5 consejos para no desesperarse con un bebé

lunes, 20 de julio de 2015


Hace un tiempo contaba cómo sobrevivir a la llegada delprimer hijo. Lo que trataba de decir en aquel momento era que tener un hijo nos trastoca tanto porque es un cambio radical en la vida de una persona.

Pero ¿en qué consiste exactamente ese cambio?

Hay una cosa que nunca dicen directamente y es que tener un hijo es ceder parte del control que tenías en tu vida.


Desde el momento en que nace esta nueva persona, cuestiones que antes controlabas como tu hora de la ducha, de acostarte, de comer, etc dejan de depender de tus deseos para adaptarse a las necesidades de tu bebé.

Fíjate que estoy hablando de cuestiones “pequeñas” pero en las grandes decisiones también empiezas a sentir que no eres “libre” de hacer lo que quieras, como por ejemplo el trabajo o la pareja.

Lo que tampoco cuentan es que por tu salud mental necesitas sentir que sigues teniendo el control. De hecho, la causa última de muchas depresiones postparto es que esa sensación de vértigo que tenemos cuando cogemos a nuestro hijo por primera vez se incrementa con el paso del tiempo.

Sentir esta pérdida de control como algo permanente y no temporal, unido al abandono forzoso (también temporal) de muchas actividades que te hacían sentirte bien (aficiones, trabajo, etc) es el caldo de cultivo ideal para que la tristeza se vaya apoderando de ti.

No controlar nada y no hacer nada es una combinación fatal para cualquier persona.

Te podría decir para ayudarte que criar a un hijo: dormirlo, darle de mamar, hablarle, es hacer algo. Y no algo cualquiera, algo muy importante. Pero tal vez esto no te llegue porque no cambia nada la situación.


Seguramente tú quieres volver a hacer lo que hacías antes. Bueno, eso no es posible, al menos de momento pero sí te puedo ayudar a adaptarte mejor a la nueva situación.

  • Sigue tu instinto. Si no paramos de seguir consejos ajenos con los que en el fondo no estamos de acuerdo, estarás pasando el control que deberías tener tú a los demás.
  • Paciencia. Nada es para siempre y seguro que en unos meses después del nacimiento de tu bebé vas a poder ir recuperando cierto control en tu vida. Aprovecha el momento. Esos ratitos libres úsalos para hacer aquello que más te apetece. Piensa que tu energía depende de una batería que se recarga con actividades. Sé que a veces estás tan cansada que no tienes ganas de hacer nada pero pregúntate lo siguiente: ¿si hago esto, aunque me cueste, luego estaré mejor o peor?
  • Delega. Delegar puede suponer una pérdida de control pero si lo hacemos de manera consciente y voluntaria, sabiendo que es por tu bien y el de tu bebé, puede suponer la tabla de salvación que necesitamos. Para ello hay que aprender a delegar.
  • Ponte plazos. “Si dentro de un mes la situación no mejora, tendré que cambiar algo”. Piensa que muchos de los problemas que tenemos con un bebé suelen solucionarse por sí solos al cabo del tiempo.

Para terminar, una última cosa: la tristeza,  la angustia, el estrés o como lo quieras llamar  no son culpa tuya ni de tu bebé. No lo olvides, quizás es lo más importante.

¿Qué pensáis? ¿vosotras qué hicisteis para no caer en la desesperación?

¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

10 comentarios :

  1. Muy buenos consejos. La verdad es que yo los he ido siguiendo, algunos, y todo me ha ayudado a seguir con el día a día sin perder la cabeza. Sobre todo el consejo de seguir con mi instinto y así nadie me calienta la cabeza. O el de tener paciencia, porque con un bebé, la paciencia debe ser infinita. Sabemos que llegará el momento en que las cosas volverán a su lugar, solo se necesita momentos de adaptación y sobre todo, momentos para saber lo que el bebé y la mamá necesitan.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, el saber que al final esta etapa frenética acabará pasando ayuda a no perder la cabeza, aunque a veces se le hace bastante cuesta arriba

      Eliminar
  2. Yo esta mañana me he desesperado bastante.No quería dormir la siesta, ni comer, ni jugar. Si la ponía a la teta me mordía. Si le regañaba por morderla lloraba. Por lo que vuelta a la teta. Y vuelta a morder y a regañarle. Y luego me ha mordido un brazo, y después se ha puesto a dar portazos contra la pared... ¡ay y por fin se ha dormido! ¡Qué ganas de salir de vacaciones, de cambiar de aires y de no tener que hacer nada más que dedicarme a ella sin sentir que estoy dejando mil cosas por hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros a días así les llamamos "días gremlin" porque parece que incumplimos alguna norma sagrada y nos ha mutado el niño.
      Lo peor de ser madre y de trabajar es que casi no hay momentos de desconexión porque cuando no estás haciendo de madres, estás trabajando y viceversa

      Eliminar
  3. Yo, cuando algo va mal, siempre digo "es una racha". Je,je, je. Y, la verdad, siempre lo es. Si no, ya habría que tomar cartas en el asunto, como tú comentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, las famosas rachas. Lo malo es que lo bueno también suelen ser rachas y con eso no contamos cuando se terminan. :)

      Eliminar
  4. Pues no desespero porque tengo claro desde el principio que la cosa iba a ser de esta manera. Hay cosas que ahora no puedo hacer, pero pasado un tiempo (variable y que no puedo controlar) s´i.
    Es ley de vida y lo mejor es aceptarlo.
    Irene MoRe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intentar hacerse una idea es lo mejor. Lo que ocurre es que muchas veces tenemos una idea de la maternidad de las películas o de las series donde las madres siguen con su vida como si nada (ej: Anatomía de Grey)

      Eliminar
  5. Yo tuve un dia horrible esta semana. Aunque adaptamos el piso para que fuera seguro mi hijo ahora intenta escalar estanterías, o correr encima de la cama, o enciende el lavaplatos... Estoy pensando en actividades para hacer que satisfagan esas necesidades de explorador que tiene... (grupos de juego, mas paseos a pesar del mal tiempo, parques interiores...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También puedes hacerle cajas sorpresa: cajas con diversos objetos de andar por casa, ya solo sacarlos y meterlos se entretienen bastante

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...