La moral y los niños

lunes, 28 de diciembre de 2015


“Una mujer está cerca de morir debido a un cáncer. Un farmacéutico cobra una cantidad importante de dinero por una pequeña dosis, lo cual equivale a diez veces lo que cuesta producir el medicamento. El esposo de la mujer enferma, Heinz, pide dinero prestado a sus conocidos pero sólo puede recolectar la mitad de esa cantidad. Entonces implora al farmacéutico para que le venda la medicación por una cantidad más razonable o le permita pagar el resto después. El farmacéutico no lo acepta y le dice: “descubrí el medicamento y voy a ganar dinero con él”. Heinz, desesperado, entra al almacén del hombre y le roba la droga”

¿Debía robar Heinz la medicación? Explica tu respuesta.

Esta historia pertenece a los dilemas morales de Kohlberg, un discípulo de Piaget que se dedicó a estudiar el desarrollo moral entre diferentes culturas y edades.

Para clasificar el nivel en el que se encuentra cada persona, Kohlberg atendía a la explicación que daban de su respuesta. Decir que sí o no es indiferente pues es en la explicación posterior donde se puede ver en qué se basa para contestar lo que ha contestado cada persona.

Kohlberg estableció 3 niveles de desarrollo. Él planteaba que seguían una secuencia invariable independiente de las culturas y la educación. Hoy en día, se sabe que esto no es así pero se sigue utilizando su clasificación porque es una buena guía para saber donde nos encontramos nosotros y nuestros hijos.

Nivel preconvencional (4-10 años)

Las normas las imponen los demás y se cumplen para evitar un castigo o para lograr una recompensa, o por egoísmo. Los niños incluidos en este nivel no podrían ser considerados moralmente responsables de sus actos.

Ejemplo 1: “No debe robar la droga, es un gran crimen, no le está permitido usar la fuerza y entrar”. Aquí el niño se guiaría por las normas que le han impuesto sin pararse a pensar en el motivo del robo de Heinz.

Ejemplo 2: “Está bien robar el medicamente porque su esposa lo necesitaba y él no quería que muriera”. La explicación se basa en un motivo egoísta (no quería que muriera) y nada más.

Nivel convencional (10-13 años)

Las normas de los demás se interiorizan, es una época en la que están preocupados por ser buenos y mantener el orden social. Es una especie de nivel de transición: las personas ya no están atadas por los estándares morales de la sociedad, pero todavía no han desarrollado sus propios principios.

En un primer momento, lo que más les preocupa es agradar a los demás, no por la posible recompensa como en el nivel anterior sino porque “es lo correcto”. Más adelante, sus juicios se guiarán por la pregunta ¿qué ocurriría si todos hiciésemos lo mismo? Mantener el orden social parece ser lo importante en este momento.

Ejemplo 1: “Debe robar el medicamento. Está haciendo algo natural que un buen marido debe hacer. No podemos reprocharle que haga eso por amor a su esposa.” En este caso, el amor por su esposa es lo que justifica las acciones.

Ejemplo 2: “Debe robarlo. Si no hace nada, estaría dejando que su esposa muriera. Si ella muere, él sería responsable. Debe coger el medicamento con la idea de pagarlo después” Si os fijáis, hay un salto moral en esta respuesta porque habla de responsabilidades y de normas.  Intenta contentar a ambas partes con ese pago aplazado.


Nivel postconvencional (a partir de los 13 años)

Los juicios se hacen en función de un principio moral básico más que por la ley o la convención social. Las personas que están en este estadio reconocen que puede haber conflictos entre las distintas normas morales (ayudar al prójimo y no robar, por ejemplo).
Además, son capaces de crear un sistema de valores propio.

Ejemplo 1: “La ley no rige en estas circunstancias. Apropiarse de la medicina en esta situación no es correcto, pero se justifica.” Los derechos humanos están por encima de las leyes.

Ejemplo 2: “Es una situación que lo obliga a escoger entre robar o dejar que su esposa muera. En una situación donde no hay alternativa, robar es moralmente correcto. Él tiene que actuar en términos del principio de preservación y respeto a la vida” Esta respuesta indica que la persona se guía por unos principios éticos universales y que los jerarquiza en una escala de valores propia.

Kohlberg planteaba que todas las personas pasábamos por la misma secuencia de fases de desarrollo moral, pero no todos llegaban a alcanzar el último nivel. Claro está que el estudio lo realizó en una época donde la crianza con castigos y premios estaba a la orden del día.

Me pregunto qué pasaría si se volviese a estudiar lo mismo pero atendiendo a la educación recibida. ¿Cambiaría algo? ¿Qué pensáis?

¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

5 comentarios :

  1. Hola!! Me interesa mucho este tema!
    Puedes explicar qué quieres decir con que 'hoy día se sabe que esto no es cierto' Cómo se sabe que esta teoría no se cumple independientemente del lugar y cultura de la persona?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me refiero a que no son etapas por las que todos los niños tienen que pasar, algunos se saltan alguna, depende de la cultura o de la educación recibida. Eso es lo que se sabe que no es cierto: el tema de la secuencia invariable de las fases

      Eliminar
  2. Hola!! Me interesa mucho este tema!
    Puedes explicar qué quieres decir con que 'hoy día se sabe que esto no es cierto' Cómo se sabe que esta teoría no se cumple independientemente del lugar y cultura de la persona?

    ResponderEliminar
  3. Vale, gracias x responder!
    Parece q se había duplicado el comentario...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...