BLW: Compota de manzana

miércoles, 25 de noviembre de 2015


No hay duda alguna que la fruta, como mejor está es cruda, y si la cogemos nosotros mismos del árbol, mejor que mejor. Esto fue lo que nos pasó hace unos meses con los manzanos que tienen mis padres en el pueblo.

M. se lo pasó pipa cogiendo manzanas del suelo y metiéndolas en su carretilla. Al final acabamos con un montón de manzanas riquísimas pero que si no las consumíamos pronto, se iban a echar a perder.

Por eso decidí hacer esta compota de manzana al estilo de mi abuela.  Es uno de esos postres que me recuerdan a cuando yo era pequeña. Me encantaba tomarlo con pan, a modo de bocadillo y ahora como más me gusta es en tostada aunque reconozco que tomarlo sin más también está delicioso.

Las adaptaciones que hay que hacer para un niño menor de un año:
  • El azúcar en esta receta es opcional si el niño es mayor de un año. Nosotros no le echamos porque las manzanas eran lo suficientemente dulces. Si no es el caso, recordad que a muchos niños el ácido es un sabor que también les gusta mucho. Para menores de un año, no añadir nada de azúcar
  • Es un buen alimento para que practiquen con la cuchara porque no es tan líquido como una sopa y aguanta algún “meneo” sin caerse.
  • Si el bebé es pequeño para la cuchara, se le puede dar un poco de pan para que lo moje y lo vaya chupando.

Ingredientes:

Manzanas (1 kg o más).
Agua.
Zumo de medio limón.
Canela en rama.
Azúcar (opcional).

Modo de preparación:

Se pelan y se cortan las manzanas en cuartos, desechando el corazón y las semillas. Las echamos en una olla a la que hemos añadido un dedo de agua, la rama de canela y el zumo de medio limón. Es mejor poner poca agua al principio y si luego queda muy espeso,  añadir más. Las manzanas sueltan mucha agua de por sí y no suele hacer falta añadir nada más.

A fuego lento removemos de vez en cuando con una cuchara de madera, presionando ligeramente para ayudar a que las manzanas se vayan deshaciendo. Dejamos que cueza unos diez minutos a fuego muy suave y apagamos el fuego.

Dejamos enfriar y servimos. Puede ser en tostada o sola con una cuchara. Fría o a temperatura ambiente, sabe riquísima de las dos formas. Si le habéis echado algo de azúcar, aguanta unos días en la nevera. Si no, lo mejor es comerla cuanto antes.

Además de como postre, esta compota es ideal como acompañamiento para una carne de cerdo, por ejemplo.

¿Qué me decís? Más sencillo imposible ¿verdad? ¡Animaos a probad y contadme los resultados! 

¿Te faltan ideas para el menú diario?
Suscríbete y descárgate un ebook con ideas, consejos y menús de BLW

6 comentarios :

  1. Mmmm... rico, rico. Yo lo hago sólo con canela. Probaré el limón :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El limón es más que nada para que se conserve un poco más, aunque también le da un toque...

      Eliminar
  2. Yo la hago tb y la pongo como salsa para la carne y mi hija de 15 meses moja la carne en la compota y se chupa los dedos

    ResponderEliminar
  3. Nunca le he echado limón, ¡tendré que probarlo! Yo le echo uvas pasas, desde hace un tiempo que me encantan y se las echo a todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El limón ayuda a que no se estropee tan pronto, evita que se oxide aunque también le da un toque rico

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...