Los juguetes de M: Figuras de animales

miércoles, 30 de septiembre de 2015



Hace un par de meses fuimos de visita a Madrid a casa de los padres de J. M, además de pasárselo genial, encontró su nuevo juguete favorito hasta la fecha: unas figuras de animales de un coleccionable de National Geographic de cuando J era pequeño.

J me contó que recuerda la ilusión que le hacía a él y a sus hermanos ir al kiosco todas las semanas a ver el muñeco que le había tocado. Venían con un libro con fotografías e información sobre el animal de la semana que a veces también leían. Pero vamos, lo bueno era el muñeco.

Insomnio y maternidad

lunes, 28 de septiembre de 2015


Son las 5:00 de la mañana, tu hijo se acaba de dormir después de un microdespertar pero tú estás totalmente despejada. Das vueltas en la cama intentando buscar una postura más cómoda, cierras los ojos, cuentas ovejitas, te dices una y otra vez que tienes que dormirte porque si no, el día va a ser horrible, miras cada cinco minutos el reloj desesperándote porque la hora de levantarse se acerca y tú no has dormido nada. Lo has intentado todo pero nada te funciona: no eres capaz de dormirte.

Siento decirte que no lo has intentado todo. Es más, todo lo que has estado haciendo, aunque parezca que has hecho muchas cosas, en realidad siempre consiste en hacer lo mismo una y otra vez: “obligarte a dormir”.

BLW: Albóndigas

miércoles, 23 de septiembre de 2015


Ya estaba tardando en poneros esta receta, el clásico de la cocina casera para o con niños: las albóndigas. La explicación de la tardanza es bien simple, es un plato que, aunque sencillo, se tarda bastante en prepararlo y en limpiar todo después. Así que lo ideal es el día que nos ponemos a ello, hacer cantidad para congelar y ahorrarnos una comida en el futuro.

Es un plato de los que yo llamo “De tarde lluviosa de domingo” cuando lo que más te apetece es quedarte en casa. Además, es una forma de entretener a los niños para que no se vuelvan locos con el “encierro.”

Tristeza y maternidad

lunes, 21 de septiembre de 2015

Ha nacido tu bebé y todo el mundo te dice lo feliz que debes estar. Tú sonríes y asientes mientras te mueres de ganas de decir que felicidad no es precisamente lo que estás sintiendo sino más bien sientes ganas de llorar y de salir huyendo.

Pero claro, esto no lo vas a contar.

A escondidas, buscas en Internet y compruebas que esta tristeza es más habitual de lo que piensas y que se suele pasar en unos días. Pero esto no te convence ni te consuela: tú quieres estar feliz para tu bebé.

Los días van pasando y sigues igual, sin ganas de hacer nada, con sentimiento de ser una inútil y encima con la sensación de no hacer nada bien. Pues bien, es el momento de actuar, ¿qué puedes hacer para estar mejor?

La biblioteca de M: Inventario de animales ilustrado

miércoles, 16 de septiembre de 2015



Hace un par de semanas J me dijo: “oye, hace mucho que no le compramos un libro a M ¿por qué no vamos de excursión a la librería y le escogemos uno?” Como podéis suponer ni M ni yo opusimos demasiada resistencia.

Nada más entrar en la librería lo vi y supe que a M le iba a encantar, ahora que está fascinado con los nombres de los animales. Dimos alguna vuelta más por si veíamos algún otro pero nada, éste libro estaba destinado a formar parte de la biblioteca de M: Inventario de animales ilustrado.

¿Cuándo aprenden a contar?

lunes, 14 de septiembre de 2015


Desde hace tiempo ya, M juega a contar. En concreto suele decir una serie fija de números que ríete tú de los de Perdidos: 1, 2, 5, 7, 13 y 14. Si llega al catorce y hay más objetos que contar, continúa: “catorce, catorce, catorce…” También sabe coger de uno en uno, de dos en dos o de tres en tres.

Podría decirse que ya ha adquirido el concepto de número, pero ¿cuándo aprenden los niños a contar? Porque recitar los números y saber contar son cosas diferentes.

BLW: ¿Hay que saber cocinar?

miércoles, 9 de septiembre de 2015


Vuestro hijo va a cumplir 6 meses y vosotros que os apañabais la mayoría de las veces con unas latillas  o un filete os veis en la tesitura de que sois los enteros responsables de la alimentación de un bebé.

Os habéis informado y optáis por no darle papillas y hacer esa cosa “moderna” que llaman BLW. Vamos, que él solito se vaya gestionando la comida y santas pascuas. Por lo que habéis leído, al principio basta con darle fruta o trozos de verdura cocida en palitos. Es genial porque os da unos meses más de ventaja antes de haceros la gran pregunta:

¿Tendremos que aprender a cocinar?

5 maneras de deshacernos de la culpa

lunes, 7 de septiembre de 2015


Cuando pensaba que ya lo tenía superado, parece que el fantasma de la culpa ataca de nuevo: la sensación de no estar dando todo lo que debería por mi hijo, de no poder llegar a todo y por ello ser la culpable de todos los sufrimientos de M, pasados , presentes y futuros.

A nivel racional os podría decir que sé que esto no es verdad, que yo no tengo la culpa de nada (como mucho asumo responsabilidades, no culpas). Pero en realidad este sentimiento no funciona a un nivel racional cuando ataca a una madre sino que es algo más profundo y visceral.

Conseguir que el sentimiento de culpa desaparezca no es nada fácil, por no decir imposible pero sí es verdad que hay ciertas estrategias que ayudan a convivir con esta sensación o que ayudan incluso a mitigarla de una manera bastante eficaz. Son tareas que a un nivel lógico pueden parecer absurdas pero es que no están dirigidas a la parte racional de las personas sino a su parte más emocional que no se rige por las mismas reglas de la lógica.


Viajar con niños en bici: ¿trailer o silla?

miércoles, 2 de septiembre de 2015


Estas vacaciones nos liamos la manta a la cabeza y decidimos hacer un viaje suicida con un bebé al que no le gusta estar sujeto a nada: 5 días en bici por Alemania. Escogimos la ruta del Rin, por ser muy llana y con posibilidad de alojamiento cada pocos kilómetros.

No voy a hablaros de la ruta en sí, que es estupenda y 100% recomendable para todo el mundo., sino de una decisión que tuvimos que tomar antes de comenzar el viaje ¿llevamos a M en silla o en tráiler?