Cómo responder ante una crítica (y quedar bien)

lunes, 9 de noviembre de 2015


Como no creo que conocer el origen del problema sirva por sí solo para solucionarlo, hoy os quiero contar qué podemos decir cuando alguien nos critica para no entrar en una guerra absurda de insultos y acusaciones. Se trata de mantener el buen rollo y cambiar de tema lo antes posible por el bien de vuestra relación.

En este post me voy a centrar en aquellas críticas que recibes por parte de familiares y amigos, no me refiero a los comentarios de desconocidos por la calle. Estos lo mejor es ignorarlos y punto.

Las críticas pueden darse en dos situaciones: cuando estamos solas o nuestro hijo está delante pero es pequeño para enterarse y cuando estamos con nuestro hijo y la crítica nos desautoriza delante de ellos.

Sin duda alguna, la segunda situación es más peligrosa porque tienes que dar una respuesta que satisfaga tanto al adulto que critica como al niño que escucha.

Qué decir cuando estamos solas

Cuando estamos solas el margen de maniobra es más amplio y podemos recurrir a estrategias que con el niño delante podrían resultar perjudiciales.

Escucha y pregunta. Por ejemplo, si nos dicen algo así como “no le cojas tanto en brazos que se acostumbra” y te apetece continuar la conversación, una buena manera es preguntando “¿ah sí? ¿y eso es cierto?” pero no desde la ironía sino desde una verdadera curiosidad por saber por qué alguien ha llegado a esa conclusión.  

A veces con esto basta para que la persona, por no saber responder, cambie de tema pero si no, este es el mejor punto de partida para que lo siguiente que hagas sea bien recibido. O tal vez te des cuenta de que tiene razón y puedas cambiar tu forma de criar. Rectificar es de sabios.

“Tal vez tengas razón pero prefiero hacerlo así”. Es una frase que deja poco margen a la réplica. Fíjate que no utilizo la frase “esto es mejor o ahora lo bueno es esto otro”. Decir mejor o nuevo es como estar respondiendo a la “provocación” que te acaban de hacer y sin darte cuenta, te ves envuelta en otra guerra de madres. 

Con esta frase en cambio, la otra persona no puede responder nada porque casi estás diciendo: sé que estoy equivocada pero aún así voy a hacer lo que me dé la gana. Toda una reivindicación del derecho a decidir lo que quieres hacer con tu hijo. Recuerda cambiar de tema a continuación para evitar insistencias.

“En mi casa jugamos así”. Si es alguien ajeno a tu familia y no te sientes suficientemente segura como para decir la frase anterior, puedes responder, siempre con una sonrisa: “mis padres me llevaron mucho en brazos/me dieron teta/me dieron biberón/me vestían de rosa/me ponían chupete/etc. y aquí estoy”. 


No tiene por qué ser verdad, pero oye, para estos casos de crianza, esta frase es mágica. Además, la responsabilidad de tus actos se diluye en tu familia y no tendrás que cargar con posibles TeLoDijes.

Utiliza el sentido del humor…con precaución, no vaya a ser que el otro se lo tome a mal. La broma funciona mejor si la diriges hacia ti (“ya, pero es que estoy concursando para ser la peor madre del año” o “estoy haciendo un estudio para ver si es verdad eso de que nunca se destetan”)  que hacia la crítica (“es cierto, casi todos los de mi trabajo todavía toman teta”).

Qué decir cuando está nuestro hijo delante

Cuando está nuestro hijo y éste se entera de qué va la película hay que actuar con rapidez.

Normalmente en estas situaciones los comentarios van dirigidos a cambiar tres situaciones:
  • Que le dejes comer o hacer algo al niño (“el famoso, por una vez no pasa nada”).
  • Que le riñas/castigues por algo que ha hecho (“deberías educarlo mejor”).
  • Que dejes de reñirle o de explicarle por qué ha hecho algo malo (“Son niños, no pasa nada, déjalo").

En lo tres casos, tienes tres posibles respuestas: ignorar o defender. Dependiendo de la situación, una será mejor que la otra.

Ignorar. Si lo que está diciendo la otra persona va en contra de tu manera de educar, estás firmemente convencida de ello y no están dirigiéndose al niño sino a ti, lo mejor es que crees una burbuja mental y continúes hablando con él hasta que resolváis la situación. Luego, sin el niño delante y si te apetece, puedes retomar la conversación siguiendo las pautas que expliqué arriba.

Defender. Si la crítica va dirigida también hacia tu hijo (maleducado/malo/etc.) y éste la ha escuchado, dirígete al niño y desmiente lo que acaban de decir. Recuerda que, de momento, tu hijo te creerá más a ti que a cualquier otra persona. Aprovecha esta ventaja.

Si la persona que te critica lo hace reiteradamente, lo mejor es que, cuando no esté el niño delante, lo hables y le digas que no te gusta que haga eso delante de tu hijo. Si insiste, pues continúa ignorando o defendiendo hasta que se dé por aludida. En estos casos, lo importante es que lo que diga no cale en tu hijo.

Ahora contadme ¿qué decís vosotras cuando os critican?

¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

12 comentarios :

  1. Yo estoy embarazada y ya están diciéndome que comer, que hacer en mi día a día, como parir... E incluso hay quien se atreve a aconsejarme como criar mi hijo ¡pero si aún no ha nacido! No sé como llevaré las críticas, pero bien seguro que no. Yo no he dado consejos a nadie, considero que cada una sabe como hacerlo. La maternidad no es una técnica perfecta, así que cada uno lo haga lo mejor que pueda ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno es que a medida que crecen, las críticas van disminuyendo y solo las oyes en momentos puntuales. Enhorabuena por tu embarazo y gracias por comentar

      Eliminar
  2. Aun hace dos semanas que me dijo otra madre lo de "¿no tienes miedo de que se acostumbre al colo?" y la verdad es que respondí "con humor", diciendo que no había muchos treintañeros que estuvieran aun acostumbrados al colo de sus padres y que por eso no me preocupaba demasiado. Me miró con cara rara, quizá por haber dirigido la broma a la crítica (ya que veo que dices que funciona mejor hacia uno mismo).

    Hace cosa de un mes me hablaron de una niña de unos 14 años que seguía durmiendo en cama con sus padres y que no habían sido capaces de quitarle la costumbre. Me sorprendió mucho y me limité a decir que era el primer caso así del que oía hablar, lo cual es cierto. Aquí como tenía más tiempo respondí con sinceridad, que teníamos intenciones de irlo "sacando" de nuestra cama poco a poco (vamos a comprar una cama y pegarla a la nuestra, cama de colecho en vez de cuna de colecho, jeje, y luego iremos "separándola"; lo que está claro es que a la cuna no vuelve, desde los 9 meses los barrotes no los tolera).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he tratado también un niño de 12 años que dormía con sus padres, pero te aseguro que no era debido al colecho sino a otros factores. Son casos aislados, que no hacen una norma.
      El sentido del humor hay que usarlo con cuidado, porque puede parecer borde, por eso digo que es preferible usarlo contra uno mismo en vez de contra la crítica.

      Eliminar
  3. Son situaciones demasiado cotidianas en general. A mí me pasan en casa de los abuelos (de los cuatro, eh?) y en lugares de encuentro de extraescolares. Así que muy buenos tus consejos.
    Y muy buenos tus consejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Sí, por desgracia se dan más a menudo de lo que parece

      Eliminar
  4. ¡Ay, lección superada! Con el sentido del humor y ridiculizándome a mí misma trato de salir del paso siempre, pero de verdad que si la gente se pone pesadita, paso del tema y a otra cosa. No estoy yo de cuerpo presente en este mundo para cambiar las ideas de nadie ero tampoco para escucharles criticar indefinidamente Y cuando mi bichilla tenga entendimiento a ver cómo lo sigo gestionando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro, a veces lo mejor es callarse y punto, a otra cosa. Pero si no queremos quedarnos con la "espinita" clavada, hay que decir algo sí o sí.

      Eliminar
  5. Muy buenos trucos. Yo, he sido poco criticada, la verdad, pero he oscilo de uno a otro. Lo que mejor me sale es ignorar porque preguntar me sale con ironía y no puedo disimular que no es curiosidad por su opinión lo que tengo. Ja,ja,ja. Lo que sí he notado es que, a veces, me he sentido un poco acorralada, pero más que por la actitud de los demás por sentirme yo así, y he justificado mal mis opciones, un poco como quitándoles hierro y tal porque no me tomen por loca. Y me ha faltado darle un punto más de cachondeo para connotar que me da igual, exactamente igual lo que me digan.
    Por otro lado, a veces, defender tu postura puede hacer que la otra persona se sienta mal, en plan esto es científicamente mejor (y tú no lo has hecho, que no lo dices pero ahí está). Esto me jode, con perdón, un poco porque la gente puede "meterse" contigo pero tú te callas por no hacer daño. Pero bueno, yo opto por el silencio o por ser muyyyy delicada.
    Gracias por los truquis. Genial también el artículo de compartir con Marujismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso expliqué en otro post, que defender tu propia postura puede enfadar al otro porque se siente mal con lo que estás diciendo.
      Me alegro que te hayan gustado los dos posts :)

      Eliminar
  6. Hola,
    yo últimamente lo paso bastante mal con las abuelas, porque tanto mi madre como la abuela paterna de G, parece que cuestionan cada decisión que tomo para G y cada cosa que hago con él.
    Estoy acumulando mucha presión y me hacen dudar de si cuido bien a mi niño. Sé que no es así y que yo intento hacerlo cada día mejor pero a veces la presión me puede y exploto sin control cuando menos viene a cuento.
    Necesito que me ayudes a llevar mejor esta situación porque no quiero que mi G sufra las consecuencias.
    En cambio con los abuelos lo llevo bastante mejor porque no cuestionan si no que me preguntan o sugieren algo sobre mi niño.
    ¿Algún consejo? GRacias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Consejo? Pues mucho sentido del humor y mucha calma ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...