BLW: Sobre las galletas sin azúcar

miércoles, 11 de noviembre de 2015


No sé si este post gustará a mucha gente pero si no lo escribo, reviento.

Lo confieso: hicimos BLW con M y jamás le hice galletas. Ahora, desde que empezó en la guardería, las conoce y las pide en casa o en casa de los abuelos. Ha comido galletas con y sin azúcar pero también lo he visto dejar una galleta a la mitad para comerse unas uvas.

Estoy cansada de ver recetas de cocina para BLW que se llaman galletas de…. o tarta de… por supuesto, todo sin azúcar y sin chocolate pero que se parecen sospechosamente a las que sí lo tienen.

Si a los padres les gusta cocinar e innovar me parece estupendo, pero he visto en foros a madres realmente preocupadas porque no conseguían hacer unas galletas que le gustasen a sus hijos. A todas ellas dedico este post.

No soy nutricionista pero hasta donde yo sé, no existe ningún estudio que diga que las galletas tienen que formar parte de manera obligatoria en la alimentación de un bebé.

Debe ser algo muy arraigado porque hasta la enfermera me ha dicho alguna vez: “ya puede tomar galletas” o mi madre, que la pobre se pasea por toda la zona ECO del Corte Inglés buscando unas galletas para M. Lleva tres intentos y en los tres ha comprado galletas con un contenido en azúcar similar a los bizcochos de soletilla de toda la vida, pero al doble de precio.

Ahora que me he desahogado un poco, ya me calmo. Cada uno puede hacer lo que quiera en casa, y si quieres hacerle galletas sin azúcar a tus hijos adelante, tienes mi bendición. Con un pero.

Mucho me temo que sigues con el pensamiento tradicional de que a los niños hay que darles chucherías y dulces. Por eso utilizas la palabra galleta y no pan (por ejemplo) para nombrar lo que le das a tu hijo.

El lenguaje es importante y no es lo mismo una galleta de plátano que un pan de plátano, aunque la receta sea la misma. El pan suena más cutre y parece que “no mola” tanto como la galleta ¿verdad? Como si al niño le fuese a gustar menos.

Los niños no necesitan comer galletas y menos si a los padres les cuesta tiempo y dinero buscarles unas adaptadas a su edad.

Además, si nos ponemos un poco extremistas, acostumbrar al niño a comer galletas es acostumbrarlos a ese formato y cuando sean un poco más conscientes pueden comenzar a pedir “galletas de las otras”. Aprenden que las galletas es una forma válida de alimentarse y tendrás que hacer un doble trabajo para que comprendan que algunas sí pero otras no.

¿No sería mejor que todas no o sí pero con moderación?

A veces esto de las galletas sin azúcar me suena un poco a los anuncios de la comida light o los refrescos light: por un lado te hacen creer que son sanos y por otro te crean la necesidad de consumirlos sin que pase nada.

¿Pero realmente hay necesidad de consumirlos? No, ¿verdad? Pues lo mismo con las galletas.

Quiero que M aprenda a convivir con las galletas (y demás dulces), que sepa que mejor que no los coma y que hay otras muchas formas de disfrutar con la comida pero que, si quiere, puede comerlas de vez en cuando y bajo ciertas condiciones (como que se lave los dientes a continuación).

Tan malo es restringirles un alimento como darle sucedáneos sin control.

¿Me he pasado? ¿Me estaré volviendo algo radical?


¿Te faltan ideas para el menú diario?
Suscríbete y descárgate un ebook con ideas, consejos y menús de BLW

20 comentarios :

  1. Nosotros sí hemos hecho galletas en casa de forma puntual pero no compramos galletas nunca. Y, mucho menos, ningún tipo de bollería o similar. Como bien dices no son necesarias y mucho mejor si se evitan porque al final son un alimento superfluo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M no tomaba galletas hasta que empezó el cole, pero antes no hicimos ninguna. No son necesarias y no me apetecía gastar tiempo en eso. Igual cuando sea algo mayor sí nos animamos pero más por hacer algo juntos en la cocina que por comerlas

      Eliminar
  2. Jaja, no sé, yo creo que necesario, necesario en la alimentación occidental hay poco... Es necesaria la lasaña? No, pero lo buena que está! En fin, la alimentación es cultura pura y dura, obviamente para cubrir unas necesidades, pero cultura. Y las galletas forman parte de nuestra cultura alimentaria. Ya está. Como con todo, habrá que enseñar a nuestros hijos a relacionarse con ellas dentro de esa cultura galletil, como consideremos más conveniente. Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, pero es que la gente no está todo el día diciendo que el niño ya puede comer lasaña. En cambio las galletas nos las cuelan como fundamentales, hasta el punto que las hay "adaptadas" a niños de pocos meses.
      Luego está el tema del BLW, que parece que si no haces galletas de avena o hamburguesas de lentejas no es BLW

      Eliminar
  3. Yo estoy tentando desenganchar a mi bichilla porque la situación e nos ha ido de las manos. Soy más fan del pan y de los piquitos, pero su padre ante cualquier disgusto recurre a las galletas. Las que tenemos en casa son galletas María de las más baratas del supermercado, porque ni ya cocino mal, con la repostería ni me meto, vamos. Pero ahora que se lanza con el habla, la niña anda pidiendo galletas a todas horas. Se come todo lo demás,pero si le viene el hambre, no existe para ella otra opción que no pase por las galletas. ¡Adicta del todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M ha pasado unas semanas en que las pedía a todas horas. Como seguimos la norma de no ofrecer, no negar, se las dábamos (eran unas sin azúcar) y ahora ya no las pide con tanta ansia

      Eliminar
  4. Yo las veces que he pensado en hacer galletas / comprar galletas sin azúcar, lo he hecho más pensando en un snack fácil de transportar y que no manchara mucho que por la obsesión galleta (que sí, existe, aunque nunca me lo había planteado así. Y coincido con Paula Martos, creo que es algo cultural, los españoles tenemos obsesión con las galletas). De todos modos, por suerte, mi hijo por ahora pasa bastante de las galletas (excepto unas, que cuando nos ve comiéndolas se vuelve loco y tenemos que darle). Tampoco le mola el chocolate por ahora (la abuela le dió una galleta de cacao con cobertura de chocolate -ejem...- y hasta que le di agua no paró de toser!)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, las galletas tienen sus ventajas pero no son obligatorias. Sobre todo en BLW, ha muchos otros alimentos que pueden tomar y son fáciles de transportar como el pan o la fruta

      Eliminar
    2. Ya, ya es lo que merienda desde hace mucho tiempo, porque ahora ya me da igual que se manche aunque sea en la calle. Al llegar a casa se echa a lavar y al día siguiente otra cosa (por suerte me han dado tanta ropa de segunda mano que me lo puedo permitir...)

      Eliminar
  5. Buffffff vaya tema los niños y el azúcar jejeje
    A mí me pasó como a ti empecé BLW por comodidad, me daba cosica lo de hacer comidas especiales... Y luego vi que en foros sólo se hablaba de comidas especiales WTF!!!
    Al final hemos hecho al revés hemos sido nosotros los que comemos mejor, menos procesados, más pescados y legumbres alguna vez hemos introducido algún alimento más sano y nuevo, pero para comer todos nada de "especial para bebés BLW"
    Al parque vamos con el tuper de frutas y picos de pan. Las galletas pues sí ya las conoce, qué le vamos a hacer. Misma regla no ofrecer no negar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, nosotros también hemos cambiado, sobre todo a las cenas. Al final el BLW es un método del que todos nos beneficiamos

      Eliminar
  6. Nosotros tampoco le damos dulces a nuestra hija, como dices, creo que no hay necesidad, y menos con 1 añito. Y es que se ve tan normal que los nenes empiecen con galletas y dulces desde bien pequeños, que cuando le dices a la gente que tu hija no toma azúcar piensan que es diabética.
    Ya tendrá tiempo de ir a cumples o demás ocasiones en las que haya dulces, o simplemente hacerlas en casa, que me encanta, pero todo con mesura. Y de momento, disfruta merendando uva, ciruelas, pera, plátano, pan y quesito... :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con un año todavía son pequeños y se les puede distraer si quieren algo dulce. Cuando son mayores en cambio ya es más difícil y lo mejor es seguir la regla de "no ofrecer, no negar". Si lo toman fuera será algo esporádico, lo importante es que en casa no haya dulces para que no se acostumbren a que sea un alimento cotidiano

      Eliminar
  7. Nosotros compramos sin azúcar una etapa y, ahora mismo ni eso. Lo cual le viene de lujo a mi culo, por otro lado. Ahora mismo estamos en fase sanear la nutrición familiar y evitamos el azúcar nosotros también. Pero de vez en cuando algo cae aunque El Niño nasti de plasti. Estoy de acuerdo contigo en que se da por hecho que han de comer galletas y es totalmente prescindible. Pero de vez en cuando, cuando sea más grande pues alguna caerá. La gente flipa un poco y pregunta que por qué no, que que pruebe sabores. Y yo pienso que anda que no hay sabores que probar. Prefiero que pruebe sabores más complicados, por así decirlo, más planos y que sea lo normal para él. Léase verduras. Por ahora nos va de lujo y come que da gusto.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo en que las galletas no tienen que ser parte en la dieta de un niño, con o sin azúcar, de acuerdo en que el BLW nada tiene que ver con complicarse la vida, más de una vez le aconsejamos a las mamás que la idea es que el BB se una a la dieta familiar, si en cada no se hacían galletas de aventa con plátano antes no hay porqur querer incluirlas ahora, si como dices hay mamás que les gusta innovar pues está bien y se entretienen, a mí como cero en la cocina me ha ayudado a descubrir un gustillo por la cocina que creía era caso perdido Jajajaja. Lo único que difiero un poco es que si tiene importancia si son con o sin azúcar, ofrecer de manera puntual cualquier alimento no va a matarnos pero sí podemos elegir una dieta más sana obviamente aumentamos nuestras posibilidades de una vida más sana también. Todo es cuestión de hábitos, como dije antes, el BLW es seguir la dieta de la familia pero si esta es un desastre tampoco aplica, para mí es otra ventaja del BLW, porque por los hijos se hacen muchos cambios en la vida y uno puede ser el tener una dieta más balanceada y saludable, es un cambio que vale la pena y a cambio del insomnio, la caída del pelo etc Jajajaja no viene mal. Me gusto mucho tu post!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, sin azúcar mejor. Lo que ocurre es que a veces pensamos que por ser sin azúcar ya se pueden comer las que queramos y no siempre es así: los edulcorantes artificiales engañan al cerebro haciéndole creer que están consumiendo glucosa y claro, luego "tienes hambre" enseguida y al final acabas comiendo de más.
      ¡Muchas gracias por comentar!

      Eliminar
  9. Una galleta de plátano y avena no es una oreo se llamaran igual pero no es lo mismo. Una galleta es fácil de transportar, no mancha y si la conservas bien te puede durar bastante tiempo. Y si es casera y lleva cereales integrales, fruta y leche... Q más se
    Puede perdir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una galleta casera no tiene nada de malo...salvo el nombre y que lleva tiempo elaborarlas. Hay personas que se sienten obligadas a cocinar galletas saludables para sus hijos. Me parece genial que las que quieren hacerlo lo hagan pero también quería puntualizar que no son necesarias para una dieta y que los niños pueden pasar bien el día sin comer una sola galleta.
      Este post lo escribí para todas aquellas madres (y padres) que piensan que si no les das galletas a tus hijos, estás haciendo algo mal.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...