Tipos de apego

lunes, 2 de marzo de 2015

Cuando hablamos de crianza con apego nos referimos siempre a la crianza con apego seguro. Todos los niños tienen que establecer algún tipo de vínculo con alguien, es algo vital para su propia supervivencia. Otra cosa es la calidad de dicho apego.

En posts anteriores hablamos de lo que es el apego y cómo se desarrolla. Hoy vamos a hablar de los tipos de apego que existen. 

Mary Ainsworth fue una psicóloga estadounidense que continuó los estudios de Bowlby sobre el apego. En concreto, ella se centró en el comportamiento de los bebés (entre 12 y 15 meses) ante la ausencia o presencia de la madre. Para ello diseñó una situación experimental conocida como "situación del extraño."

La situación del extraño consiste en una serie de ocho episodios que en total duran menos de media hora. Durante ese tiempo, la madre deja en dos ocasiones al bebé en una habitación que NO le es familiar, la primera de ellas en compañía de un extraño y luego solo. La respuesta del bebé cada vez que regresa la madre es lo que tiene más interés para la investigadora.


La formación del apego tiene mucho que ver con cómo respondemos los cuidadores a las necesidades del bebé. Si entendemos esto, es fácil comprender la conducta de los niños en todas las situaciones.

Apego seguro

Cuando el niño y la madre entran por primera vez en la sala, el niño se muestra cauto pero poco a poco se separa de la madre para explorar por su cuenta. La llegada del extraño la puede vivir con interés o con un temor leve que se soluciona rápidamente.
En los episodios de separación, reacciona con ansiedad (no necesariamente intensa) pero puede llegar a ser consolado por el extraño.
El reencuentro se caracteriza por la búsqueda de contacto y proximidad, alegría y facilidad para que la madre consuele a su hijo.
Este es el tipo de apego sano, el de mejor calidad. La madre es capaz de dar la seguridad suficiente como para que el niño pueda explorar a su aire. 

Apego inseguro-evitativo

El niño explora algo en presencia de la madre pero mucho menos que en el otro tipo. Prácticamente no hay ansiedad de separación ni una preferencia clara por la madre frente a los extraños. Es más, en el reencuentro con la madre, el niño puede llegar incluso a evitarla.
Es como si al niño le diera igual que la madre estuviese o no, como si quisiesen que lo dejasen en paz.
Este tipo de apego se relaciona con un exceso de estimulación cuando el niño no la necesita y una falta de atención cuando sí lo requiere. Yo me imagino que aquí el bebé no puede contar con su madre para satisfacer sus necesidades cuando las tiene y prefiere "arreglárselas" por su cuenta. 

Apego inseguro-ambivalente

El niño apenas explora el entorno, tiene una reacción muy intensa ante la separación, comportamientos ambivalentes ante el reencuentro (búsqueda de proximidad combinada con ira) y gran dificultad para ser consolado por la madre.
Es un niño que no se fía: su madre a veces está y a veces no. No se puede permitir el lujo de explorar porque tiene miedo de que su madre se largue y lo deje solo. Cuando la madre se va,  la sensación de abandono es grande y, cuando vuelve, es como si estuviese cabreado con ella por dejarle. Sabe que la necesita pero al mismo tiempo no sabe cómo hacer para que no se aleje de nuevo.
Este tipo de apego se relaciona con una falta de atención a las necesidades durante un período prolongado de tiempo.

Apego desorganizado-desorientado

Es un tipo de apego que se estableció más adelante, por Main y Solomon. Es quizá el tipo más patológico de todos y se ha llegado a relacionar con casos de malos tratos. 
El niño tiene comportamientos incongruentes, se muestran temerosos en presencia de la figura de apego. Por ejemplo: se aproximan a la madre pero evitando su mirada, huye en los reencuentros, evita las interacciones, etc.

Y estos son a grandes rasgos los cuatro tipos de apego que se han descrito hasta ahora. Lo más habitual es el tipo de apego seguro, es quizás lo más fácil de conseguir. Por si alguien se ha quedado con dudas, me gustaría aclarar que:

  • El comportamiento del niño ante la separación es en el contexto de una situación extraña. Si tu hijo se va con cualquiera es quizá porque el contexto le es familiar y ya se siente seguro.
  • Para "dañar" el vínculo de apego es necesario que la sensación de abandono o falta de atención sea una constante. 
  • Un apego seguro es lo más fácil de establecer, sólo hay que seguir los instintos que tenemos como padres.
  • Un apego seguro no se vuelve inseguro porque le hayamos gritado una vez. No está bien gritar, pero tampoco se va a romper tan fácilmente esa red de seguridad.

Para terminar, una reflexión sobre la importancia del apego.Imaginad que vamos por la vida como los funambulistas, haciendo equilibrios sobre una cuerda floja. El apego sería como la red de seguridad que hay abajo. Si es buena, caminaremos más seguros porque en el caso de caer, no nos haríamos daño. En cambio, si no hay red, o si tiene muchos agujeros, caminaremos con mucha más inseguridad porque sólo dependemos de nosotros mismos para no caer. Y eso es una cosa terrible.

¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

17 comentarios :

  1. Qué interesantes estos textos que escribes sobre el apego. No tenía ni idea de esto, la verdad. Y no sabría calificar el nuestro, me inclino por el primero pero falla en la parte del consuelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil comparar una situación natural con este experimento, donde hay muchas variables que se controlan. Además, estas descripciones son prototipos: hay pocos niños que cumplan los criterios al 100% y en todos las ocasiones.
      Además suele ocurrir que se confunda la angustia de separación con una rabieta. No son exactamente lo mismo ya que tienen diferentes causas (la primera suele ser angustia y la segunda por frustración)

      Eliminar
    2. Muy pero que muy interesante el post. Yo, al igual que Marujismo, creo que Mara se asemeja más al grupo 1, pero sí que es cierto que sólo la puede consolar su madre. En eso no hay alternativa :-)

      Eliminar
    3. Lo que más diferencia un tipo de apego del otro es el comportamiento del niño cuando la madre está presente. Si dices que solo se consuela con su madre, es lo que caracteriza un apego seguro. Es decir, que el niño encuentre consuelo en alguien (si te fijas en los otros tipos el niño no tiene quien lo consuele) M a partir de cierta hora, solo me quiere a mí y nada más que a mí. Eso es lo normal.

      Eliminar
  2. me ha encantado el post!!! te he enviado un correo preguntándote una cosa!

    ResponderEliminar
  3. A mí también me resultan muy interesantes estos artículos.
    Dices que al apego seguro es el más sencillo de establecer, que basta con seguir el instinto de padres. ¿Qué pasa cuando los padres no tienen un apego seguro? ¿Su instinto no les llevaría por otros derroteros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de las que piensan que un apego inseguro no es un lastre para toda la vida, es verdad que no partes con las mejores cartas pero eso no quiere decir que no exista la mejora o que hayan aparecido personas en tu vida con las que poder establecer un vínculo más saludable.
      Lo que quiero decir es que una persona que haya tenido un mal apego en la infancia no tiene por qué repetir la misma historia con sus hijos. Es más, a veces incluso son más conscientes de la importancia del cariño

      Eliminar
  4. Pues mi bichilla es de un independiente que he llegado a pensar que no teníamos ninguna clase de apego sano. Se va con casi cualquiera,le gusta investigar encasas y espacios desconocidos y si la dejo horas con mi madre nunca me echa de menos. ¿Esto es grave doctor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me has recordado a la época en que trabajé en Sevilla y la gente no paraba de llamarme doctora.
      Te contesto: En primer lugar entiendo que tu madre no es una desconocida así que tu bichilla se queda tan a gusto con ella porque la conoce y se siente segura.
      En segundo lugar el que quiera explorar y le guste la gente es precisamente una de las características de un apego seguro. Ellos exploran porque saben que esa red de seguridad es sólida y si hay algún peligro, pueden recurrir a ella.
      Si todavía no te convence, prueba a hacer lo siguiente: entra en una cafetería (o cualquier otro lugar) desconocido para tu hija, déjala en el suelo y lárgate ¿A que esto no lo has hecho nunca? Ésa es precisamente la situación del experimento, y por eso los niños con apego seguro se asustan al ver que sus madres se van. Unos tardan más que otros en darse cuenta, pero al final acaban alarmándose aunque sea solo un poquito.

      Eliminar
  5. Súper interesante, como todas estas entradas tuyas. Yo estoy bastante segura de que mi peque está en el primer grupo, aunque nunca me he puesto a experimentar con él para comprobarlo, jeje. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! la verdad es que es un experimento un poco cruel si lo pensamos bien, los pobres pasan un mal rato. Lo bueno es que dura muy poco, las ausencias son de uno o dos minutos como mucho y ha aportado mucha información sobre el comportamiento humano.
      Hoy en día no sé si los comités de ética dejarían replicarlo

      Eliminar
  6. Con mi primer hijo tenía "el placer" de vivir este experimento cada dos por tres. Estaba en una casa con unas amigas y tenía que ir al baño. Dejaba a Leo en los brazos de alguna y se echaba a llorar inmediatamente, y no paraba (de llorar o al menos de gemir, protestar, revolverse...) hasta que yo no volvía. Entonces se calmaba al instante.

    Es muy curioso ver esos vídeos, se encuentran fácilmetne en internet, creo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que cuando pasa en la vida real es un mal trago pero bueno, por lo menos sabes que es normal y sano lo que hacer.
      Vídeos hay un montón, en otro post enlacé uno que creo que es el que mejor explica todo

      Eliminar
  7. Genial el post! Comparto. Me parece muy interesante. Creo que las mias se clasifican eb el primer grupo pero a la mayor eso de explorar sola le ha costa años y paciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Lo más habitual es que los niños tengan un apego seguro, pero no es una cosa de todo o nada, hay grados y también depende del carácter de cada pequeño: unos son más aventureros que otros, por ejemplo

      Eliminar
  8. El otro día vi un video muy ilustrativo al respecto que se lo pasé al padre. Y ¿sabes? ¡Por fin el padre me comprendió cuando hablo de 'apego' y vio que no es ninguna tontería ni 'rayada de madre'!

    Fue este vídeo :) https://www.youtube.com/watch?v=qaXcjExnhbM

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...