Niños que muerden

lunes, 5 de octubre de 2015


Escenario: Terraza de un bar en verano, es aproximadamente las 20:30 y todavía no hay mucha gente sentada para cenar.

Personajes: Niño de 18 meses con sus padres y una amiga de estos y niña de 16 meses con sus padres y sus tíos.

Acción: El niño ve a la niña, corre a abrazarla. Los adultos exclaman un ooohhh un tanto cursi. Acto seguido, el niño muerde en toda la mejilla a la niña, con el consecuente grito de dolor de ésta.

¿Qué pasa a continuación?

Esta escena, protagonizada por M se ha repetido en alguna ocasión durante este verano. Ante hechos así, siempre me pongo mi disfraz de psicóloga para intentar dar con la mejor respuesta posible y evitar que mi reacción provoque que M continúe mordiendo.

Antes de continuar creo que es necesario aclarar que casi todos los niños pasan por una etapa más agresiva, bien pegando, bien mordiendo o bien empujando a los demás. En principio la primera vez suele ser casualidad y al sorprenderse de la reacción del otro, la repiten. Igual que cuando tiran la cuchara al suelo una y otra vez.

Resolver la crisis

Lo primero de todo es, evidentemente, apartarlos para que deje de lastimar al otro niño y pedir perdón a los padres. Asegurarse de que la víctima está bien. En un momento de crisis como esta, lo fundamental es mantenerse tranquilo. Los protagonistas están ya lo suficientemente alterados como para que se altere también su ambiente. Así que, como decía la canción: ante todo mucha calma.

Hablar con tu hijo

Cogerlo en brazos y mirarlo a los ojos. Es importante asegurarse de que nos escucha. Cuando nos hayamos cerciorado, le decimos claramente (no tiene que ser esta frase literal): “No se muerde, morder hace daño. ¿No ves cómo llora? A la niña no le gusta que le muerdan.

Con esta frase conseguimos que nuestro hijo entienda que ser mordido no es algo agradable sin culparlo y hacerle sentir mal. Poner el énfasis en las consecuencias (la niña llora) es más útil que repetir una y otra vez que no se muerde sin más.

Proponer alternativas

Tal vez el niño quería mostrarle cariño a la otra persona así que le podemos decir algo así: “si quieres acercarte a la niña, puedes darle abrazos y besos. Los abrazos y los besos gustan, morder no.”
También, si lo vemos oportuno, le podemos proponer al niño que le dé un juguete o un beso a la “víctima” para que ésta se sienta mejor. Exigir que le pida perdón es inútil a estas edades porque no entienden su significado.
Exigir que le pida perdón es inútil a estas edades porque no entienden su significado.

Esta secuencia suele funcionar para los casos en los que el niño no parece que esté enfadado ni cansado, sino que ha mordido por pura curiosidad. Lo fundamental es no armar mucho jaleo con el tema para que no vaya más allá.

Sin embargo, puede ser que veamos claramente que el niño ha mordido porque está frustrado, enfadado o cansado. En estos casos, el comportamiento sería el mismo, salvo por dos cuestiones:

Validar las emociones

Es importante que el niño sepa que lo que está sintiendo no está mal. Por ejemplo: a un niño le quitan un juguete y para recuperarlo, grita y muerde al otro. ¿no veis normal que se enfade? Así que la frase siempre debería empezar con un: “estás enfadado porque te han quitado el juguete pero….” Nombrar una emoción es el primer paso para aprender a gestionarla.

Prevenir

Si sabemos que nuestro hijo está cansado, o empieza a morder cuando se enfada, lo mejor es estar muy atento y no dejar que el niño se desborde por la situación. Ofrecerle una alternativa o incluso apartarlo (sin que sienta que es un castigo) es quizás la mejor manera de no llegar al extremo.

Quizás esto es lo más difícil ya que hay una línea muy fina entre prevenir e impedir que resuelvan los conflictos por sí mismos.  Por eso hay que observar bien a nuestros hijos, para conocer sus límites.

¿Y vosotros? ¿cómo gestionáis estos conflictos con los demás niños?

¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

15 comentarios :

  1. Que oportuna esta entrada, a mi hijo casi le muerden el miércoles en el parque y yo también pensé que el otro niño se acercaba a darle un abrazo. Lo que me resultó un poco absurdo (aunque no sé si esta es la palabra) es que yo cogí a mi hijo en brazos y empecé a decirle que no había pasado nada, que solo había sido un susto y el abuelo del otro niño con voz de enfadado dijo que no había pasado nada porque llegó él a tiempo. La verdad es que no entendí mucho su reacción porque parecía como si estuviera insinuando que tenía que haber separado yo a su nieto (?), pero quizá malinterpreté yo mal el comentario e iba más dirigido a su nieto que a mí. En cualquier caso, yo me limité a tranquilizar a mi hijo diciéndole que no había pasado nada y que solo había sido un susto. Como me pilló por sorpresa tampoco supe qué otra cosa decirle. Cualquier día puede ser mi hijo el que muerda (a mí me muerde, así que puede hacérselo cualquier día a otro niño), así que me ha gustado esta entrada y las ideas de qué hacer si se da el caso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La víctima siempre tiene que ser la primera en ser atendida porque es la más perjudicada en esta historia. Seguramente el abuelo estaría enfadado con el nieto. Que el niño que tienes a cargo muerda o pegue, da mucho apuro al adulto pero hay que saber reaccionar de la mejor manera para que no se vuelva a producir. Al final los padres de los otros niños son comprensivos y no ponen el grito en el cielo, entienden que son niños y que estas cosas pasan

      Eliminar
  2. Ostras! Mopito nunca ha mordido ni pegado a otro niño, parece que con sus padres le basta y le sobra, al menos de momento. Pero supongo que como en todo hay que actuar tranquilo y no hacer un drama, claro. Sí sé que yo de pequeña mordía bastante y una vez me mordí a mi misma y luego eché la culpa a mi primo. Como él no tenía dientes aún, el pastel se descubrió rápido. Menuda mente criminal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M empezó con nosotros también y luego fue a los demás niños, pero al final ya hace tiempo que no lo hace así que creo que debió de ser más por curiosidad que por otra cosa.
      Pues sí que tenías una mente criminal, sí jajajaja

      Eliminar
  3. Mara de momento sólo ha empujado un par de veces a otro niño, pero tengo la sensación de que más jugando que queriendo hacer daño. De momento, por suerte, no conocemos esa faceta violenta suya. Eso sí, tirar cosas al suelo cuando se cabrea ya es un clásico ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M ahora cuando se cabrea llora (algo más adaptativo que el mordisco) así que esta fase drácula le ha durado poco, a ver con qué nos sorprende ahora...

      Eliminar
  4. Mira que mi bichilla es bruta, pero a la hora de interactuar con otras criaturas parece que se contiene y no agrede. A ver si le dura esta moderación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, al final es una etapa bastante común pero claro, no todos los niños pasan por ella

      Eliminar
  5. "Exigir que le pida perdón es inútil a estas edades porque no entienden su significado." Me ha encantado leer eso. No imaginas la cantidad de veces que escucho a padres en el parque exigiendo a sus hijos que pidan perdón. Niños que apenas hablan. Tomo nota de tus ideas por si nos vemos en la situación :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad pedir perdón es un comportamiento social avanzado que no se entiende hasta más adelante: ni el que lo pide ni el que lo recibe así que mejor probar otras formas para que entiendan que han hecho daño a alguien

      Eliminar
  6. A mí también me ha gustado mucho esta entrada. Me apunto todo porque mi bebe de 10m apunta maneras. 😬
    Me muerde y pellizca. No sé como hacerle entender porque creo que es un juego para él. Nada que ver con tu entrada pero igual de preocupante para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con 10 meses no saben lo que es hacer daño: todo para ellos es un juego. Cuando nos hace esto, siempre le decimos que NO, intentando mantener la calma siempre pero poniéndonos serios para que sepa que no nos gusta. Es algo con lo que hay que ser constante porque no lo aprenden a la primera

      Eliminar
    2. A mí también me muerde y pellizca, con 17 meses, ¡y tiene una fuerza! Tanto los mordiscos como los pellizcos son SUPER dolorosos :'( Yo estoy empezando a sentir miedo cuando se me acerca, no quiero ni pensar lo que sentiría un niño pequeño si le hiciera lo mismo, así que vamos a tener que vigilarlo bien... Y hacer lo posible para que entienda que no debe hacerlo cuanto antes...

      Eliminar
  7. http://frikadasdepaula.blogspot.de/2015/12/dzieci-ktore-gryza.html
    :) Gracias por dejarte traducir :)
    Por cierto, mi niño ahora ha empezado a mordernos a mí y a su padre... Yo estoy entrando en una etapa de "miedo a que me abrace" porque los mordiscos son bien fuertes y encima tiene 16 dientes o más (y normalmente los mordiscos van con abrazos)... Ahora a cruzar los dedos para que nosotros sigamos siendo sus víctimas y no empiece a hacer lo mismo con los niños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M lo ha dejado hace tiempo, al final lo que hicimos funcionó y sólo han sido unas semanas de "vigilancia estrecha"

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...