BLW es que el bebé sólo se va a meter en la boca aquello que es capaz de gestionar en ese momento. Pero si alguien hace ese trabajo por él, no va a saber calibrar ni la cantidad ni la textura de lo que come.
Es fundamental que sea él mismo el que se lleve comida a la boca, sobre todo al principio.
Con el paso de los meses, en algún momento pueden pedir que les ayudes porque están cansados o porque no quieren mancharse. En estos casos, el deseo del niño está claro y puedes hacerlo pero cuando son muy bebés no saben tomar este tipo de decisiones.

NO DAR ALIMENTOS DUROS, REDONDOS Y PEQUEÑOS

Una cosa es que coma trozos desde el principio y otra es que coma cualquier cosa. Nada más lejos de la realidad. Hay que evitar ciertos alimentos que tienen un riesgo alto de atragantamientos como los frutos secos enteros, la manzana cruda en trozos, las salchichas, las cerezas enteras.
Fíjate que no es el alimento en sí sino la forma que tienen así que si quieres darle algo de esto puedes rallarlos, cortarlos en trozos no redondos o cocinarlos.

Si te das cuenta, no son normas muy sofisticadas y la mayoría son de sentido común e insisto: que haya normas de seguridad no hace del BLW un método peligroso sino una forma natural de alimentar a tu hijo, como caminar por la calle.


¿Te faltan ideas para el menú diario?
Suscríbete y descárgate un ebook con ideas, consejos y menús de BLW

8 comentarios :

  1. Me ha encantado el artículo y sobretodo lo de comparar el BLW con algo tan natural como caminar por la calle. Es lo que más me cuesta hacer entender a las famílias cuando me preguntan: que es algo totalmente natural y que no deberíamos darles tantas vueltas!
    Gracias !
    Millaray

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Millaray por tu comentario. Me alegro que te haya gustado ;)

      Eliminar
  2. Ay, las arcadas, qué mal ratico. Mi peque no dio muchas pero la verdad es que, efectivamente, hbía que respirar hondo porque te entra de todo.
    Muy buenos los consejos. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las primeras se pasan peor, luego ya te acostumbras y coges confianza. Gracias a ti por comentar

      Eliminar
  3. Yo viví una situación muuuuuuuy de susto con el hijo de una amiga comiendo en un restaurante, tenía año y poco, y he de reconocer que después de aquello cogí un poco de miedo...Al final consiguieron sacarle el trozo al peque metiéndole los dedos, pero como no fue inmediato, estuvo en observación un día, por suerte no pasó de eso. Y es un niño acostumbrado a comer de todo, porque nunca ha comido triturado.

    No me parece una tontería tener unas nociones básicas de primeros auxilios si se va a hacer BLW, porque al final están tragando trozos, aunque sea más al principio y luego "mastiquen" mejor. Si le das solo cosas blandas y que se deshacen en la boca, no, claro, pero si haces BLW con todo tipo de alimentos, y les damos cosas como carne, creo que una al menos se queda más tranquila si sabe qué hacer si pasa algo, aunque sea muy improbable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tontería hacer un curso de primeros auxilios pero tanto se va con papillas como con BLW. Los niños se meten todo a la boca y por noma general, la mayoría de los sustos ocurren con cosas que no son comida (botones, canicas, piedras,etc.)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...