6 trucos para vestir a un bebé

miércoles, 6 de mayo de 2015

El título completo del post debería ser: 6 trucos para vestir a un bebé…que no quiere vestirse. Porque ¡ay! esto de que los niños vayan creciendo tiene infinidad de ventajas pero un gran inconveniente: ya no son tan “manejables”. Digamos que empiezan a tener sus propias ideas que no tienen que coincidir necesariamente con las tuyas. Ojo, que estoy encantada con que M empiece a decidir cosas pero la transición es dura, especialmente en el tema de la vestimenta.


Aquí no voy a hablar de estilos ni de combinar ropa. De hecho, estoy deseando que M empiece a elegir su propia ropa para no tener que pensar qué le pongo cada día. Con decidir lo mío ya tengo bastante. Creo que cada persona tiene derecho a decidir qué ponerse, aunque sea un bebé de 17 meses y no tenga idea de las nuevas tendencias de las pasarelas. En esto soy la menos indicada para dar ejemplo (y J tres cuartos de lo mismo).

Hace unas semanas se despertó “la bestia” de la individualidad. El problema no fue que M quisiera ponerse un look imposible (para nosotros eso no sería un problema), el problema fue que no quiso ponerse nada en absoluto. Es un espíritu libre que se resistía a la civilización. En casa no importa que ande en pelotas pero vivimos en Invernalia y fuera hace, digámoslo finamente, fresquete. Pasamos dos semanas duras con este tema y todavía seguimos en la lucha pero en el camino hemos aprendido unos trucos que nos están funcionando la mar de bien.

Ante todo mucha calma

Prisa mata. Como M note que tenemos prisa por salir de casa, será el día que no quiera ni ponerse los zapatos (no es culpa del niño, es por la ley de Murphy) Así que hay que aplicar lo que aprendimos con la lactancia: fuera horarios, fuera relojes, no hay prisa. Jugar un rato con él antes de vestirse, dejar por unos minutos de insistir en la ropa y cambiar de tema. Restarle importancia a la ropa ayuda a bajar la tensión cuando ya hubo un par de intentos infructuosos con el jersey. Es importante recordar que esto no es una lucha de poder…ya sabéis que en las guerras no hay ganadores, solo vencidos.

No dramatizar

¿Qué un día sale sin calcetines? ¿Qué hace bueno y no quiere pantalones? Pues no pasa nada, que salga igual. Por si acaso le llevamos alguno en la mochila, no vaya a ser que le entre el frío, pero puedo decir que M ya ha salido alguna vez con el body solamente. Las reglas están para romperlas. Es más, ya hace un mes que renunciamos a intentar ponerle camisetas, y a veces sale sin chaqueta, solo con el body y el abrigo. En eso tenemos suerte: le encantan los abrigos. Tanto le gustan que a veces está por casa sin pantalones ni zapatos y con el plumífero puesto. Como el pato Donald.

Este es M cuando me ve con unos pantalones en la mano

Dar a elegir

La ilusión de alternativas nos está funcionando de maravilla con los pantalones y los pijamas. Cojo dos pantalones y pregunto ¿cuál te quieres poner hoy? Normalmente cojo dos pantalones bien diferentes: un chándal y un vaquero por ejemplo. Con esto hemos descubierto que la moda chandalera a M no le va nada y que será un tío elegante con vaqueros forever. El siguiente paso es que elija entre todo su armario pero las veces que lo hemos hecho se ha vuelto medio loco y no elije nada, se satura. Así que de momento le simplificamos la tarea.

Explicar y dar ejemplo

Contarle lo que vamos a hacer le ayuda a que no le pille “por sorpresa” el tema de la vestimenta: “Ahora vamos a coger el agua para cambiar el pañal, luego nos quitamos el pijama y después nos ponemos el pantalón…” También le explicamos que en la calle hace frío y es mejor abrigarse pero no estoy muy segura de que entienda el concepto de frío y calor. Aún así, en algún momento lo entenderá así que estas palabras nunca sobran. Además, para reforzar las palabras, yo siempre intento vestirme delante de él y últimamente hasta me ayuda y me va pasando la ropa que dejo en la cama.

Jugar

Porque la vida es un juego…juguemos. Pongamos una cara graciosa y digamos “¿cómo es eso que no te quieres poner los pantalones? Ayayayay, pues va a llegar el monstruo de las cosquillas muahahaha” Ayuda a rebajar la tensión y quizás a que cambie de idea respecto a su look veraniego.
También se puede jugar a “¿no te la quieres poner? ¿me la pongo yo? (…) ¿te la pones tú ahora?” o "¿nos ponemos los calcetines en las manos a ver cómo quedan? ¿ahora probamos en los pies? ¿dónde quedan mejor?" Aquí las posibilidades son infinitas, imaginación al poder.

Que se vista él

Vale, es muy pequeño para vestirse solo, de hecho está aprendiendo a desvestirse que es más fácil. (J me dijo una vez que maldito el día en que aprendió a quitarse los calcetines jejejeje). Pero, intentando ponerme en su lugar, igual no es muy agradable que alguien te ponga y te quite la ropa estando tumbado sin poder participar en el proceso. Así que las palabras mágicas “¿te vistes tú?” hacen milagros. Dice que sí, coge la prenda e intenta ponérsela. Entonces, le preguntas “¿te ayudo?” y si dice que sí (por ahora nunca ha dicho que no, todo llegará) pues le ayudas y ¡alehop! Ya está vestido.

¿Qué os han parecido estos consejos? ¿tenéis algún truco más que nos pueda servir?


28 comentarios :

  1. Vivimos vidas paralelas. De verdad. Me quedo ALUCINADA. Nosotros con el tema de vestir a Mara o cambiarla un pañal estamos absolutamente desesperados. Hacemos la mayoría de las cosas que comentas pero la hora o dos horas para vestirle o, incluso, cambiarle un pañal no nos las quita nadie. Al final, paciencia. Besazo, familia de vida paralela XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, es lo que tiene tener hijos de la misma edad (casi) ¿estarán predestinados? De momento lo del pañal no lo llevamos tan mal, más o manos lo acepta si le das algo con lo que entretenerse. Nuestro punto débil es la ropa, esperemos que solo sea una fase...

      Eliminar
  2. Yo soy pachorrona por naturaleza pero tuvimos un par de meses de resistencia de mi bichilla al cambiador y a vestirse que para qué. Ahora estamos en una balsa de aceite, comparado con aquello. Lo de hacerlo como un juego es lo que mejor me funcionó. Sobre todo porque ya entiende órdenes (peticiones) sencillas, como levanta los brazos, dame el pie, dónde está el zapato, y así parece que se distrae más. Y si después de vestida quiere ir despiezándose el modelito, allá ella. Es su padre el que sufre con esto, pero yo no.000

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M también entiende órdenes pero las ignora si no le interesan. Dile tú que levante los brazos y te planta un NO en toda la cara. Así que con esas directas no valen mucho, hay que ir como quien no quiere la cosa jajaja

      Eliminar
  3. Los 000 del final son la aportación de mi bichilla con el teclado (perdón)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, mira que me quedé pensando en qué clase de emoticono era...

      Eliminar
  4. Pues me encantan tus consejos. Nosotros estamos igual. Bueno, quizás no llegue a tanto la cosa, aunque hemos pasado una racha que lloraba a lágrima viva cada vez que le poníamos un body o una camiseta. Ahora ya se le ha pasado. Creo que yo no tengo tanta imaginación y la mayoría de las veces tiraba de teta para distraerlo, pero poner un body a un bebé que está mamando es imposible así que las hemos pasado canutas. El pañal, pues igual, una odisea. El principal resultado es que le cambiamos bastante menos que antes.
    Lo de que vaya con el abrigo por casa me parece genial.
    Voy a probar lo de darle a elegir entre dos pantalones. Por cierto que Mopito de pronto tuvo una fijación con un bañador y sólo quería ponerse eso en cualquier combinación posible (tengo una foto por ahí en instagram).
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El body se lo cambiums solo cuando lo bañamos (igual un poco más pero depende de la semana) porque así por lo menos nos aseguramos un mínimo de abrigo para salir a la calle. Cuando se trata de ropa, no hay teta que valga para M, a no ser que se quede dormido. Ya somos unos expertos en poner el pijama cuando se queda frito

      Eliminar
  5. Yo en este punto tengo que decir que soy afortunada porque la peque esta loca por la ropa. Mi problema es cuando le ponemos algo que no le gusta que como nos despistemos se va a su habitacion y se cambia sola y esto sin tener 3 años.
    Pero para los papis con peques que se resisten a vestirse les iran suler bien unos consejos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! Ojalá M tuviera algo que le gustase, yo encantada de que fuera con el mismo look con tal de que se abrigue un poco. Porque luego el tío pasa frío, no es cosa mía, se pone pálido y a veces tiembla y todo

      Eliminar
  6. El pan nuestro de caaaaada día. Una hora para vestir a Mara, corriendo detrás de una niña en pelota picada, que se niega a que le pongas ni el pañal. Cuando se acumulan los días, se hace muy duro. Te lo confieso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es duro, sí. Cuando me quedo sola por las mañanas siempre pienso, ¡buf, qué pereza! a veces me dan ganas de no cambiarle nunca, que duerma vestido y así tenemos un problema menos….

      Eliminar
  7. Me encanta el post y todo lo que cuentas porque son consejos para no morir en el intento de vestir a los peques. Genial!

    ResponderEliminar
  8. Yo temo cuando llega la hora de escoger la ropa y vestirse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si M escogiese algo, yo estaría encantada de la vida. El problema es que a veces lo que escoge es ir en pelotas y claro, aquí hace frío (a veces hecho de menos Sevilla)

      Eliminar
  9. El del juego es el mejor!!! El peque se lo puede pasar en grande pero hay que tener tiempo y paciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno del juego es que si te metalizas, tú también te puedes echar unas risas

      Eliminar
  10. Leyendo tu post me estaba acordando de la peque corriendo desnuda por la casa y haciéndose la remolona para vestirse jeje.
    A nosotros lo que siempre nos ha funcionado, y nos sigue funcionando, es el juego. Ahora lo usamos por las mañanas para despertarla y ayudarla a vestirse, porque aunque sabe vestirse perfectamente se mete debajo del edredón y no hay forma de que se despierte de buen humor y ponga algo de su parte si no es jugando un poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que la vida es juego, y los juegos, juegos son XD

      Eliminar
  11. Darle tiempo es un muy buen truco , por que si vamos de apurados perdemos todos :) buen post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de los mejores, el problema es cuando vamos apurados de verdad

      Eliminar
  12. El mio me volvio loca cuando solto la frase : NO GUTA !! y dije queeeee , y si al niño no le gustaba , casiii me voy de espaldas tan solo tenia años , pero en fin si no guta no gutaaa jajajaja ,... Paciencia !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, el problema es cuando no hay nada que le guste, y hace demasiado frío para salir sin pantalones a la calle (o llueve)

      Eliminar
  13. Que cierto que cada vez son menos manejables.yo tb soy de la opinión de que si eligen modelito da igual que ni combine. De hecho hemos salido de paseo con el casco de la bici, con manoplas un día de calor, con ropa que le va pequeña... Tenemos nuestra propia moda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cono tal de que se vista, me da lo mismo como lo vaya. Últimamente le da por llevar todo verde, porque es el nuevo color que sabe pronunciar

      Eliminar
  14. Muy buenos consejos!!! Lo de ponerse a jugar y usar la psicología inversa me encantó, creo que se aplica en toda la vida para lograr que alguien haga algo que no quiere jaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente hemos encontrado otro: vestirle delante del espejo ¡le encanta!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...