Revisión pediatra: 18 meses (con sorpresa final)

miércoles, 3 de junio de 2015

M cumplió 18 meses hace una semana. Año y medio. Ya está en la barrera entre ser un bebé y un niño: él no tiene ninguna duda, es un niño y lo dice bien clarito. A mí me está costando el dejar de verlo como un bebé manejable y tranquilo aunque me gusta el niño en que se está convirtiendo. Mucho más divertido que un recién nacido.

A lo que iba, que una de las cosas que vienen incluidas con el cumple de los 18 meses es la visita de rigor al pediatra. Como ya sabéis los incondicionales, hace unas semanas decidimos despedir a nuestro pediatra así que esta cita iba a ser con alguien nuevo.



Unos días antes del “encuentro” J y yo empezamos a obsesionarnos un poco por la altura. Decíamos: ya casi choca con la puerta de la nevera o pues ya no hay que recogerle tanto los pantalones ¿tú crees que ha crecido algo? ¿dónde tienes el metro? A ver si lo podemos medir aquí nosotros, mira a mí me llega más o menos por aquí (la mano en un punto indeterminado de la pierna) y así hasta el hartazgo. Del peso poco nos preocupamos porque de eso sí que estábamos más seguros de que mucho no había engordado así que en ese aspecto íbamos con la tranquilidad del que se presenta al examen sin haber estudiado nada, teniendo la certeza absoluta de que suspenderíamos sin remedio.

Yo llegué con M diez minutos antes de la consulta y me encontré con la sala de espera vacía. Suspiré aliviada: por lo menos no hay más niños que lo vayan a contagiar, como nos pasó la otra vez. Cuando la nueva enfermera nos vio entrar nos dijo que podíamos pasar. ¡Milagro! La otra enfermera siempre nos hacía esperar hasta la hora en punto aunque ella no estuviese viendo a nadie. No sé si iba yo muy contenta con el cambio pero me pareció una señal estupenda.

Llamo a J y le digo que se venga ya que vamos a entrar (trabaja al lado del centro de salud así que puede usar el tiempo del café para la revisión). La enfermera nos pide que desnudemos a M y lo pongamos en la báscula. Como es habitual ya, a M no le gusta ni un pelo tener que sentarse ahí y empieza a protestar. La otra enfermera no hubiera hecho nada pero esta sí: “Mira, por la ventana que paloma más chula ¿la ves? ¡mírala que está ahí!” Se me saltaban las lágrimas de la emoción al ver que le se dirigía a él con voz alegre. Peso: 10 y pico (unos 400gramos más que hacía 3 meses).

Inciso: Las dos enfermeras son bastante parecidas entre sí físicamente y deben de tener una edad similar así que no me valen los prejuicios tipo las jóvenes son mejores/peores. Fin del inciso.

Llegó el momento de medirlo, como no, M protestando otra vez (pobre). Esta enfermera actuó rápidamente para que M no se pusiera más nervioso. Resultado: 80 cm (3,5 cm más que hace tres meses).

La cabeza. Aquí llegó la gran diferencia. A estas alturas en las otras consultas M estaba tan alterado que ya sólo quería brazos. En una ocasión le comenté si no le podía medir la cabeza mientras yo lo sujetaba a lo que me contestó: no, tiene que estar TUMBADO ¿?¿?¿ Nunca lo entendí y después de lo que hico la Nueva y Maravillosa Enfermera lo entiendo menos. Para medirle la NYME lo sentó en la camilla, le dio un juguete y mientras M estudiaba con detenimiento lo que le habían dado, ¡zas! La cabeza ya la tenía medida. No recuerdo la cifra pero el aumento fue de 0,5, va dejando de ser cabezón poco a poco.

Ahora viene la prueba de fuego, cuando comprueban los percentiles. “¿Come bien? ¿cena algo aparte de lácteos?” Sí. “Bueno, entonces se moverá mucho ¿no?” Me tuve que contener para no abrazarla.

Llega el turno de la pediatra, sonriente con M y con nosotros. Nos pregunta si es la primera vez que venimos al centro de salud y la enfermera contesta por nosotros: “son del otro lado” (pienso, sí del lado oscuro pero nos escapamos). No hay más comentarios. Le explora la barriga, los oídos y la boca. Nos hace algunas preguntas de motricidad ¿sube y baja escaleras? y de vida social ¿tiene interés por otros niños? De lenguaje no preguntó nada porque ya vio en vivo y en directo que M (tranquilo y contento, por cierto) no se callaba. Cuando terminó nos dijo que estaba todo perfecto y que nos podíamos ir. ¿En serio? ¿sin análisis de sangre ni comentarios tipo “este niño se está quedando…”? Una maravilla.

Un momento…falta algo…18 meses, calendario de vacunación ¿no había que ponerle una vacuna ahora? Pues por lo visto sí peeeeero resulta que el Sergas está desabastecido. Debe haber un baby boom en Galicia del que no tenemos noticia o de verdad que andamos muy mal de dinero. Dijeron que nos llamarían en unas semanas. Seguiremos informando. Mientras tanto, no hemos quedado contentísimos con la nueva pediatra (y enfermera) de M.

Image and video hosting by TinyPic

28 comentarios :

  1. ¡Qué bien lo del nuevo pediatra! Así da gusto, la verdad. Nosotros la revisión de los 18 meses fue solo con la enfermera, que, por cierto, es sacada de la peor película de terror: "¿Todavía toma teta?", "¿Pero todavía tienes leche?", "Está muy delgada"... Y un largo etcétera que ya me tomo con humor. Paciencia infinita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, por lo menos no nos dijo nada de nada. Aunque en realidad, lo que menos me molestaban eran los comentarios como los que te dicen a ti, lo peor era que el otro estaba empeñado en hacerle análisis de sangre así por las buenas y claro, eso ya es otra cosa

      Eliminar
  2. Es la primera vez que escribo pero es que no me puedo aguantar...Tienes más razón que un santo!! No entiendo por qué tenemos que mentir a los pediatras/enfermeras, pero es que así nos ahorramos un montón de explicaciones y que nos miren con cara de "qué mala madre eres" porque le sigo dando teta a mi hija y se come la fruta a mordiscos con 9 meses...y de lo de darle miguitas de pan pequeñitas para que aprenda a comer sólidos ni hablamos...como dice Diana, Paciencia Infinita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar, me hacen mucha ilusión que la gente se tome la molestia de escribir. Pues si con 9 meses te miran mal por darle teta, ni te cuento lo que harán si continúas hasta el año y medio. Tengo que decir que esto de la lactancia a mí me han respetado bastante y nadie me ha sugerido biberón ni nada por el estilo

      Eliminar
  3. Nosotros fuimos esta semana a la consulta de los 18 meses (con un mes de retraso), que era sólo con la enfermera. Mopito el pobre lo pasó fatal desde el mismo momento que intentaron pesarlo. Y me temo que en el estado que estaba ningún juguete le habría calmado. Nos llevamos una buena sorpresa nosotros también porque ha subido 20 puntos de percentil tanto en peso como en altura. Aunque me parece que esta enfermera era más generosa midiendo que nuestra pediatra, porque según sus datos de cabeza había aumentado casi 70 puntos de percentil! Imposible!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues el tío ha crecido lo que no está escrito o están mirando tablas de percentil distintas. De todas formas, esto me recuerda a que una vez cuando yo tenía unos 13 años o así en la revisión médica la pediatra me dijo que había crecido más de 15 cm en un año! Y luego resulta que estaba mirando la historia del paciente anterior...

      Eliminar
  4. La verdad es que, en ese aspecto, yo no puedo quejarme de enfermero ni de pediatra, son los dos encantadores. Eso sí, a la pediatra le gustan los bebés rollizos y con Peque cortó la lactancia materna en la primera visita (lo intentó, porque yo no le hice caso)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad no entiendo esa manía de los bebés gordos, en vez de mirar tanto la báscula, deberían mirar más al niño

      Eliminar
  5. ¡Genial el cambio de profesionales! Oye pues a mí sí que me han vacunado a la bichilla a los 18 meses y me han dicho que ya no más hasta los 4 años. La cabeza hace ya un montón de tiempo que se la miden estando sentada o cogida en brazos ¿qué necesidad hay de tumbarla? Eso sí, la mía empieza el drama de gritos y llantos antes de que la toquen. ¡Qué genio! Y con el tamaño que tiene aún impone más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en Cataluña deben ser más previsores que aquí en esto de las vacunas porque si no, ya me contarás. Esperemos no estar mucho tiempo sin ponerlas.
      Lo de medir la cabeza sentado lo veo lo más normal, lo que no me parecía lógico era lo que hacía la otra, aparte que tardaba una eternidad en medir

      Eliminar
  6. Como entiendo ese estado de felicidad justo lo viví hace unos meses.... yo no sé tú pero lo único que pasa es que ahora me arrepiento de haber aguantado tanto para hacerlo !!! A mi con N me pasaba justo lo contrario siempre está a punto de salirse de la gráfica por arriba y nos tenía amargada con quitar el pecho, dejar llorar... todo era culpa del colecho y de cogerla en brazos y un sin fin de tonterías del estilo. Además por supuesto de la poca simpatía o amabilidad hacia la niña o hacía nosotros.

    Así que me alegro un montón que hayas tomado la decisión, N ya hasta entra sonriente a la consulta y sale diciéndole adiós !!! Y esperemos que os llamen pronto para las vacunas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, teníamos que haberlo hecho antes pero oye, más vale tarde que nunca.
      De las vacunas seguimos sin tener noticias, seguiremos informando

      Eliminar
  7. ¡Qué guay que el cambio hay sido para mejor!
    Por la frase "son del otro lado" da la impresión que no habéis sido los únicos en cambiar...
    La verdad es que hay muchísima diferencia de unos pediatras a otros. Nosotros al principio teníamos una enfermera majísima con los niños, cuando se fue la que vino era muy seria no había color.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser habitual los cambios, sí porque no se sorprendieron ni preguntaron. A mi lo que más me molestaba era su obsesión con hacerle análisis de sangre al niño sin necesidad

      Eliminar
  8. Me alegro mucho de que el cambio haya sido a mejor. Si es que a poco que no nos den el coñazo nos conformamos. Yo me cambié pero del tirón. En la segunda visita ya lo pensé. En la tercera, mientras esperaba, oí la voz del pediatra a través de la puerta y dije, ya está, la última. No me gustaba nada como pediatra, al menos en ese momento y en esa situación, y encima es que personalmente ya me causaba rechazo. Así que cambiamos y triunfamos. Ya le dediqué un post en el blog a nuestro magnífico pediatra.
    Y del peso y demás también podríamos contar... de todo. Yo siempre he pensado que, si están activos, contentos y descansan, ¿qué más queremos? Mucho síntoma de enfermedad no puede haber ahí.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. ¡Felicidades!
    Viva la gente competente. La verdad es que es genial que os vaya tan bien con el cambio.

    Me ha hecho gracia esa frase: son del otro lado.
    Denota que no sois los únicos que venís de allí.
    Nosotros fuimos a la revisión hace una semana y salí super contenta. La nena sigue subiendo de peso y la pediatra cuando la ve siempre dice que todo eso es poder de la teta y de los padres que siguen sus instintos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Felicidades por el cambio. Yo soy del Servicio canario de salud y a mi me tienen loquita con el peso. Ya tiene 19 meses pero en la revisión de los 18 nos mandaron a control de peso en 3 meses xq le dio percentil casi 10.. pesó 10 kl 400 gr. No me gusta la idea xq yo se que mi niño ahora esta en fase que quiere mucha teta. También es que nacio con 2700!! Ya veremos que nos dirán, la verdad es que en un mes no ha engordado nada y voy a ir muy preocupada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pesa menos que M con la misma edad. A M le pasó eso de que en unos meses no engordó nada (y cuando digo nada es menos de 100 gramos en dos meses) y le detectaron una infección de orina. Una semana de antibióticos y listo pero nunca nos dijeron que nada de meterle más comida ni por supuesto nada de quitarle el pecho.

      Eliminar
  13. Felicidades por el cambio. Yo soy del Servicio canario de salud y a mi me tienen loquita con el peso. Ya tiene 19 meses pero en la revisión de los 18 nos mandaron a control de peso en 3 meses xq le dio percentil casi 10.. pesó 10 kl 400 gr. No me gusta la idea xq yo se que mi niño ahora esta en fase que quiere mucha teta. También es que nacio con 2700!! Ya veremos que nos dirán, la verdad es que en un mes no ha engordado nada y voy a ir muy preocupada...

    ResponderEliminar
  14. Felicidades por el cambio. Yo soy del Servicio canario de salud y a mi me tienen loquita con el peso. Ya tiene 19 meses pero en la revisión de los 18 nos mandaron a control de peso en 3 meses xq le dio percentil casi 10.. pesó 10 kl 400 gr. No me gusta la idea xq yo se que mi niño ahora esta en fase que quiere mucha teta. También es que nacio con 2700!! Ya veremos que nos dirán, la verdad es que en un mes no ha engordado nada y voy a ir muy preocupada...

    ResponderEliminar
  15. Gracias. Si yo se que pesa poco. Veremos como van pasano estos dos meses...

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Gracias. Si yo se que pesa poco. Veremos como van pasano estos dos meses...

    ResponderEliminar
  18. Que bien! Yo me di cuenta cuando llevamos a mi hijo al medico la semana pasada aquí (estamos en Polonia ahora) y la pediatra le hablo e intento distraerlo con tonterías cuando empezó a llorar, de que en Alemania tampoco se dirige a el el pediatra y es ya el segundo al que vamos... Pero bueno, como por todo lo demás no tengo queja, digamos que es "neutro", y tiene la súper mega ventaja de que es colombiano y puedo hablar con el en español... Pues va a ser que nos vamos a quedar con el a pesar de todo... Porque poder hablar en tu idioma en el medico cuando estas en otro país es un gustazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando vas solo a uno te piensas que son todos así pero, vamos, no hay color. De momento no hemos ido mucho (menos mal) pero cuando vamos, yo salgo encantada

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...