Frases que nunca le diré a mi hijo

lunes, 1 de junio de 2015

El típico pensamiento que tienes cuando te enteras de que vas a ser madre es el de: "yo lo haré diferente, nunca le diré esto o lo otro" Como no iba a ser menos, yo también lo tuve. Ser madre te reconecta de alguna manera con tu infancia y recuerdas  tanto los momentos buenos como los malos.

Tras esta reflexión que hice conmigo misma hago aquí el firme propósito de no decirle jamás estas dos frases que os voy a poner a continuación. Claro que seguramente le diré muchas otras que él acabe odiando. Sólo espero que me perdone y que en un futuro las recuerde para que le sirvan por lo menos para escribir un post en su blog (porque yo creo que tendrá un blog).


"Lo poco agrada y lo mucho enfada"

Vaya manera más sutil tenían mis padres de llamarme pesada ¿verdad? Pues sí, lo odiaba porque además de no saber qué contestarles me quedaba con esa sensación: la de estar molestando. El contexto en el que me lo decían era siempre el mismo, cuando estábamos jugando y terminábamos una partida y yo quería empezar otra o cuando me ponía a contarles un chiste tras otros. 
No me gusta esta frase porque no da una alternativa, simplemente transmite la idea de que molestas y que te vayas a otro lado. 
Que conste que ahora les entiendo. Seguramente se habían pasado varias horas jugando conmigo y estaban cansados o querían hablar de otra cosa que no fueran chistes ¿pero era necesario decirlo de esa manera?
Como no quiero caer en el error de decir "así no" sin dar ninguna alternativa, he pensado en qué podría decirle a M cuando me encuentre en una situación parecida a la que tenían mis padres.
Alternativas: 
  1. "Sé que te gusta mucho este juego pero ahora estoy un poco cansada de jugar a esto ¿te parece que hagamos otra cosa? Venga, ¿qué me propones que hagamos?"
  2. "Te encanta contar chistes ¿verdad? A mí se me olvidan enseguida si los escucho todos a la vez ¿por qué no me los escribes y así los puedo tener de recuerdo?"
Muchas flores que no me enfadan

"Estás quemando etapas"

Me reventaba a más no poder cuando escuchaba esto. Era una forma de decirme que era demasiado pequeña para hacer ciertas cosas pero esta manera de decirlo...como si todos los niños tuviéramos el mismo ritmo y tuviéramos que seguir una pauta marcada de antemano ¿os suena de algo, curvas de percentiles? Yo soy la pequeña de 3 hermanos que además me llevan bastantes años. Mi infancia no se pareció en nada a la de ellos. Además, el ser la pequeña era una motivación para espabilarme y parecerme a ellos. Curiosamente esta frase nunca me la dijeron cuando me dedicaba toda una tarde a limpiar la librería del salón pero sí la tenía que escuchar cuando pedía ir al cine sola con mis amigos.
¿Qué rayos es eso de quemar etapas? Nunca lo entendí y sigo sin hacerlo. Lo que si entiendo es la emoción que había detrás de la frase: miedo, miedo a que yo no fuese lo suficientemente madura para hacer las cosas y miedo a que me pasase algo. Eso sí lo puedo entender.
Alternativas:
  1. "Me da miedo que vayas tú solo con tus amigos, tengo miedo de que te pase algo. Confío en ti y sé que no vas a hacer nada que no me guste pero necesito alguna solución para sentirme más tranquila ¿se te ocurre alguna?"
  2. "¿Tienes novio/a? ¡Estarás muy contento! Cuando me enteré me dio miedo lo rápido que me parece que estás creciendo pero supongo que es lo normal. Te estás haciendo mayor pero espero que confíes en mi para cualquier problema o duda que quieras contarme. ¿puedo saber quién es, jeje?"
La madera se quema, las etapas no

No sé si están del todo bien redactadas ni si me saldrán así en su momento pero lo que sí que tengo claro es que intentaré con todas mis fuerzas no decirle jamás "estás quemando etapas" ni "lo poco agrada y lo mucho enfada."

Contadme ¿qué frases odiabais que os dijeran cuando erais pequeños?

¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

18 comentarios :

  1. uuuuffff leyendote he recordado cuatro que todavia me chirrian al recordaras:
    1. Cuando mis padres se iban de casa y me dejaban con mis hermanos mayores (en demasiadas ocasiones) yo les preguntaba entre sollozos desde la puerta y echandoles los brazos que a donde iban, y siempre me respondian "vamos a contar frailes que me han dicho que falta uno". Durante años tuve que escucharlo y claro me dejaban peor todavia...

    2. en casa eramos 8 y yo la pequeña, todos teniamos que ayudar y desde muy pequeña se me exigian tareas del hogar... recuerdo con unos 8 años mas o menos mi madre me empezo a pedir que recogiera la ropa del tendedero o que fregara los platos,... como en ocasiones anteriores cuando lo hacia siempre me corregia, le decia "es que no se" y me decia "pues practica que asi aprendes" jajaja no le falto razon!

    3. Esta tercera, de las mas tipicas, creo. Pues el hijo de fulanito va a clases de ingles, toca el piano y hace karate y le da tiempo a estudiar... Claro cuando yo le decia pues la madre de menganita le deja llegar a las 10, no surtia el mismo efecto y ademas me decia y a mi que mas me da lo que hagan otros :O

    4. y por ultimo la que mas he sentido haber obedecido.... ¿Y que vas a dejar para cuando tengas 10 años?, que mas tarde se convirtio en ¿Y que vas a dejar para cuando tengas 20?, y 30?,.... afortunadamente ya no me lo dice...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las comparaciones son odiosas, y el punto 4 es una variante de las de quemar etapas ¿qué manía tendrían con eso?

      Eliminar
  2. No recuerdo ninguna frase en especial pero desde luego tus alternativas me parecen maravillosas al par de frases que has puesto tú, que coincido contigo que no son nada bonitas. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro que te hayan gustado las alternativas, las tendré muy presentes para no caer...

      Eliminar
  3. Yo no recuerdo frases que odiase. Pero estas no me parecen tan malas. Supongo que están tan arraigadas casi casi en el refranero popular que a veces las usamos de forma inconsciente, sin tener en cuenta todo su significado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que depende de cómo te las digan y de cuántas veces lo hagan. Aún así, a mí no me gustan pero coincido contigo en que son tan populares que la gente les resta importancia. Lo que ocurre es que los niños no saben si es un dicho o no, o lo popular que es y le puede sentar bastante mal, como me ocurría a mí

      Eliminar
  4. Yo me identifico con la de Quemar etapas, porque a mí me decían Es Cosa de la Edad, se referían a la edad del pavo, pero aún ahora la siguen diciendo por cualquier motivo, por la vejez, por la madurez ... al final será eso, que la edad no tiene remedio...

    Geniales tus alternativas en positivo, utilizando mi persona para empatizar, y pidiéndole alternativas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la edad es la culpable de todos los males que nos ocurren jajaja

      Eliminar
  5. Ufff... yo tengo taaaantas frases que odiaba. Creo que por eso la sección de #PalabraDeMadre. Para mi las peores eran: Te vas a caer, Te lo dije, ¿Ves? si ya decía yo que no quería tener hijos... y un largo etcétera. Creo que tengo un trauma que poco a poco voy intentando resolver :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, la de no querer tener hijo está a otro nivel de agresividad, porque una cosa es que pienses ¿quién me mandaría a mí? (algo normal por otra parte en momentos de estrés) y otra que lo digas en voz alta.

      Eliminar
  6. Yo la frase que nunca entendí es la de "cuando seas padre, comerás huevo"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, yo tampoco la entendía pero Marujismo tiene un post dedicado a esta frase en su sección PalabraDeMadre

      Eliminar
  7. Yo que odiase ninguna. Eso sí, me hacía mucha gracia cuando me peleaba y mi madres nos decía, siempre, aquello de "sois peor que los gitanos". Luego con el tiempo supe que los gitanos también dicen esa frase, pero en versión "sois peor que los payos". En fin :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, esa sí que no la sabía, con su contrario y todo.

      Eliminar
  8. Nunca le dirìa: Todo lo que he sacrificado por ti o me he sacrificado por ti. Horrible que un hijo sea un sacrificio, entonces pa q lo tuvo? jum!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que es horrible, esta yo creo que ni se me pasaría por la cabeza pero me la apunto por si acaso

      Eliminar
  9. A mi me sacaba de mis casillas "lentejas, si las quieres las tomas y si no las dejas" a lo que yo SIEMPRE contestaba "vale, pues las dejo" y SIEMPRE me decía (mi abuela) que tenia que comerlas, y yo enfadadísima que entonces para que me decía eso? Me sorprende que después de tantos años odiando esa frase y las lentejas ahora me encanten...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, sí, es que somos contradictorios a más no poder con estas frases…como "lentejas, comida de viejas" ¿entonces para que se las dan a los niños? XD

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...