La biblioteca de M: El conejito que quiere dormirse

miércoles, 20 de enero de 2016



El sueño de los hijos es un tema que nos trae de cabeza a los padres desde el momento en que adquirimos ese título. ¿Duerme del tirón? ¿cuántas siestas hace por el día? ¿cuánto duran? ¿cuánto tarda en dormirse? ¿se duerme solo?... y así podría seguir hasta el infinito.

El caso es que M tarda mucho en quedarse dormido, mínimo una hora cada noche (sin contar pijama y demás: una hora en la cama). Le ha pasado casi desde que nació. Eso sí, ahora cuando se duerme, ya se queda toda la noche, al menos la mayoría de las veces.

Por eso cuando escuché hablar del nuevo libro que está revolucionando el sueño infantil, me entró la curiosidad. El Conejito que quiere dormirse promete en la contraportada que los niños se dormirán mucho antes si los padres les leemos este cuento.

Busqué varias opiniones de gente que lo tenía y al final no nos decidimos a comprarlo. Sacamos la conclusión que la versión original (en inglés) es más eficaz que en castellano. Ésa fue nuestra impresión al menos.

Pero la vida da muchas vueltas y semanas después de esta decisión, me encontré con un email de Boolino en el que ofrecían este libro para reseñar. No me lo pensé dos veces porque ¿qué tenía que perder?

Para hacer la reseña con  cierto criterio estuvimos probando el libro cuatro días seguidos. Los que M consintió en leerlo. Conclusión rápida: o no funciona o es un libro para niños mayores.

Ahora lo explico mejor.


  1. Las instrucciones del libro dicen que el niño no debería ver las ilustraciones, sólo escuchar el cuento. Además, tendría que permanecer quieto y acostado y no debería interrumpir el relato. En el caso de M. esto me parece imposible de cumplir. El primer día no paró de hacer preguntas sobre el cuento: “¿y mamá conejo dónde está? ¡quiero ver la curuxa (lechuza) otra vez!, ¿éste quién es?, oooh ésta durmiendo!”
  2. El libro plantea que el niño siente, al igual que el conejito, que no dormirse es un problema y buscan solución. M. ni por asomo contempla esta posibilidad. Es más, sospecho que la idea de que alguien se quiera dormir a propósito le parece una verdadera locura.
  3. Tiene mucha letra así que se tarda bastante en pasar de página. Eso hace que M se aburra de ver siempre la misma ilustración y se despiste de la historia.
  4. Cuando se lo leímos por primera vez (en la segunda también nos ocurrió lo mismo), acabamos un poco hartos del cuento. Como te dice que casi todos los niños se duermen antes de terminarlo, nos creó falsas esperanzas que acabamos pagando con M. Perdimos la paciencia cuando, después de haberlo leído dos veces seguidas, vimos como nuestro hijo seguía con los ojos como platos y diciendo “¡otra vez!”

En definitiva, el Conejito que quiere dormirse es tan eficaz para conciliar el sueño como lo es cualquier otro libro. De hecho, yo tengo uno más eficaz que es éste del que os hablé aquí. Son pocas las veces en la que lo termino porque M suele dormirse antes de llegar al final.

Lo que no sé es si no funciona porque no lo sabemos leer bien, porque M es muy pequeño todavía o simplemente porque no funciona y punto.

Para dormir a un niño hay dos actitudes que podemos tomar: o intentar que se duerma lo antes posible, o intentar disfrutar del proceso. Os aseguro que la segunda es mucho mejor, por lo menos no desespera tanto.

Ahora tenemos el libro del conejito en la estantería y lo hemos leído alguna vez más pero ya sin pretensiones de “hacer magia” y bueno, eso, pues al final acaba funcionando.

¿y vosotros? ¿tenéis este libro? ¿cuál ha sido vuestra experiencia? 

Image and video hosting by TinyPic

8 comentarios :

  1. Yo lo tengo y no me ha funcionado, de hecho ya tengo escrito un post sobre ello, jeje, pero lo publicaré la semana que viene. Tenía muchas esperanzas en este libro y después de leerlo varias veces (con lo largo que es) no nos ha funcionado :'(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, ya somos dos. Igual dentro de unos meses...

      Eliminar
  2. Yo lo tengo y después de 2 semanas parece que empieza a funcionar.
    Tengo pendiente un post. Hoy ha caído cuando se encuentran al caracol.
    Lo curioso es que las primeras noches le ponía más activo.
    A ver si subo el post en breve.
    Para mi, es un auténtico coñazo, creo que en niños mayores que entiendan todo el texto será más efectivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte que os funcione. Nosotros de momento lo hemos dejado aparcado, igual haremos un nuevo intento dentro de unos meses

      Eliminar
  3. Vale, pues no digas más, este descartado.
    Lo que he flipado es que M ya duerma del tirón. ¡Menudo cambio! ¿Lo habéis pasado también a un cuarto propio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, sigue con nosotros. A veces se despierta pero pide agua y se vuelve a dormir. Los dos años le sentaron genial en ese aspecto :)

      Eliminar
  4. Vaya, yo creía en los milagros! Por aquí depende del día. Media hora seguro, pero si estamos leyendo cuento no se duerme escucha y pregunta como el tuyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Media hora para nosotros sería una maravilla jejeje. Nosotros creemos que acunándolo se dormiría antes pero no nos deja quiere estar en la cama y con el cuento y claro, le interesa tanto que no quiere dormirse...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...