Lo único que puedes hacer ante una rabieta

lunes, 23 de mayo de 2016


¿No te ha pasado? Tienes un niño encantador, guapo, inteligente y simpático pero cuando se enfada se convierte en un ser insoportable, que todo lo dice a gritos y no atiende a razones.

Bueno, siento decirte que el niño no cambia, ese ser insoportable también es el hijo maravilloso. Sólo que se vuelve así cuando sus emociones se desbordan.

Imagínate que en la cabeza de tu hijo hay un embalse con agua. Mientras el agua esté dentro de los límites, todo va bien. Pero hay a veces que se desborda, el agua lo inunda todo y ya no puede pensar. Es ahí cuando aparece la rabieta.

Con los años, el embalse no desaparece y los adultos también nos desbordamos a veces. Lo que ocurre es que con el tiempo aprendemos a sacar el agua de manera más progresiva para que no nos desborde con tanta facilidad. Los expertos llaman a esto “estrategias de afrontamiento al estrés”. Maneras de abrir las compuertas del dique de manera controlada.


Tipos de rabietas


Hay artículos que hablan de dos tipos de rabietas: las instrumentales, que son las que utiliza el niño para conseguir algo y las emocionales que son aquellas en las que el niño se ve desbordado.

La diferencia estaría en que las primeras terminan cuando consiguen lo que quieren y las otras no.

La verdad, yo no estoy de acuerdo en esa distinción. Para mí una rabieta no es más que una emoción elevada a la máxima potencia. Es más, me parece peligroso esta distinción porque parece que hay una intención de enfadarse por parte del niño en el caso de las instrumentales.

El famoso “pues ahora me enfado y no respiro”

Estos expertos que hablan de las dos rabietas dicen que a las primeras, las instrumentales, hay que ignorarlas mientras que en las segundas hay que acompañarlos.

De verdad, distinguir entre una y otra en esos momentos me parece un trabajo extra innecesario. Además, el riesgo es que al final los padres terminen por ignorarlas todas porque “siempre son por algo.”

Efectivamente, las rabietas suelen ser siempre debidas a algo: la frustración. Me da igual que la frustración venga porque no le salió el puzzle o porque quiere caramelos.

La frustración es frustración. Es un sentimiento que hay que aprender a manejar a medida que crecemos. Lo bueno es que los padres podemos ayudar mucho a nuestros hijos con esta tarea.

Dicho esto ¿qué pensarán nuestros hijos si a veces ignoramos su frustración y otras no? Vaya lío.

¿Por qué no tratar a todas las rabietas por igual?


Qué hacer ante una rabieta


Hay una palabra que se te tiene que quedar grabada a fuego para poder actuar cuando aparece una rabieta: CONTENCIÓN.

Siguiendo con la metáfora del embalse desbordado, contener sería trabajar duro para hacer surcos que desviaran el agua y la condujeran de nuevo a su sitio. ¿Cómo se traduce esto al día a día?

Contener es:
  • Estar presente.
  • Mantener la calma (si nosotros nos desbordamos poca ayuda podemos dar).
  • Abrazar si el niño nos deja.
  • Sujetar si vemos que se pone en peligro.
  • Nombrar lo que está sintiendo y por qué: “estás muy enfadado porque no te compramos los caramelos.”


Contener NO es:
  • Decirle “no llores más”.
  • Darle todo lo que pide para que pare.
  • Razonar con él (eso viene después).


A veces la contención consiste en entrar en una especie de bucle en la que el niño no para de llorar y nosotros decimos siempre lo mismo, o dejamos de hablar y le abrazamos sin más.

Para mantener la calma cuando estás en ese bucle te puede servir de ayuda centrarte en cómo huele tu hijo, su tacto, su pelo, etc. Fijarte en esos detalles te permite desviar un poco la atención de la rabieta evitando que te desborde pero al mismo tiempo tu hijo te sentirá presente, porque seguirás centrándote en él.

Ojo, esto se trata de un ejercicio interno, no hay que decirlo en voz alta.  Las palabras que salgan de tu boca en ese momento tienen que estar dirigidas siempre a lo que el niño está sintiendo.

Aunque en realidad, en la contención las palabras no son tan importantes como los gestos ya que cuando un niño está en plena rabieta, muchas veces lo verbal no le llega debido a que está demasiado desbordado como para recibirla.

Una vez que las aguas vuelvan a su cauce es el momento de hablar y de reflexionar, pero no antes.

¿Tú que haces cuando tu hijo tiene una rabieta?


¿Problemas con tus hijos?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

7 comentarios :

  1. Ahora mi pequeña está en plena época de rabietas con 19 meses que tiene. Lo que hago si con desviar su atención no consigo que se calme, que normalmente funciona, es de risa fácil, siempre valido sus emociones diciendo " sé que estás enfadada por ..., poco a poco se va calmando y ya está. Y para no desbordarme, me pongo en su situación y recuerdo que yo también fui bebé o niña .

    ResponderEliminar
  2. Ahora mi pequeña está en plena época de rabietas con 19 meses que tiene. Lo que hago si con desviar su atención no consigo que se calme, que normalmente funciona, es de risa fácil, siempre valido sus emociones diciendo " sé que estás enfadada por ..., poco a poco se va calmando y ya está. Y para no desbordarme, me pongo en su situación y recuerdo que yo también fui bebé o niña .

    ResponderEliminar
  3. Contención, contención, contención... Qué aparentemente fácil. Y qué difícil a la vez. Genial post, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De fácil nada, pero a veces ayuda tener un mantra, algo que decir tipo: estás muy enfadada, estás muy enfadada.

      Eliminar
  4. Yo primero tengo ganas de matarme (sobre todo si tiene una tras otra,, por ejemplo cuando juega con bloques de construcción y fabrica torres que se le vuelcan) y luego veo que trato de hacer lo de la contención ¡pero sí trato de razonar en ese instante! Como no funciona, lo dejaré para después como comentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en esos momentos es inútil razonar porque su cabeza está desconectada, hay que esperar que vuelva a la normalidad para poder hacerlo. Ya me contarás qué tal te fue

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...