¿Qué puedes hacer cuando no puedes más?

jueves, 25 de junio de 2015

La semana pasada me rompí, no pude más. Me quedé sin gasolina en el depósito. Después de varias noches durmiendo poco, con dolor cada vez que M quería mamar, sentí que era el momento de dejarlo, de no darle nunca más el pecho.

Ha pasado una semana, sigo durmiendo poco (aunque algo mejor) y sigo queriendo destetarlo pero la diferencia es que ya no estoy desesperada. En este recorrido de varios días he reflexionado acerca de lo que me ha ocurrido y de cómo lo estoy resolviendo.


Cuando ya no puedes más….lo único que puedes hacer es desahogarte:
Llora, con compañía o en soledad, como te sientas mejor o más cómoda. Yo prefiero la compañía de J. Nunca espero que me diga nada, no es necesario. En esos momentos no creo que haya nada que me puedan decir para que me sienta mejor.


Piensa en huir, en largarte, en desaparecer. No hay que tener miedo a pensar en barbaridades. Los pensamientos son solo pensamientos y si sabemos ponerlos en su lugar no tienen por qué dar miedo. Como me dijo una vez un profesor: ¿qué padre no ha pensado en algún momento en tirar a su hijo por la ventana? ¿y cuántos lo han hecho?. Estos días se me pasaba por la cabeza que ojalá tuviera un accidente y me quedara en coma durante unas semanas. Así no me enteraría del destete. También pensé en largarme a un hotel o dejar a M unos días con los abuelos. Estaba resentida con M y no veía que lo podía pasar mal si yo no estaba, o sí lo veía pero me daba igual.

No lleves a la práctica nada de lo que hayas pensado hasta ahora. Todas las decisiones que se tomen en esos momentos no son decisiones libres y meditadas sino que son esclavas del cansancio y el miedo. Por lo tanto no siempre son la mejor opción. Mi error fue llevar a cabo una decisión que había tomado en el momento de desesperación: la de un destete nocturno brusco, sin preámbulos. La primera noche no fue mala del todo: no dormimos pero tampoco lloró mucho y se calmaba con facilidad. Pero la segunda fue horrible y ahí me di cuenta de que había tomado una decisión precipitada, que tenía que descansar y meditarlo todo desde la calma.

Tómate un respiro. Como sea. J se encargó de todo durante una mañana mientras yo hacía la declaración, planchaba y descansaba viendo una serie (parece que no, pero estas cosas me relajan). Lo necesitaba como el comer. Por la tarde ya no estaba tan tensa. Pude disfrutar de M que de alguna manera notó mi cambio y también estuvo mejor.


Ahora es el momento de decidir. Desde la calma podemos tomar una decisión mucho más acorde con nosotros, y no solo con nuestra parte de miedo y cansancio. Siempre hay dos opciones: o hacer algo para cambiar las cosas o aceptar que no podemos cambiarlas y hacer algo para que no nos afecte tanto la situación. Yo opté por hacer algo: sigo pensando en el destete pero esta vez entiendo que no puede ser repentino porque lo pasaríamos mal todos y es una opción que no va conmigo.

De momento llevamos dos noches seguidas que se duerme sin la teta en la boca. Se sigue despertando igual, pero ya es un avance.

¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

18 comentarios :

  1. Ay... nosotros no avanzamos nada. A veces es desesperante. Y sí, todo pasará... pero qué duro se hace :-( Como dices a veces hay que parar para poder después disfrutar. Tengo que aplicarlo más, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que la mamá jefa iba a comentar la primera este post. La he visto reflejada en él. Sobre todo en ese primer párrafo. ¡Ánimo!

      Eliminar
    2. Parar es fundamental…para continuar cortando árboles, hay que afilar el hacha de vez en cuando

      Eliminar
  2. Es normal sentirse así. Estar agotada afecta a todo tu mundo (tu carácter, tus actividades, tus relaciones con los demás...) y hay que pararse y tomar decisiones para solucionar el problema. A ti te ha pasado con la lactancia y a otras madres con otras cosas. Yo también estoy atravesando una etapa de agotamiento. Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí he notado que mi carácter cambia los días malos. Creo que el camino que voy a seguir es el adecuado, parece que las noches van mejor y no ha habido más llantos por ninguna de las dos partes

      Eliminar
  3. Lo del destete yo lo veo taaaan difícil en estos momentos en que la teta es de todo antes que fuente de alimento. Así que si encuentras un método o alguna pauta útil te agradecería infinito que lo compartieras por aquí. Para todo lo demás te mando un besazo enorme y todos mis ánimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo decidí empezar por la de dormir porque de casualidad un día vimos que se quedaba dormido sin teta. No creo que haya un método estándar para todos, pero si te fijas, yo empezaría por la toma que menos le cuesta no hacer

      Eliminar
  4. Buenos días,
    te comprendo perfectamente, yo tengo momentos q estoy al borde de explotar y la teta por la noche me agobia cada día más... pero no sé ni como plantearme un destete nocturno.
    Emma va a hacer 22 meses y únicamente mama por las noches, pero claro, es para dormirse y cada vez q se despierta, q son unas cuantas... si le quito la teta por la noche creo q se acabaría la lactancia y no quiero forzarla...
    Mi idea es aprovechando el verano prepararle su habitación e intentar q se acueste en su nueva cama por las noches, aunque dudo q prefiera estar sola en una habitación q pegadita a mi en mi cama... pero por probarlo... si al menos consiguiera q durmiese alli la mitad de la noche ya sería una mejora.
    Yo mi momento de evasión es los 37 minutos q tardo del trabajo a casa q aprovecho para leer, normalmente algun libro de encefalograma plano q es lo q me permite entrar en modo zen jejej
    Ánimo, q todo pasa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le estaba quitando tomas de día pero si hacía eso las de la noche se incrementaban así que he cambiado la estrategia: de día toda la que quiera y por la noche no (sin que empiece a llorar, claro). Parece que nos está funcionando, cruzo los dedos porque llevamos muy poquito

      Eliminar
    2. Emma de día (si se encuentra bien) ni se acuerda de q existe la teta... Así q aunque le diese toda la q quisiera no tomaría nada... Sólo si un día está muy tontita o mala me la pide, y evidentemente le doy.
      Emma en sus 22 meses (los hace hoy!) sólo se ha dormido 1 noche sin la teta!?!?!? Me parece tan impensable encontrar otro método respetuoso para dormirla... Pero bueno, con el tiempo van cambiando y quizá un día me sorprenda y me diga "hoy no mamá"
      Mucha suerte!!! 😘

      Eliminar
  5. Yo la lactancia nocturna la aguanto muy bien, es su padre el que se queja de que a niña se siga despertando tanto y colechando con nosotros. Lo que llevo peor estos días es el tema de la comida ¡no hay forma humana de sentarla como antes en la trona! Tiene que comer yendo y viviendo del plato, corriendo por el salón, viendo la tele... Con todos estos cambios parece que vayamos para atrás en la crianza y se resiste tanto que me dan ganas de dejarla sin comer hasta que de verdad tenga hambre y venga voluntariamente a pedir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de no querer sentarse en la trona me dio para un post. Nosotros nos dimos cuenta de que le estábamos ofreciendo comida cada hora y así claro, normal que nunca tuviera hambre porque era un picoteo constante. Desde que no hacemos eso, se sienta más tiempo en la trona y come mejor

      Eliminar
  6. Normal que se acaben las energías. Pero haces bien, un día, o una mañana de hacer "tus cosas". Nosotros cuando ya estamos los dos agotados, duerme una noche la mayor xon los abuelos y se notan esas 15h fuera de casa, como el cuerpo se relaja y reservar. Ánimo con las noches!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de que M duerma fuera de momento es una utopía pero bueno, todo llegará...

      Eliminar
  7. Mucho ánimo! Yo he pasado muchos momentos así con las lactancias de mis hijos, y es cierto, no puedes decidir nada ni llevarlo a cabo de forma correcta partiendo de un momento de desesperación. Con mi primer hijo lo aprendí a base de llantos y de equivocarme varias veces, con la segunda lo he hecho desde la calma y mucho mejor, aunque creo que depende mucho del carácter del niño.

    En mi último post hablo del destete de Nora, ha sido muy poco a poco, progresivo y fácil. Pero es cierto que yo no tenía prisa y era consciente de que tardaría.

    Lo importante es tener las cosas muy muy claras, si no, no va a funcionar.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy consciente de que este destete es una decisión mía y no de él pero la lactancia es una cosa de dos y yo estaba dejando de disfrutar de M durante el día y eso tampoco es justo para él.

      Eliminar
  8. Uf, entiendo tu desesperación, necesitas desahogo, descanso y ver todo de otra manera, como has hecho. Mi destete fue muy diferente, lo llevábamos muy bien y no era exigente, sólo dos tomas de día y ninguna ya nocturna, pero sí me siento así en otras cosas de la maternidad...
    Ese botón de pausa es imprescindible. ¡Besos y lo conseguirás!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tomas nocturnas son las que más desgastan, pero mientras sean inevitables, tendré que aprender a desconectar un poco durante el día. Muchas gracias por los ánimos

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...