Batallas que merece la pena perder

lunes, 16 de noviembre de 2015



Hace tiempo hablaba de la necesitad de aprender a delegar, de no luchar una sola todas las batallas del día a día.

Ahora bien, ¿cuáles necesitamos pelear y cuáles no? En concreto, con el tema de los niños, no me gusta emplear la palabra batalla porque en realidad no somos ellos contra nosotros. Las batallas implican luchas por el poder y no entiendo la crianza de esta manera.

En la educación de los hijos no debería haber vencedores ni vencidos sino más bien pactos y acuerdos donde todos ganen. Más diplomacia y menos guerras, vaya.

Sin embargo pongo la palabra batalla en el título. En realidad me refiero a la batalla interna que tenemos todos los padres: “¿le digo algo o hago como que no he visto nada?” Es la batalla entre: “Madre mía la que va a liar” y “no puedo con otra rabieta más.”


La probabilidad de que aparezca una rabieta es directamente proporcional al número de “noes” que ha estado escuchando el niño durante el día. Es decir, si reducimos al máximo las veces que le decimos que no, es más probable que haya una mejor convivencia en casa y que, cuando le decimos que no a algo, realmente nos haga caso.
La probabilidad de que aparezca una rabieta es directamente proporcional al número de “noes” que ha estado escuchando el niño durante el día.
Ojo que digo más probable, no que sea así siempre. Todos tenemos derecho a tener un mal día, incluidos los niños.

Así pues, hay que perder algunas batallas para ganar “la guerra de la convivencia”. ¿Cuáles escogemos para el sacrificio de “mirar para otro lado”?

En realidad, es más fácil decir en cuáles hay que insistir: todas aquellas que pongan en peligro la seguridad y/o la salud de tu hijo o de cualquier otra persona. O todas aquellas que ponen en peligro algún objeto valioso de la casa. 

Por ejemplo: la silla del coche, lavarse los dientes, tirar piedras desde la ventana a los coches, lavar el móvil en el bidé, etc.

Un truco infalible para saber si es una batalla que merece la pena perder es responder a esta pregunta: ¿qué pasa si le dejo hacer? Veamos algunas posibles respuestas.

“Nada”. Si ésta es tu respuesta, entonces ten por seguro que no vale la pena la lucha. Cierra los ojos y relájate. Es tu momento.

“Me van a mirar mal”. El problema lo tienes tú y tu sentido del ridículo pero de eso tu hijo no tiene la culpa. Si lo peor que puede pasar es que te miren mal, entonces sería un gasto inútil de energía comenzar una lucha.

“Se va a enfadar” A veces vemos que está intentando algo que sabemos que es muy complicado para él. Bueno, pero fui tu hijo y no tú el que eligió intentarlo así que ¿problema hay? Sería una frustración natural que le va a ayudar a crecer. En cualquier caso, si quieres intervenir, podrías hacerlo poco a poco con un discreto “¿necesitas ayuda?”

“Se va a manchar/va a mancharlo todo” Vale, ¿y qué pasa si se mancha? Probablemente responderás con alguna frase de las anteriores así que busca la tuya y disfruta del momento. La ropa se lava y las personas también.

“Que luego me tocará a mi arreglarlo” Bueno, aquí tendrías que valorar cuánta energía vas a invertir en arreglarlo y cuánta en evitar el estropicio. Te digo yo que a la larga es menos costoso arreglar las consecuencias que lidiar con rabietas continuas. Además, siempre le puedes pedir ayuda y será una buena manera de aprender que los actos tienen consecuencias.

Respuestas puede haber miles pero seguro que casi todas encajan en alguna de estas cinco categorías.


La idea es comprender que en realidad, perder estas batallas es una forma de ganar todos. Ellos ganan en autonomía y vosotros ganáis un rato de tranquilidad y un ahorro de energía para aquellas batallas por las que sí hay que insistir.

No es fácil tomar estas decisiones en el momento, lo más sencillo es soltar por la boca el NO y, sin comerlo ni beberlo, nos vemos metidos en una espiral de gritos y llantos de la que es muy difícil salir.

Por eso hay que reflexionar y aprender que “una retirada a tiempo” es una victoria para todos.

¿Vosotros sois más de mirar para otro lado o de los que vais con el NO por bandera? 

¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

16 comentarios :

  1. Totalmente de acuerdo contigo, de hecho justo hablábamos de esto la semana pasada. A veces nos empeñamos en cosas que son absurdas y no pasa absolutamente nada por dejarles hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el miedo a "romper las reglas" de esto se hace así y no asá. Pero bueno, aquí estamos para aprender XD

      Eliminar
  2. A mí me gustó mucho una propuesta que vi en un blog sobre paternidad basado en los talleres de Vicki Hoefle. Decía que cambiaba los "no" por los "sí, siempre y cuando..." (yes, as long as). Por ejemplo: "¿puedo ver la tele?" "Sí, siempre y cuando hagas tus deberes primero". Es para niños más mayores, pero me pareció una buena forma de reformular. ¡Buen post! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para niños pequeños como M funciona muy bien el: claro que vamos a hacer tal cosa, por la mañana/después de vestirnos, etc.

      Eliminar
  3. Yo aún tengo conmigo misma estas batallas. Y mis preguntas son: sangrará? Y a partir de ahí analizo si incumple mis tres básicos: estudiar, higiene, respeto. Si todo es NO, pués respiro hondo, me santifico y espero que no sea muy grave el resultado, jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, tu pregunta interna sí que es gore XD imagino que con la edad del niño nos vamos relajando en ese sentido

      Eliminar
  4. Yo he ido cambiando poco a poco y lo sigo haciendo. Intento cada vez decirle menos la palabra "no". Uso mucho el por favor, "por favor, deja eso, que te puedes hacer daño". No sé si viene siendo un no encubierto y, por lo tanto, trampa. Pero lo hago por introducirle el "por favor" y que vaya aprendiendo a usarlo (el "gracias" que le digo siempre que me da algo o me hace caso ya lo tiene controladísimo y lo usa él también). Reconozco que todavía uso el "no" más de lo que me gustaría, pero creo que mucho menos que al principio. Estoy "desintoxicándome" poco a poco. Quien lo lleva peor es el papi, él no para... Y eso que ya lo hemos hablado mil veces...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decir gracias en vez de muy bien es una idea genial, al fin y al cabo cuando un adulto nos hace un favor le damos las gracias y no lo felicitamos.
      Cambiar el no es muy complicado porque hay que luchar contra la tendencia interna a hacer las cosas de una determinada manera.

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo, y aunque reducir el número de "No" cuesta, si lo pensamos bien la mayoría de las veces la acción que el niño está realizando no es tan dramática como nosotros pensamos. Reconozco que en casa la qué más utiliza el "no" soy yo, el padre lo deja experimentar más, y es algo en lo que debo trabajar ya qué muchas veces me he percatado que cosas que intenta hacer es una manera de imitación que no conlleva un desenlace tan desastroso como yo pensaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un truco es contar hasta tres antes de decir que no. Suele funcionar porque si la situación no es peligrosa, ya le habrá dado tiempo a hacerla y el no ya no tendría sentido :)

      Eliminar
  6. Mira, yo soy la despreocupada que deja a mi bichilla hacer todo lo que quiera si no hay peligro mortal, y lo único que me dicen es que así la estoy criando asalvajada y que en cuanto empiece a ir al colegio me la van a devolver por incivilizada. Ya no sé qué pensar. Claro que digo que no muchas veces a lo largo del día,pero por tontadas no. Y que me coja el móvil o que aporree la pantalla de la tele no me quita el sueño. Pero su padre ¡ese sufre por todo! La niña tiene pocas rabietas, pero ahora que lo dices, son más frecuentes cuando está con él. ¡Seguro que es por ser un mandón prohíbe todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es no decir que NO nunca y otra es limitarlo. Yo creo que sí que hay que decir que no, pero muchas menos veces de lo que la gente se piensa. Lo de las rabietas, ten por seguro que es por las limitaciones que se le ponen, sobre todo cuando en otro momento no las tiene ¿por qué ahora no puede hacer algo y antes sí? Normal que se enfade ;)

      Eliminar
  7. A mí se me sigue escapando mucho el no, pero creo que he aprendido a discriminar bastante bien y a responderme antes de nada a esa pregunta que comentabas antes de dar las posibles respuestas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces el No es como Lucky Luke, más rápido que su sombra XD

      Eliminar
  8. Hola,
    Yo uso mucho el 'cuidado!' porque he detectado k funciona mejor, me hace más caso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, además tiene más sentido. Nosotros utilizamos también la coletilla "es peligroso" cuando se nos escapa un NO

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...