¿Qué tienen de malo los premios?

lunes, 29 de febrero de 2016




Uno de mis miedos como madre es que M pierda esa curiosidad innata que tiene por el mundo que le rodea. Todo le interesa, todo lo pregunta y todo lo quiere aprender. No espera nada a cambio más que el placer de descubrir el mundo.

Es lo que llamamos motivación intrínseca. Motivación es el sentimiento que nos mueve a hacer cosas, a crear, a explorar y a descubrir e intrínseco hace referencia a el porqué nos movemos. En este caso el motor está dentro de uno mismo, no hay nada ajeno que guíe la conducta.

La motivación intrínseca es la fuerza más poderosa que tiene una persona para cambiar y realizarse, y nacemos con este motor intacto y a pleno rendimiento.

¿No es maravilloso? ¿Te imaginas un mundo donde ninguna persona tuviera ese motor estropeado? En serio ¿te lo imaginas?

Los juguetes de M: Playmais

miércoles, 24 de febrero de 2016



¿Conocéis los gusanitos? Esos aperitivos de maíz que tanto gustan a los niños (y a muchos adultos). ¿Nunca jugasteis de pequeños a mojarlos con vuestra  lengua y pegarlos entre sí o a los dedos?
Los podíamos pegar tan fácilmente gracias a que el almidón cuando entra en contacto con el agua (o la saliva en este caso), se convierte en una especie de pegamento malo.

Pues bien, Playmais, una empresa alemana fundada en 1994 aprovechó esta cualidad del almidón y creó un juguete cien por cien ecológico y totalmente seguro para los más pequeños al no tener ningún componente tóxico. 


Nueva guía: Crianza centrada en soluciones

lunes, 22 de febrero de 2016




Cuando empecé este blog no tenía muy clara la idea de en qué se iba a convertir. Simplemente seguí la sugerencia de Marina que decía: ¡escribe un blog! Y así fue, un día aprovechando la siesta de M en vez de ponerme una serie en la tele, encendí el ordenador y empecé a escribir.

Sin ningún tipo de intención ni propósito.

Pero ha pasado más de un año ya y las cosas han cambiado mucho. Si leéis el blog desde el principio podréis ver esta evolución. Al principio escribía posts más personales sobre maternidad hasta que hace unos meses me di cuenta de que había algo que podía aportar a mis lectores, algo más que mi propia experiencia personal.

BLW: Filloas de carnaval

miércoles, 17 de febrero de 2016


Siempre que pasa el carnaval me acuerdo de mi abuela y sus filloas. Ella se pasaba una mañana entera haciendo filloas para alimentar a toda la familia (unas 18 personas por aquel entonces).

Las filloas es un postre típico de carnaval (algo parecido a las crepes francesas) pero mi abuela las solía hacer en agosto, para la fiesta familiar. Así que os imaginaréis mi sorpresa cuando descubrí que las filloas no eran típicas de verano.

Aunque se pueden comer de muchas formas, a mí me gustan básicamente de dos maneras: solas o con una cucharada de miel.

Cambia tu lenguaje para cambiar tu crianza

lunes, 15 de febrero de 2016



Ya lo dije hace tiempo: es difícil que un bebé entienda el significado de la palabra NO y que cuando le digamos algo como No te subas al sofá, lo que estamos activando en su cabeza es el impulso de subirse al sofá.

Su cerebro no está preparado para traducir la negación y parece que lo único que entienden es “súbete al sofá”. De ahí la expresión: parece que cuanto más se lo digo, más lo hace. Pues sí, es exactamente así pero se debe más a una inmadurez del cerebro que a unas ganas de tomarnos el pelo como piensa la mayoría.

De ahí que la mejor forma de evitar que se suban al sofá o a que metan los dedos en el enchufe es la prevención y luego la distracción. Al menos hasta que su cerebro esté lo suficientemente maduro como para aceptar una orden negativa.

 Sin embargo, a medida que crecen (y lo hacen rápido), digamos que el cerebro ya es capaz de inhibir una conducta ante una orden externa. Ya pueden hacernos caso. Parece que el proceso de maduración ha terminado y por fin nos vamos a entender.

La biblioteca de M: Los monstruos tienen miedo de la luna

miércoles, 10 de febrero de 2016



Si estás buscando un libro sobre los miedos infantiles y las consecuencias de las propias decisiones, estáis de suerte, porque de esto precisamente trata el libro que os voy a describir a continuación.

Los monstruos tienen miedo de la luna trata de una niña llamada María que es feliz todo el tiempo salvo por las noches, que es cuando tiene que lidiar con tres horribles monstruos que la atormentan.

Para solucionar su problema, decide coger la luna y meterla en su habitación. Lo que no sabía es que esta acción, podía afectar al resto de la ciudad: los gatos ya no veían nada de noche y se daban golpes y porrazos y los ratones, libres de los gatos, empezaron a sembrar el caos en la ciudad.

6 errores que cometen los padres cuando se separan

lunes, 8 de febrero de 2016




Hace ya nueve años que trabajo como psicóloga atendiendo pacientes, adultos y niños. En estos años he comprobado que los padres llevan a sus hijos a consulta por cuatro motivos fundamentales:
  • No duermen solos.
  • Se “portan mal”.
  • Tienen miedos.
  • Los padres se están separando.

Puede haber muchos otros motivos pero os aseguro que estos son el 98% de las consultas de infantil que he atendido.

Y ahora os pregunto, ¿cuál de estas razones es diferente a las demás?

BLW a partir del año

miércoles, 3 de febrero de 2016



La OMS y demás organizaciones dicen que la leche, materna o artificial, tiene que ser el alimento principal para los niños menores de un año. A partir de los seis meses aproximadamente, los bebés están preparados para comer otro tipo de alimentos pero siempre teniendo en cuenta que son un complemento a la leche, no un sustituto.

Eso hasta el año ¿pero qué pasa con un niño que ya ha soplado su primera vela? Ese complemento que era la comida tiene que pasar a ser su alimento principal de un día para otro? ¿Qué ocurre cuando no es así?

Pueden suceder dos cosas.

La verdad sobre las relaciones

lunes, 1 de febrero de 2016



 Relaciones de pareja, con los amigos, con el panadero, con nuestros profesores, con el médico, con nuestros hijos, con nuestros hermanos, con nuestros padres, con nuestros primos, con los vecinos, con los compañeros de trabajo, con el señor que te cruzas todos los días por la calle antes de ir a trabajar, etc.

En nuestro día a día no paramos de relacionarnos con gente de todo tipo y condición. Podríamos estar hablando horas y horas sobre tipos de relaciones diferentes y no acabaríamos nunca de clasificarlas si sólo atendemos a la forma de esa relación.

Si tenemos un problema con alguien (por ejemplo, con nuestra pareja o con nuestros hijos) conocer qué tipo de relación tenemos con ellos nos puede ayudar a encontrar una solución al conflicto.

Pero claro, ¿cómo clasificamos una relación si hay miles de formas de hacerlo? En este punto es donde entro yo y os cuento un secreto que sólo algunos psicólogos sabemos.