No soporto a mi hijo

lunes, 25 de enero de 2016



¿Y si cojo el coche y desaparezco?, mis hijos no me quieren, a veces les daba un guantazo y al menos me quedaba a gusto, no soy capaz, soy una madre horrible, ojalá pudiese desaparecer durante un tiempo, no sé hacer nada bien, no quiero a mis hijos, no los soporto, ojalá me/se murieran.

Responde con sinceridad ¿Alguna vez has pensando en alguna de estas cosas o en variantes parecidas?

Si respondes que sí, enhorabuena, ya estás dentro del club de los padres humanos. Es un club amplio que comprende a toda la raza humana que se ha reproducido y/o tiene a su cargo a menores de edad. Es un club secreto, tanto, que muchas veces ni sus propios miembros saben que existe.

Los psicólogos tenemos pocas certezas en realidad, trabajamos con hipótesis o teorías que más o menos funcionan pero que es difícil demostrar que son ciertas. Sin embargo, hoy en día hay una cuestión que sí podemos afirmar con total certeza y sin ninguna duda:

Los pensamientos no se pueden controlar.

Es más, si tratamos de manera consciente de evitar pensar en algo, os aseguro que no podremos parar de pensar en ellos. Si no, haced la siguiente prueba.

Coge un reloj, papel y lápiz. Ponte una alarma para dentro de 90 segundos. Ahora cierra los ojos y piensa en todo lo que quieras pero por nada del mundo pienses en un oso blanco. Cada vez que te venga a la menta la imagen del oso blanco (o las palabras oso blanco) haz una raya con el lápiz en el papel. Cuando suene la alarma, cuenta las rayas que has dibujado.


Te aseguro que habrás dibujado al menos una: ¡pero si sólo fueron 90 segundos! ¿Cómo fue que no fuiste capaz de controlar tu mente?

No te preocupes, es normal porque como dije antes: los pensamientos no se pueden controlar, van por libre.

¿Quiere decir esto que no podemos hacer nada? En absoluto. Imagínate que los pensamientos son como una masa viscosa y resbaladiza: imposible de agarrar con fuerza porque se nos escurre y se nos escapa de las manos y tampoco podemos hacer que se mantenga en una determinada forma. En cambio podemos acariciarla, ponerla en la palma de la mano, soplarle, tocarla con suavidad, etc.

Con los pensamientos pasa igual: no podemos controlarlos pero sí podemos “jugar con ellos.”

En realidad, los pensamientos no son ni buenos malos en sí mismos. Son las emociones que nos generan las que hacen que los califiquemos de esa manera. Me explico.

Madre 1 que piensa “quiero coger el coche, desaparecer y no volver a ver a nadie nunca más”. Se da cuenta de este pensamiento e intenta con todas sus fuerzas quitárselo de la cabeza porque le genera mucha ansiedad pensar que quiere abandonar a sus hijos. Entonces se le desencadenan una serie de pensamientos a cada cual más devastador: soy una madre horrible, en realidad estarían mejor sin mí, no valgo para esto, no soy capaz.

Madre 2 que piensa exactamente lo mismo que la anterior: “quiero coger el coche, desaparecer y no volver a ver a nadie nunca más”. Al darse cuenta de este pensamiento, sonríe y comienza a fantasear sobre dónde iría, a quién conocería y lo bien que se lo pasaría sola de juerga todo el día. Sin querer, comienza a tener una sonrisa en la cara y continúa haciendo las tareas de la casa regodeándose en el pensamiento de escapar.

¿Entiendes ahora cómo funciona? Ninguna de las dos se va a largar de casa, era solo un pensamiento pero mientras que la primera lo convirtió en una situación angustiosa por intentar echarlo de su mente, la segunda se dejó llevar por él y supo sacarle partido.

Pensar en algo no es lo mismo que hacerlo. Yo puedo pensar mil veces en matar a alguien y no soy una asesina porque nunca lo llevaré a cabo. Si no tienes esto claro, cualquier barbaridad que te venga a la mente, te causará mucha angustia.

Como te causa angustia, querrás evitarlo a toda costa. Entonces ya habrás caído en la trampa y no podrás parar de pensar una y otra vez lo mismo. Así de puñetera es la mente humana. En lugar de evitarlos, tendrías que aprender a “jugar” con tus pensamientos cantándolos, dejándote llevar por ellos, rimándolos, etc.

En resumen, aquí os dejo los tres puntos clave del post de hoy:
  • Los pensamientos no se pueden controlar.
  • Los pensamientos no son ni buenos ni malos.
  • Pensar en algo no es lo mismo que hacerlo.

Por cierto ¿seguís pensando en el oso blanco?


¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

42 comentarios :

  1. No sabes qué bien me ha venido este post, Cristina, porque yo soy de esas madres humanas que han tenido pensamientos como ese más de una vez. Gracias por explicarlo tan bien y por dar una solución.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te ayude, y ya sabes, bienvenida al club :)

      Eliminar
  2. Me uno al club. De hecho recientemente he tenido un episodio de este tipo que me ha hecho sentirme.... Fatal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al club, espero que después de leer esto al menos te sienta un poco menos mal

      Eliminar
  3. "No quiero a mis hijos,no los soporto,ojalá me se murieran"
    Sinceramente,hay que tener un "desequilibrio mental",muy grande para llegar ni siquiera a pensarlo.
    Tengo dos hijos,que alguna vez me ponen al "limite"..jamás se me pasaría un pensamiento así. Si pensar así, es "normal",me doy cuenta de lo sana que estoy mentalmente
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son ejemplos de pensamientos y sí, son normales en el sentido de que si se te pasan por la cabeza no es ningún síntoma de desequilibrio mental. Es lo que trato de decir en este post. No se trata de pensar así todos los días sino de cosas que se te pasan por la cabeza en momentos puntuales. Son inevitables. Si tú nunca los has tenido, tienes mucha suerte

      Eliminar
    2. Felicidades Julia, tu eres una de esas mamás que tanto envidio y detesto (sin afán de ofender, no es contra ti, son mis sentimientos), desearia ser "normal" y ser "sana mentalmente" como expresas, pero así como hay Super mamás perfectas, también están las mamás que tratan de sobrevivir cada día con la rutina, la depresión, el mami...mamiih! y el deseo de desaparecer y no regresar nunca. Que hace una mamá tan sana como tu leyendo estos artículos? Saludos!

      Eliminar
    3. jajaja te aplaudo tania walsh que madre tan sana viene a leer estois articulos? me parece una tremenda hipocrita.

      Eliminar
  4. Pues yo también soy del club. Y mira que me he sentido mal cuando se ha dado el caso... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi nadie se salva, pero cuanto más los evitemos, más nos van a venir así que...a dejarse llevar

      Eliminar
  5. "Más Platón y menos prozac"..os lo recomiendo
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Alguna vez he pensado en desaparecer por cúmulos de mil cosas y soy de las que se deja por el pensamiento. Y dentro del mismo pensamiento me doy cuenta de que no podría vivir sin mi familia. Para mí es normal y liberador.
    Por otro lado, lo de pensar que se mueran mis hijas... a mi también me ha chocado, la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, lo de que se mueran los hijos es quizás un ejemplo exagerado pero lo llevo hasta el extremo precisamente para que veáis que es un pensamiento, nada más. Que se pueden pensar barbaridades y estar perfectamente sana.

      Lo que haces tú, de dejarte llevar por el pensamientos está genial. Al final lo solucionas pero imaginaste que quisieses evitar pensar en desaparecer, sería horrible.

      Eliminar
  7. Me ha encantado!!! Al leer el título digoooo ¿hola? ¿En serio? Y cuando he llegado al punto de la juerga y diversión no podía parar de reír

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Iri, el título engancha ¿eh? XD Ahora en serio, me alegro que te haya gustado :)

      Eliminar
  8. Hoy necesitaba leer cosas como esta.. Que difícil es a veces!!
    Muchas gracias por el artículo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti, me alegro que te haya ayudado

      Eliminar
  9. Hoy necesitaba leer cosas como esta.. Que difícil es a veces!!
    Muchas gracias por el artículo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar, me alegro que te haya sido útil

      Eliminar
  10. Gracias por este post Christina, pienso que la sociedad y las mujeres en general nos sentimos forzadas a ser y sentirnos felices por la maternidad, pero no es así para todas.En mi caso me ha costado mucho superar la depresión posparto y tratar de ser una "buena y paciente" mamá. Aun sigo en la lucha, después de 21 meses y estoy en terapia psicológica, pero igual...ser madre para mi es muy difícil y triste. Mi hijo es muy sano y se le ve muy feliz, pero igual tiene sus berrinches propios de la edad y no me lo pone fácil... sueño con tomar ese coche y no regresar jamas...:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tania por compartir tu experiencia por aquí, es verdad que parece que la maternidad viene con una felicidad obligatoria de serie y que si no la sientes, algo va mal y no es así en absoluto.
      Espero que cada día estés un poquito mejor que el anterior.

      Eliminar
  11. Que bueno leer esto! Me huzo muy bien sabdr q no soy la unica! A veces me siento superada con ganas de desaparecer o estar comoletamente sola para llorar tranquila xq mi angustia llega a ser muy grande. Espero poder poner en practica el consejo ya q lo considero muy util. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocío, por supuesto que no eres la única, bienvenida al club te diría yo ;) Ya me contarás si te funciona o no

      Eliminar
    2. Yo pienso en eso mas de dos veces a la semana! No me gusta ser mamá

      Eliminar
  12. Definitivamente, pensar en qué se mueran tus hijos es propio de alguien con problemas psicológicos y que deben de ser tratados. Otra cosa es el sentimiento de estar superada por una situación que nos supera y creemos que no podemos superar, eso si. Pero si piensas que te gustaría que tus hijos mueran hay algo roto dentro de ti y necesitas ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que este post trae mucha polémica, será que remueve cosas al leerlo. La mente humana genera cientos de pensamientos por segundo, algunos más agradables que otros. Pensar que tus hijos se mueran es un pensamiento más, igual que ir a hacer la compra o querer matar a alguien. O angustiosos sucede cuando nos angustiamos por tenerlos y pensamos que algo malo hay dentro de nosotros. Entonces es cuando se empiezan a hacer más y más grandes y ya es más complicado pararlos. Ahí sí veo la necesidad de ayuda, pero no por tener algo roto sino por no poder detener algo que nos angustia mucho.

      Eliminar
  13. Por fin no me siento sola, saber que hay mas mamás que fantasean con irse muy muy lejos y no volver pero igual el lado maternal les hace quedar, me siento muerta en vida y mas cuando la pareja no apoya nada, me sirvio leer esto

    ResponderEliminar
  14. Hola, buenas noches, hoy despues de de estar a punto de llorar he leido el articulo y me he reido. Muchas gracias por decir que es solo un pensamiento xq a veces lo he tenido y me he sentido muy mal. Yo quiero mucho a mi hijo pero en ocasiines no puedo más. Y creo que mi mente esta muy sana. Gracias de verdad.Ahora me doy cuenta de que hay mas mamas como yo y eso me tranquiliza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Susana por comentar, me alegra que te hayas reído, eso es muy sano :)

      Eliminar
  15. He llegado a esta entrada por casualidad porque estoy escribiendo un libro sobre una madre "desesperada". Yo no soy madre, ni pienso serlo porque me parece que la maternidad tiene demasiados "contras" y los pros no termino de creérmelos. Pero estoy cuidando a un bebé de un año desde hace algunos meses, solo unos días a la semana unas diez horas y me parece realmente agotador y desesperante. Cuando se llevan más de 10 minutos llorando sin parar y no hay nada que le calme...admiro mucho a esas madres que lleváis la gran carga de cuidar un bebe 24 horas al día, los 365 días al año, deberían pagaros por eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo no lo llamaría carga pero sí es duro a veces, pero quizás lo peor no es cuidar del niño sino la incomprensión y la soledad que sentimos a veces.

      Eliminar
  16. enhorabuena por esta explicación, yo soy madre de dos niños y a veces si he pensado este tipo de cosas, llegando a desesperarme por pensar así.
    es cierto que no podemos controlar los pensamientos y por muy fuertes que queramos ser, llega algún momento en que nos derrumbamos...pero seguimos a delante sin claudicar, con más o menos buena cara...lo importante es querer a nuestros hijos e intentar darles lo mejor de nosotros mismos...yo seguiré intentando nadar entre mis lagunas sin tocar fondo.. Este post me ha ayudado mucho. gracias.

    ResponderEliminar
  17. q bien me siento al leer esto. hace un rato tenia a mis dos hijos haciendo destrozos x la casa desde la tarde.queria escapar por un rato.llore y ahora ya estoy mas tranquila

    ResponderEliminar
  18. Ahora entiendo que no es un pecado ni un motivo para sentirme maldita en algunas ocasiones cuando tengo ese tipo de pensamientos,aveces se te junta todo, cada cosa, como las cosas de la casa,el dinero,el estar sola sin apoyo porque el esposo solo viene semanal es ahi donde me frustro porque me siento sola y se me junta todo porque tengo q ver por mi misma todo,es horrible sentirme asi,solo me pongo aa llorar y a pensar en irme que quiero explotar porque nadie entiende lo q se siente no tener vida y solo ser como un robot q repites una y otra vez lo mismo todos los dias,que difícil es controlar esos pensamientos pero ahora se q no esta mal q e natural y deberia de aprender a jugar y no pensar q todo esta perdido. Gracias por tus recomendaciones

    ResponderEliminar
  19. Tengo un hijo de 6 años y otro de dos y si..el pensamiento de salir corriendo lo tengo sobre todo desde que llegó el segundo.de hecho es mi escape casi todos los dias refugiarme en ese pensamiento.me han robado mi vida y me pregunto muy a menudo el porqué decidí tener hijos..si pudiera dar marcha atrás no tendria hijos.esto no es vida y toda la responsabilidad es para mi.no se como aguantaban nuestras abuelas con 5 o 6 hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aguantaban porque la crianza era muy distinta a hoy en dia....
      Hoy los niños son distintos.y cada dia nacen niños mas activos mentalmente....

      Mi hijo tiene de todo un poco.
      Asperger. Deficit atencional. Hiperactividad. Y perdida del control de impulso.

      Yo dia a dia convivo con esa mama que quiere dejar de ser mama.. Y arrancar..
      Es agotador.tanto fisicamente y mentalmente...

      Pero en el fondo debemos seguir. Y ayudarlos a. Crecer y salir de todo... Si no los ayudamos nosotras sus madres..cuando grande nadie los ayudara....

      Eliminar
  20. Me da mucho gusto saber q hay esta clase de apoyos

    ResponderEliminar
  21. Bueno este medio lo bueno uno siquiera puede desahogarse darse cuenta que uno no esta tan mal mentalmente que no soy la unica que e sentido esos sentimientos tan desesperante que se le crusa a uno por la mente en esos casos cuando ya no sabe uno q aser me siento tan pero tan debil,frustrada,impotente con ganas de llorar de no saber si pegarle destrozarlo de como se rie de mi como me contesta esos momentos pierdo la calma la pasiencia es insoportable digo porq soy tan mala madre el porq siemprw me pregunto nose no hay ni una escuela donde aprender a ser madre yo estoy consiente si yo no lo aguanto quien ni no soy yo quien le dio la vida pero aveces quiero uhir dejarlos ayudemeeee

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias, Cristina, por tu ayuda. Sigue así, aunque, al parecer, haya gente que no te entienda.
    Gracias

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...