Piaget y la permanencia del objeto

lunes, 16 de marzo de 2015

La semana pasada os resumía el desarrollo del niño de 0 a 2 años según teoría de Piaget. Durante estos dos primeros años de vida, se logran avances cognitivos espectaculares y uno de ellos es el de la permanencia del objeto.

Origen de la foto
Los objetos tienen una existencia permanente que es independiente de nuestra percepción. Es decir, las cosas (y las personas) siguen existiendo aunque nosotros nos las percibamos con ninguno de nuestros sentidos. ¿Conocéis el acertijo que popularizó un capítulo de los Simpson que dice: Si un árbol se cae en el medio del bosque y no hay nadie alrededor, hará ruido? Bueno, pues Piaget, al igual que Milhouse, diría que sí que hace ruido porque la existencia de los objetos no depende de nuestra percepción.

Para un recién nacido, comprender este concepto que para nosotros es obvio, le lleva casi 2 años de experiencia en el mundo. Si os paráis a pensar, no es algo fácil de lograr y se requieren muchas nuevas conexiones neuronales, distinguir entre el mundo externo y los propios pensamientos y, sobre todo, admitir que no podemos conocerlo todo a través de los sentidos.


Piaget realizó una serie de "experimentos", sobre todo con sus hijos, para comprobar cómo evoluciona este concepto en la mente del niño. Concluyó que no es un proceso de todo o nada, no es que en un momento no lo tengan y en otro sí sino que hay etapas intermedias en las que el concepto de permanencia está pero no del todo.


0-4 meses

Los objetos simplemente dejan de existir si los quitamos de la vista del bebé. Recordad que objeto aquí o incluye a las personas, sobre todo a la madre. ¿Os imagináis lo solos que se deben sentir si no tienen a alguien de confianza cerca?

4-8 meses

Comienzan a buscar juguetes que están parcialmente escondidos. Un juego universal (se observa en todas las culturas del mundo, con variaciones, claro) es el juego del cucú-tras-tras. Consiste en que el adulto se tapa la cara y la descubre. Hazlo con un bebé de esta edad y tienes el triunfo asegurado. ¿Por qué? Pues porque les sorprende ver que todavía estás allí, es como una especie de entrenamiento para las separaciones (mamá no está pero vuelve).

8-12 meses

Cometen lo que se llama "Error A, no B". Es decir, buscarán el objeto en el lugar en el que lo hallaron inicialmente después de verlo oculto, incluso después de observar que había sido llevado a otro sitio. Es un fenómeno que a mí particularmente me hacía mucha gracia observarlo con M, porque parece de broma pero no es así (J, si lees esto, sí, lo confieso, a veces experimento con M algunas cosillas muahahaha).
Para que lo entendáis mejor, os dejo un vídeo donde se ve perfectamente de lo que estoy hablando.


12-18 meses

Ya no cometen el error anterior, pero solo si ven que el juguete cambia de sitio. Si ocultamos su movimientos, con, por ejemplo, un paño y el niño no ve que cambia de lugar (aunque vea que hay un paño que se mueve) fallará al buscar el objeto. En esta edad se convierten en la víctima perfecta de los trileros.

18-24 meses

Los 18 meses son un antes y un después en el desarrollo del niño a muchos niveles. La aparición de la explosión denominadora, el aumento en la comprensión del lenguaje, los avances en el desarrollo psicomotor, etc hacen que se conozca esta etapa como el momento en que el bebé deja de serlo para pasar a ser un niño. Evidentemente, no ocurre de un día para otro pero casi todos los padres que he conocido han coincidido que con esta edad, han notado un antes y un después en su hijo.

¿Os animais a hacer la prueba con vuestros hijos?


¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

15 comentarios :

  1. ¡Jajaja! Yo sí voy a hacer la prueba del trapo con mi bichilla que mañana cumple los 16 meses ¡a ver qué sale!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya nos contará qué sale, la verdad es que sorprende

      Eliminar
    2. Muy interesante el post! Yo me apunto como Lucía al tema del trapo, jajajaja

      Eliminar
  2. Ayns, pues ya me he saltado la fase de probar sin pañuelo... Ahora tendré que probarlo con pañuelo xo me temo que no será tan gracioso, xq los trileros tb me engañan a mí que ya he pasado esa fase hace mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila, que para niños mayores también hay experimentos sorprendentes

      Eliminar
  3. Pobrecillo, no se puede creer que su juguete no esté en "su sitio" jajaja. Un beso guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cuando me lo explicaban, no me lo creía mucho, estas cosas hay que verlas para creerlas.

      Eliminar
  4. Me encanta tu post. La beba cuando le haces un truco de magia de esconderle algo y aparecer de nuevo, coge y te imita, lo esconde fatal y luego lo saca emocionada, va entendiendo que el objeto sigue ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tomar la iniciativa de esconderlo es ya un nivel profesional jajajaja, así van aprendiendo, jugando y riendo ;)

      Eliminar
  5. La verdad es que es muy gracioso que vuelvan a buscar una y otra vez al mismo sitio.
    Estupendo post.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Mi hijo ahora esta en la fase de esconder el todo y decirme "acá" (acabouse, que el usa también como "no esta" o "desapareció" o "no hay") a la vez que pone cara de "no se donde esta, mama", y yo le pregunto donde esta, hago paripé de "oh, no, lo perdimos!" entonces lo descubre y se parte el culo. Yo me meo cuando me esconde algo grande debajo de algo pequeñito, jeje. La verdad es que con algo mas de 16 meses yo ya noto una diferencia impresionante, mas niño y menos bebe, y supongo que esto es solo el principio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está en plena fase de transición para comprender la permanencia del objeto y eso es un motivo de diversión constante para él (y de asombro)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...