El mejor juguete educativo del mundo

lunes, 20 de abril de 2015

Desde que era pequeña, siempre me ha chirriado el cerebro cuando escuchaba o leía el concepto de "juguete educativo". Porque ¿qué es un juguete educativo? ¿Quién decide que un juguete sea educativo  mientras que otro se queda en la estantería de juguete a secas? ¿Qué educan exactamente los juguetes educativos?


El término "juguete educativo" es un concepto clasista, que diferencia entre buenos juguetes y malos. No sé quién inventaría el término pero seguro que lo hizo con fines comerciales. Me imagino al vendedor de puzzles de turno que pensó la genial idea de decirles a los padres que si sus hijos hacían muchos puzzles iban a ser muchísimo más listos que sus compañeros de colegio. Pues señores, esta genial idea se le ha ido de las manos. Ahora todos los juguetes quieren tener la coletilla de "educativos". Porque así molan más.



Características de un juguete educativo

Por curiosidad científica hice esta pregunta al Dr. Google y vi que no había mucho consenso en la respuesta: unos dicen que la clave es que el juguete tenga una gran variedad de funciones para que el niño pueda explorar y otros en cambio te dicen que no necesariamente tienen que ser muy complejos, porque a veces la sencillez hace que la imaginación vuele. ¿Entonces en qué quedamos? Ni es una cosa ni la otra sino todo lo contrario.

En lo que sí se ponen de acuerdo es en una cosa: el niño que juega con un juguete educativo tiene que aprender "algo" sin darse cuenta, a la vez que se divierte. Bueno, esta definición me vale para diferenciar un juguete educativo de una clase de historia con mi profesor del instituto. Definitivamente esas clases ni eran divertidas ni educativas. Vamos a pararnos un poco en esta frase, analicémosla por partes:

 El niño que juega con un juguete educativo tiene que aprender algo

Si partimos de la base de que una de las funciones del juego infantil es el aprendizaje ¿no será cualquier juguete susceptible de ser educativo? ¿Por qué con un puzzle se aprende algo y con una muñeca no? A lo mejor es que estamos entendiendo por aprendizaje solo aquellas capacidades de inteligencia "clásica" como la memoria, el razonamiento espacial, etc. Volvemos a lo de siempre, a separar y poner un tipo de inteligencias por encima de otras.

La empatía, la asertividad, el lenguaje y la psicomotricidad son habilidades que, si nos ponemos técnicos, deberían aparecer en las cajas de cualquier muñeca. Pero no lo hacen porque las muñecas no llegan a la categoría de "Juguete Educativo". Lo mismo le ocurre a los balones, las cocinitas, los coches y a todos los demás juguetes del mundo. Porque con todos los juguetes se puede aprender algo. No hay un solo juguete que no sea educativo. Y sí, con las pistolas de juguete también se aprende.

¡Escógeme! ¡Puedo ser muy educativa!

Tiene que aprender algo sin darse cuenta

Vamos a ver, esto es como lo de que a los niños no les gustan las verduras y hay que "escondérselas" para que las coman sin darse cuenta. Es un prejuicio del mundo adulto pensar que aprender no es divertido en sí mismo.

Uno de los juegos que me gustan jugar con mis hermanos (mayores que yo) era a "los deberes". Ellos me ponían en un folio deberes (sí, hacía fichas por voluntad propia), sumas, dibujos, laberintos, definiciones etc. Y me encantaba, les pedía más y más. Estaba jugando a aprender: estaba aprendiendo conscientemente y me divertía. Tuve la suerte de ir a un colegio un tanto alternativo (no era montessori, ni waldorf pero sí tenía una política de juego bastante buena) y para mí aprender nunca fue un suplicio.

En algún punto la educación se vuelve aburrida y es entonces cuando hay que "disfrazarla" de juguete. Es una pena que en vez de cambiar de manera radical la educación, nos dediquemos a darles a los niños sucedáneos para que aprendan sin darse cuenta. 

(…) a la vez que se divierte

Pero vamos a ver, esta última parte ya es el colmo. Divertirse es "responsabilidad" del niño, no del juguete. ¿Acaso no habéis visto nunca a un niño jugar con el envoltorio en vez de con el juguete? Esto no quiere decir que el envoltorio sea más divertido, lo que ocurre simplemente es que el niño se está divirtiendo más con el papel en ese momento.

Lo que quiero decir es que un juguete no es siempre divertido o siempre aburrido. Porque la diversión la tiene que poner el niño, no el juguete. Así que la diversión no puede formar parte de la definición de juguete educativo. En todo caso la admitiría para explicar el juego en sí, el juego sí que tiene que ser divertido por definición (si no, no sería juego).

En definitiva, la diferencia entre juguete educativo y no educativo es absurda y tiene claramente fines comerciales. Todos los juguetes tienen el potencial de ser educativos (o de no serlo).  ¿Entonces cuál es el mejor juguete educativo del mundo? No existe, son los padres.

¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

28 comentarios :

  1. Yo creo que es un término que se usa para distinguir a Heman y a Skeletor de los puzzles. Pero estoy contigo, es una soberana gilipollez. Recuerdo un día que estaba yo en una tienda de juguetes, entró una madre con sus dos hijos, el mayor como mucho tendría 5 años, los dos niños se lanzaron corriendo hacia los juguetes y la madre les decía por detrás "Fulanito, Menganito, podéis escoger uno, pero que sean educativos, ya sabéis". Yo alucinaba. ¿Cómo querría esta mujer que sus hijos tan pequeños supieran distinguir un juguete supuestamente educativo de uno que supuestamente no lo es? Mi no entender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es que entramos en una dinámica que parece que si juegan con juguetes educativos están perdiendo el tiempo, parece que hay que exprimir cada segundo de su tiempo en aprender "cosas útiles" porque luego de mayores nos cuesta más. Yo tampoco entiendo esa fervor porque aprendan todo y ya

      Eliminar
  2. Me ha encantado el final: no existen, son los padres. Esto que cuentas aquí es algo que me desespero porque entienda la familia, algo que ya he dado por imposible. Brillante, como siempre. Gracias por tus posts :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, muchas gracias. No sabía si alguien lo iba a pillar, por aquello de que a veces leemos en diagonal :)
      Nosotros escogemos los juguetes por bonitos, no si son educativos o no. El otro día encontramos una piedra muy bonita en la playa y se vino a casa con nosotros

      Eliminar
  3. Que buena reflexión jajaja al final la.sabes cuales son los juguetes con los que más se divierten y más posibilidades imaginativas dan? Las cajas, los envoltorios, algún utensilio de cocina -de madera y no peligroso-, una piedra o jn palo... Para la beba tenemos de ambos juguetes, con mil funciones y sencillos, y ya te digo que si hya una caja se olvida de los juguetes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, ¿qué tendrán las cajas? A veces el peligro de los llamados juguetes educativos es que solo se prestan a una forma de jugar y limitan la imaginación.

      Eliminar
  4. A colación con esta entrada me he acordado de una cosa que en casa hablamos mucho cuando mi hijo tenía dos o tres años: los juguetes bélicos. En casa no queríamos pistolas ni espadas ni enseres que indujeran a la violencia ... pero al final, el niño utilizaba una zanahoria por pistola porque eso es lo que quería hacer: jugar a pistoleros, a policías, a mosqueteros ... y qué si no tenía una Cold 45, pués la inventaba. Al final los juegos son eso, grandes amigos de la creatividad, el ingenio y la imaginación. Da igual cómo los llamemos los adultos para ellos son eso: juegos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, hace años tuvimos el debate sobre los juguetes bélicos…yo creo que el único juguete malo es el juguete que aburre al niño

      Eliminar
  5. Para mí lo más educativo es no comprarles tantos juguetes sino jugar con ellos (como bien resume tu frase final, que me ha encantado).

    Pero también pienso que, al final, como pasamos poco tiempo con ellos, nuestro sentimiento de culpa hace que el comprarles juguetes etiquetados como "educativos" nos quite un poco es sentimiento y nos haga sentir un poco mejor (por decirlo de alguna manera). Eso las personas que se dedican al marketing lo tienen muy bien estudiado, y ya ves que les funciona muy bien.

    Confieso que yo al principio hacía eso, miraba todas las carácterísticas del juguete para ver si era educativo y cuantas cosas iba a aprender mi niña con ellos, ahora por suerte he abierto los ojos y, cuando le compro algo, lo que miro es que nos permita jugar juntas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buen cambio! Pues toda la razón, lo importante es que podamos jugar con ellos. Nosotros buscamos juguetes que nos parezcan bonitos (por ahora M no elige, cuando lo haga, a ver con qué nos sorprende), el si va a practicar la psicomotricidad o el álgebra nos importa poco. Ya tendrá tiempo de aprender

      Eliminar
  6. Muy, muy de acuerdo. Cualquier juguete se puede convertir en educativo, si sabemos hacerlo. Lo que nos venden es lo que nos entra por los ojos a los padres, y muchas veces nos dejamos una pasta en artilugios que ellos ni miran. Me ha gustado mucho este post, besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nos venden la moto de que si juegan sin más, están perdiendo el tiempo y claro, nos entran las prisas por meterles todos los conocimientos antes de los 6 años

      Eliminar
  7. Me ha encantado el post porque reflejas una idea que nos han estado tranmitiendo las marcas de juguetes. Los niños y niñas pueden aprender con muchas cosas y no todas ellas tienen que ser esos juguetes que nos hacen creer que son imprencindibles para su desarrollo. Un juguete por sí sólo no hace milagros, necesita de interacción con los adultos. Bravo por la reflexión!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, el juguete está bien y se pueden entretener solos pero el aprendizaje siempre estará mediado por un adulto, aunque ese adulto simplemente lo que haga sea facilitarle un clima y un espacio adecuado

      Eliminar
  8. Gran reflexión. Si es que en el fondo vivimos en un mundo consumista en el que hay que reinventarse para vender más que el vecino. Me quedo con el final, somos los padres!!
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Justo! Lo de los juguetes educativos es una técnica de marketing

      Eliminar
  9. Muy buen Post , y es verdad solemos comprarles juguetes por que son bonitos , mas no tiene muchas veces nada educativo , al final cuando son pequeños , adoran mas las cajas , los envoltorios y se dejan de lado el juguete en si , ni modo tenemos que aprender mas y dejar de pensar en llenar a los nenes de muchos juguetes y mentalizarnos que necesitan calidad ^.^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros hacemos al revés, compramos los juguetes porque son bonitos, estéticos, no porque vayan a servirle para entrenar su psicomotricidad o su sentido del espacio. Eso nos da igual porque sabemos que un juguete, lo primero, ha de ser divertido (y si es bonito, pues mejor porque así nos sirve de decoración)

      Eliminar
  10. Cuando somos padres novatos todos picamos con el "juguete educatico" .Con el tiempo nos damos cuenta que el mejor juguete para cualquier niño son sus padres, como muy bien dices en el final de tu reveladora entrada, ¡me ha encantado! Creo que nos ha hecho reflexionar un poquito a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro que te haya gustado. A veces no nos damos cuenta que hay que volver a las cosas sencillas para mejorar

      Eliminar
  11. Ya sabia yo que al final acabarían siendo los padres. Por eso no le compro juguetes a mi bichilla. Bueno, por eso y porque es lo que suele regalar la gente sin ton ni son. Así es que se los vamos guardando y dosificando, porque enseguida pierde el interés por ellos. Se entretiene más escuchando música y con un libro que con otra cosa. ¡Ah! Y vaciándome la despensa a traición o estrujando tubos de crema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros sí le compramos, pero lo que hacemos es rotarlos para que no se canse. Así cuando vemos que se ya no le hace caso a algún juguete, se lo guardamos y al cabo de un mes o quince días se lo volvemos a poner. Oye, funciona, como si fuera nuevo otra vez.
      Nosotros ya le tenemos dedicado un armario entero de la cocina para tuppers y demás cosas que pueda sacar y cacharrear, estos niños vienen a invadirnos!

      Eliminar
    2. Yo pensé lo mismo y tarde mas de un año en comprarle un juguete. Ni en navidad ni en el cumple! Como la gente le compraba y el total no jugaba con ninguno... Pero ahora que empieza a jugar y a interesarse por algunos juegos ya le he comprado un par de cosas, lo confieso ;)

      Eliminar
    3. Yo casi prefiero comprárselos yo y así me aseguro de lo que "entra" en casa jejeje pero vamos, tampoco nos volvemos muy locos comprando. Cuando vemos que tiene la estantería llena, es el momento de parar y recolocar los que ya no usa

      Eliminar
  12. Totalmente de acuerdo. Un coche es tan educativo como un puzzle y una cocinita es igual de divertida que una manualidad. Los niños aprenden a través del juego y aprenden cosas distintas de cada uno de ellos. Además, el aprendizaje no se hace sólo con el juguete, sino a través del juego. Depende mucho de cómo lo utilice el niño (que además no tiene por qué darle el uso para el que en un principio estaba destinado, eso dependerá de su imaginación).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo, lo educativo no es el juguete sino el juego. Genial apunte

      Eliminar
  13. Efectivamente, somos los padres. Tal cual. No podías haber encontrado mejor frase para resumir todo el post ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje, muchas gracias y ahora, a ponerlo en práctica :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...