Sobre columpios, césped y paseos

lunes, 15 de junio de 2015

Una tarde de domingo cualquiera, J y yo decidimos que era bueno salir a dar una vuelta para que M se despejase un poco y no nos volviera locos. Teníamos como destino un parque cercano con mucha hierba, hojas, flores y piedras. Al salir de casa, M quiso ir andando ¿por qué no? Al fin y al cabo, salimos para que él estuviera entretenido.

Pues bien, digamos que estuvimos 45 minutos de reloj para recorrer unos 100 metros. ¡La de cosas interesantes que hay en una calle para un bebé! Escalones para sentarse, palomas, agujeritos pequeños en el empedrado, persianas cerradas de los comercios, escaparates, etc. Por supuesto, al final J y yo nos cansamos de estar de pie así que cogimos a M en brazos y en 4 minutos estábamos en el parque donde nosotros nos pudimos sentar y él continuar con sus labores de exploración.

Ahora os pido que hagáis un ejercicio de memoria visual: ¿cuántos niños menores de 3 años recordáis ver paseando por la calle? Me refiero a que sean ellos los que van andando, no me valen mochilas ni carritos. Yo no veo demasiados.  Cuando hacemos salidas de ocio infantil casi siempre los llevamos a un sitio especial para ellos: un parque, un centro comercial o unos columpios. M es el único de los tres que pasea de verdad, por el puro placer de ir descubriendo cosas por el camino sin intención de dirigirse a ninguna parte, porque el lugar interesante es donde está él en ese momento. Por eso nosotros nos cansábamos y él no.

J siempre me dice que no le gustan los parques infantiles, que parecen guetos donde “guardar” a los niños. M debió heredar esta opinión de su padre porque cada vez pasa menos tiempo en los columpios y en seguida quiere ir a explorar las “afueras”: los jardines, la calle, las plazas, etc.  ¿Cuándo se convirtieron los columpios en sitios con vallas invisibles? He visto padres que impedían que sus hijos se saliesen del recinto. Y no me refiero a que se pusiesen a jugar en la carretera, no. Me refiero a que esos niños querían ir a la hierba o a un camino de tierra por donde no pasan coches. Pero no, los niños tienen que estar en los columpios.


Antes no había tanta delimitación. En la plaza que había debajo de casa de mis padres había columpios pero estaban desperdigados por la plaza: uno en lado, otro en otro y uno más allá en la otra punta. En medio había caminos, bancos, etc. Ahora esa plaza cambió y han hecho un recinto especial para niños con columpios y el resto son bancos o césped “que no se puede pisar” (afortunadamente los niños que hay ahora rompen esa norma, M incluido.) ¿Qué absurdez es esa de que el césped no se puede pisar? Es tan absurdo como tener un tobogán por el que está prohibido tirarse. Yo al menos no lo entiendo y si hay alguien que está leyendo esto y lo hace, por favor que me lo explique.

Luego está el colmo del absurdo y se trata de “las edades obligatorias” del uso del parque. Pongo obligatorias porque a los columpios a los que vamos habitualmente hay un cartel que pone lo siguiente: “Prohibido el uso de este recinto por niños que están fuera de las edades recomendadas”. Le hubiera sacado una foto pero es que le han hecho una pintada y ya no se lee. Vamos a ver, o recomiendas o prohíbes. Con todo, resulta que la edad mínima recomendad es 1 año, así que M se pasó todo un verano infringiendo esa norma porque con 8 meses que gateaba yo lo llevaba allí a que explorase. Sobre la edad máxima tampoco estoy de acuerdo ¿por qué no puedo tirarme yo por un tobogán? Qué ganas de poner normas tiene la gente y qué ganas de compartimentar segmentos de la población. Para rizar el rizo, la nueva moda son los “gimnasios para mayores”, esos columpios disfrazados de gimnasio que ahora hay por todas las ciudades. Pues resulta que a esos los niños no pueden ir, solo los mayores. En serio, si alguien entiende algo que me lo explique.

La ciudad es de todos, de los niños también. Puedo comprender que pongan “edades recomendadas” (lo comprendo pero no estoy de acuerdo) pero lo de prohibir pasear por el césped o tirarte por un columpio…eso es discriminación.

Image and video hosting by TinyPic

24 comentarios :

  1. Mi bichilla lleva meses saliendo a caminar, eso sí, cuando vamos al menos dos personas. Porque uno lleva el carro por si se cansa, e ir correteando tras ella con el carro no es nada práctico. Y también vemos que el resto de niños van atados al carro siempre, y aunque se revuelvan porque quieren bajar nunca se les da esa oportunidad. Entiendo que muchas veces vamos con demasiadas prisas y no podemos adaptarnos a su ritmo, pero cuando salimos expresamente a pasear de forma tranquila ¿por qué no dejarlos a su aire? Con los columpios le pasa algo parecido, solo que en vez del césped ¡mi bichilla es megafan de la tierra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo que hago es que si voy yo sola con él no me alejo mucho de casa por si hay que llevarlo en brazos porque no quiere mochila ni caminar. Estoy de acuerdo en que a veces perdemos el norte y pensamos que hasta que no lleguemos al parque no se va a divertir cuando ya lo está haciendo por el camino!

      Eliminar
  2. Por aqui no se ve lo de edades obligatorias de nada, se ve que lo dejan en manos del sentido comun de cada uno, jajaja. Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí están un poco escondidas pero cada columpio tiene una chapa donde pone las edades. Menos mal que M no sabe leer y pasa del tema jajaja

      Eliminar
  3. El mío también camina pero si tenemos el coche cerca o estamos cerca de casa, rápidamente pide brazos y ya son 16kg, por eso, para largas caminatas llevamos la silla de paseo.
    Al parque que vamos tiene hierba y asfalto donde los niños juega a cocinitas y pelota, respectivamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 16 kgs ya son muchos! yo si estoy sola procuro no alejarme mucho de casa y ahora que M es un poco mayor, J lo pone a hombros y no se cansa tanto como llevarlo en brazos. El no tener silla hacer que nos volvamos más fuertes jejeje

      Eliminar
  4. Que razón tienes; a la peque los columpios no le gustan muy a menudo,ella prefiere la hierba,las piedras,ir a ver los patos al puerto y los columpios de mayores jajaja y que alguien se atreva a echarla :-) , lo de caminar va segun el día pero cuando quiere nos damos unas caminatas que no veas,es verdad que se ven pocos niños andando...
    Un gusto pasar por tu blog,que no conocía,
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A M los columpios de mayores...y ¡jugar con los mayores! menos mal que de momento ha topado con niños bien majos y lo han aceptado en sus juegos.
      Me alegro que te haya gustado mi blog, gracias por pasarte y comentar

      Eliminar
  5. Hola,
    me gusta mucho lo que dices. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Tampoco encuentro ningún tipo de sentido a tener que poner goma en el suelo de los parques! Pero que los niños y niñas no pueden jugar con arena, piedras, ramas pequeñas, trozos de corcho o arena? No entiendo la manía de poner cosas blandas en los suelos de los parques infantiles! Yo cuando era pequeña jugaba siempre en el patio de casa o en el bosque y aún estoy viva!
    Son temas para reflexionar!
    He hecho un gran descubrimiento con tu blog. Me gusta mucho.
    Besos
    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, lo de la goma además tiene una desventaja y es que es muy sucia, todo lo absorbe y se queda ahí para siempre (zumos, etc). M en cuanto ve un parque con arena o piedras se lanzan a por él, en los de goma no dura mucho.
      Muchas gracias por comentar, me alegro que te haya gustado el blog

      Eliminar
  6. Ahora que te leo he caído en que tienes toda la razón. Se ven muy pocos peques andando por la calle.Nosotras a no ser que tenga prisa por algo en concreto solemos salir andando de casa. Al ratito ella se cansa y se sienta en la silla tan tranquila y cuando se aburre volvemos a empezar. Está claro que es más modo llevarles atados y controlados en la silla pero yo la experiencia de ir explorándolo todo si puedo, no se la quito. Hay días que el objetivo para mi es llevarla al parque pero al final con sólo hacer el trayecto ya hemos pasado el rato: bordillos, rampas, portales, muchiiiisima gente, persianas, escaparates, baldosas, agujeros, alcantarillas...todo es susceptible de ser admirado y a mi me encanta verla :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es genial verlos pasear, aunque por otra parte para nosotros es más cansado: en el parque te sientas y mientras estás de paseo tienes que estar de pie jijiji

      Eliminar
  7. Pues nosotros vamos andando todo el rato porque la mochila ya no quiere verla y en el carrito aguanta 5 minutos. Lo del césped me parece la mayor gilipollez del mundo, aunque me temo que no es tan nuevo: yo crecí en una urbanización completamente rodeada por jardines que estaban prohibidos pisar. Luego había letreros por todas partes que ponían "prohibido jugar". Eso sí había metro cuadrado de parque con columpios, pero claro... Para mí era algo incomprensible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prohibido jugar, me quedo muerta ¿jugar a las cartas también estaba prohibido? Pues yo no lo entiendo eso de vetar una parte de suelo

      Eliminar
  8. Me autoflajelo. Ayer mismo le dije a mi hijo que la zona de césped no era para jugar al fútbol y sí ya sé lo que piensas, pero seguiré sin dejarle. La zona verde del parque de ayer no está diseñada para ser pisada, arrancada de zancadas ni maltratada. Otra cosa es el césped de la urbanización, donde jugamos descalzos a futbol, al badmington o a dar volteretas y sin problemas. Yo creo que depende qué zona, qué cesped, cómo pises (si con calzado, tacón o descalzo) y qué deporte.
    Me ha gustado la reflexión de hoy. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el problema está en poner un suelo "para mirar y no para pisar" Ahí es donde se pierde el norte. Yo no he hablado de maltratar nada, pero si un suelo se estropea al pisarlo creo que habría que cambiarlo y no prohibir pasar por él.

      Eliminar
  9. Me ha encantado. Totalmente de acuerdo contigo. A menudo el Papá en Prácticas se empeña en ir al parque. Ay! el parque, el parque... y no se da cuenta de que a menudo lo importante es el camino y no ese lugar "guardaniños" como bien tú has definido. Había que escribir un post como este. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entono el mea culpa, mamá jefa. Perdóneme usted.

      El otro día, a cuenta de todo esto, pasé por una plaza con parques y demás que tenía un cartel en el que ponía que estaba prohibido jugar a la pelota. Y no es la primera vez que lo veo. Nosotros, cuando éramos pequeños, jugábamos con la pelota en cualquier lado... Qué penita.

      Eliminar
    2. Coño, he contestado con el perfil de blogger... :-S

      Eliminar
    3. Lo del cartel que prohíbe jugar a la pelota ya lo he visto en varios sitios pero el más absurdo de todos: ¡en un parque infantil! ¿pero no se supone que es para jugar? Ahora va a resultar que hay que jugar a lo que los carteles digan.

      Eliminar
  10. A ver, yo lo de las edades recomendadas lo entiendo... porque a veces veo en el parque a niños de mil años subiéndose a los columpios estos de cestilla de los más peques y se los podrían llegar a cargar, al final estas cosas están diseñadas con una idea de pesos máximos en mente... Igual mejor que poner edades, deberían poner pesos?? No sé.

    Ahora lo de prohibir pisar el césped, o que vayan los perros al parque (eso no lo comentas, pero a mí me pone negra) me parece irreal. No pueden pretender que cumplamos con todos esos requisitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pusieran por peso se estaría discriminando a los niños obesos, creo yo. A mí me parece que esos columpios resisten bastante peso. Lo que tú dices de niños mayores me parece más bien un problema de urbanidad que otra cosa y eso no se arregla prohibiendo la entrada…es más bien un cuestión de educación.
      Lo de los perro es cierto, a mí tampoco me gusta porque si yo no conozco al perro, pues no sé si me puedo acercar o no…en otros países lo que hacen es que algunos perros tienen un distintivo de "buen vecino" y si llevan esa placa tienen derecho a estar en más sitios porque es seguro que no van a causar problemas. A mí me parece una solución bastante buena, más que prohibir

      Eliminar
  11. Yo también a veces dejo que Antek vaya andando, también porque me deja bastante claro que quiere ir andando ya desde casa, y ahora que lo dices me doy cuenta de que es cierto que normalmente los niños tan pequeños no suelen ir andando. De hecho una cosa que lo demuestra es que muchísima gente se queda mirando para Antek y sonriendo y a veces me dicen cosas que no entiendo (todavía no se mucho de alemán).
    A mi una vez me gritaron como a uno de los peores criminales juveniles por tirarme por una tirolina (creo que se llama así). Y eso que lo hice a las 12 de la noche cuando no había niños. Me pareció muy surrealista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos acostumbrados a verlos en las sillas o en brazos, pero andando no. También es porque el rato que se pasan andando es relativamente corto, se cansan enseguida y seguro que antes de llegar al destino.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...