Insomnio y maternidad

lunes, 28 de septiembre de 2015


Son las 5:00 de la mañana, tu hijo se acaba de dormir después de un microdespertar pero tú estás totalmente despejada. Das vueltas en la cama intentando buscar una postura más cómoda, cierras los ojos, cuentas ovejitas, te dices una y otra vez que tienes que dormirte porque si no, el día va a ser horrible, miras cada cinco minutos el reloj desesperándote porque la hora de levantarse se acerca y tú no has dormido nada. Lo has intentado todo pero nada te funciona: no eres capaz de dormirte.

Siento decirte que no lo has intentado todo. Es más, todo lo que has estado haciendo, aunque parezca que has hecho muchas cosas, en realidad siempre consiste en hacer lo mismo una y otra vez: “obligarte a dormir”.

Cuando tenemos un problema, intentamos resolverlo en primer lugar usando el sentido común: “Si quiero dormir y no puedo, voy a buscar los medios necesarios para hacerlo” Tiene lógica ¿verdad?.
Si te funciona, estupendo. Lo malo es cuando no funciona la primera cosa que intentas, ni la segunda ni la tercera ¿qué está pasando? Cada vez te vuelves más creativa: te pones música relajante, tomas un vaso de leche caliente… pero sigues sin poder dormirte.

Es en estos momentos cuando tienes que replanteártelo todo y comprobar si de verdad lo has probado todo o si en realidad estás haciendo siempre lo mismo.

Volvamos al problema del insomnio. Todas las estrategias que he puesto van encaminadas a inducir el sueño de una forma u otra. Es lo lógico: si tienes que dormir, hay que hacer algo para que te entre el sueño.

Como dije antes, si la lógica te funciona, estupendo.

Lo malo es que a la larga, cuando se trata de temas fisiológicos (hambre, sueño, etc) es muy complicado forzar que ocurra de manera artificial. Esto se entiende mejor con las ganas de hacer pis: si quieres hacer pis y no tienes ganas, por mucho que te sientes en la taza del wáter no vas a conseguir nada y acabarás aburrida o peor, desesperada.

Con el sueño ocurre algo parecido: si te esfuerzas en quedarte dormida, lo más seguro es que pases una noche en vela. Y si esto se repite de manera continuada, ya tenemos un cuadro de insomnio asegurado acompañado por una angustia a la hora de acostarse.

Así pues, si lo que has estado haciendo hasta ahora es forzar que te entre el sueño por todos los medios y no da resultado ¿no va siendo hora de cambiar de estrategia? Aquí te dejo algunas actividades que ayudan a distraerte de la idea de que “tienes que dormir.”


Supérate a ti misma 

¿cuánto tiempo eres capaz de estar acostada sin dormirte? Prueba a meterte en la cama con la firme intención de pasar toda la noche despierta sin la ayuda del móvil, ni la tableta ni la tele, ni música. Nada, sólo tú y el techo de la habitación.

Calcula el tiempo

Mira el reloj y anota la hora en un papel. Ahora acuéstate y, mirando al techo, trata de calcular mentalmente cinco minutos. Cuando creas que han pasado, mira el reloj ¿acertaste? ¿sí? ¿no? Anota el resultado en un papel y prueba otra vez. Cuando aciertes dos veces seguidas, pasa a calcular 6 minutos, luego 7, 8…

Adelanta trabajo

Piensa en todo lo que tienes que hacer al día siguiente…y hazlo ahora. Lo sé son las 5 de la mañana y no te apetece ponerte a planchar ¿pero tienes algo mejor que hacer? Ya que no vas a dormir, por lo menos adelanta tareas y luego tendrás más tiempo libre durante el día. Aprovecha que estás  despierta y despejada para sacarte de encima todas esas tareas engorrosas.

¿Qué os han parecido? ¿sois de las que hacéis siempre lo mismo o de las que lo prueban todo?

¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

13 comentarios :

  1. Yo a veces me pongo a leer. Mano de santo. Aunque otras veces tengo tantos pensamientos negativos rondando que ni con esas... Lo de pensar en todo lo que tengo que hacer también lo hago pero me agobio infinito :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agobias porque no te pones a hacerlo en ese momento. Para los pensamientos…me has dado una idea para otro post :) A mí también lo que más me funciona es leer, pero si algún día tengo insomnio, probaré todo esto también.

      Eliminar
  2. Pues son unos buenos consejos, yo hasta ahora solo habia intentando obligarme a dormir jejeje!!es que a mi leer no me sirve jejej me engancho siempre demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí leer sí me sirve, será que ya estoy muy acostumbrada. De hecho, si leo de día, me suele entrar sueño igual XD

      Eliminar
  3. Pues son unos buenos consejos, yo hasta ahora solo habia intentando obligarme a dormir jejeje!!es que a mi leer no me sirve jejej me engancho siempre demasiado.

    ResponderEliminar
  4. ¡Yo lo que quiero es dormir! Mira que pese a los despertares de la niña he pasado casi dos años con una facilidad pasmosa para volver a conciliar el sueño, pero desde este verano todo se me ha complicado y se me pasan las horas en vela como una tonta. Además, no puedo irme de la cama porque si no estoy a su lado mi bichilla se despierta. Me llevo la tablet para trabajar aunque sea a las 4 de la mañana, a ver si así me entra el sueño otra vez, pero este hombre es delicado para la luminosidad de la pantalla y si me pilla pone el grito en el cielo. ¡Ay Señor, qué vida nocturna más dura llevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final el cuerpo se acostumbra y cada vez es más complicado conciliar el sueño. Prueba con lo que he dicho al principio a ver qué tal. Tiene unos resultados asombrosos.

      Eliminar
  5. A mí me da el sueño con el móvil, "whatsappeando", "facebookeando"... Como son cosas que me cuesta hacer mientras A. está despierto, las hago cuando duerme, y al final me duermo yo también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, aunque se supone que las pantallas nos impiden dormir, no todo el mundo es igual y si a ti te funciona ¡pues fenomenal!

      Eliminar
    2. Va a ser que me funcionaba básicamente porque no tenía insomnio... Esta noche me desperté a las 4 (yo sola, no me despertó A.) y no hubo manera de volver a dormir hasta pasadas las 6... Ala, y yo toda feliz de que no tenía insomnio!

      Eliminar
    3. jajaja, bueno por un día, aunque se pasa mal, no es insomnio, ya me contarás si sigues sin dormir o fue solo cosa de una noche

      Eliminar
    4. Nada, creo que fueron solo dos (la siguiente no podía dormir por la obsesión de que me volviera a pasar, jajaja, pero duró mucho menos). Pero no me ha vuelto a pasar. Ahora quien no puede dormir es A...

      Eliminar
  6. hola, sé que es un post antiguo, pero escribo porque me siento totalmente identificada! solo que en mi caso ya llevo 4 años sufriendo de insomnio desde el nacimiento de mi bebé. Creo que mi cuerpo nunca pudo regular nuevamente el ciclo del sueño, he intentado de todo, he gastado dinero en muchas terapias y médicos sin ningún éxito. Es frustrante, es desesperante no conseguir una solución. Intentaré lo que comentas pues en estos 4 casi 5 años de leer de todo, nunca había leído algo así.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...