BLW: Cuando no comen

viernes, 27 de marzo de 2015

La semana pasada M estuvo malo. Nada grave, una gripe que debió pillar en la sala de espera del pediatra cuando fuimos a la revisión del niño sano. Ya veis, le entregamos al Sergas un niño sano y nos lo devuelven griposo.

En fin,  ahora está mejor pero el tío se pasó toda la semana sin apenas probar bocado, solo teta, teta y teta. Cuando ya casi me había olvidado de las ventajas de la teta y solo veía el inconveniente de no pegar ojo por la noche, esta semana me lo recordó: al menos estuvo hidratado y nutrido. Bajó de peso, sí, pero nada alarmante e imagino que enseguida lo recuperará.

El caso es que durante toda la semana pasada montamos un servicio de catering: M tenía a su disposición las 24 horas del día a dos (o cuatro si contamos los abuelos) camareros que le ofrecían continuamente comida. "¿Quieres plátano? ¿fresas? ¿Un poco de queso? ¿Y pan? ¿una cucharada de lentejas?" y así durante 7 largos días. El pobre a todo decía que sí pero cuando llegaba la hora de comer, no abría la boca ni para reír, así de malito que estaba.


¡Una cucharadita más!
Creo que al final estaba ya un poco agobiado de tanto ofrecimiento. Además, empezamos a darle nosotros comida la comida, a sostenerle el plátano y llevárselo a la boca en vez de esperar que lo cogiera él con las manos. Al principio fue porque nos daba la impresión de que quería comer pero que no tenía fuerzas para utilizar las manos, pero cuando él cerraba la boca,  le insistíamos un poco más. Menos mal que M tiene las ideas claras y si dice no, es que no.  

Me di cuenta de que la insistencia porque comiera era porque queríamos que estuviera bien, y como tener hambre es un signo de mejoría, digamos que intentábamos forzar ese apetito a base de juegos y "estapormamá". Claro, la historia no funciona así: primero se pone uno bueno y luego recupera el apetito y no al revés así que nuestros esfuerzos eran inútiles. No podíamos curarlo a base de comida

Sin embargo, a los dos días de ponerse bien, me di cuenta de que estábamos dándole de comer igual que si estuviera enfermo. Es más, yo le ponía el plátano delante y en vez de alargar la mano ¡abría la boca!. M. también se había acostumbrado a que le diésemos de comer. Oye, que cuando uno está malo bien, pero no me apetece andar corriendo detrás de él con la comida en la mano así que se lo dije a J y nos plantamos: había que volver a la normalidad. 

Que conste que darle de comer tiene una gran ventaja: es mucho más rápido, y es fácil caer en esa trampa de "así acabamos antes." Pero esto es como todo: si los vestimos nosotros siempre, van a tardar más en aprender a vestirse solos. Aprender requiere tiempo, y no hay más misterio.

Lo que no sabíamos es que con los abuelos habíamos topado. Estos días que estuvo malo, les di permiso para que le dieran de comer y vieron el cielo abierto. Mi madre ahora, además de darle de comer, da una voltereta lateral y un triple salto mortal cada vez que M toma una cucharada de lentejas. Así que además de desacostumbrar a M tenemos que desacostumbrar a los abuelos.

Mi madre después de que M coma un trozo de carne

La conclusión que saco de todo esto es que la teoría está muy bien: si el niño no come es porque no tiene hambre y cuando están enfermos no tienen ganas de comer pero es normal, no pasa nada. Una vez que estén bien ya volverán a comer. Esto es la teoría, pero vivirlo es algo distinto. Porque entra en juego la angustia y la pena de verlo mal y las ganas de hacer algo para que se ponga mejor, pero la respuesta no está en la comida sino en el paracetamol.

Lo importante es que todos estamos bien, y mi madre está aprendiendo a hacer el pino puente.


¿Te faltan ideas para el menú diario?
Suscríbete y descárgate un ebook con ideas, consejos y menús de BLW

22 comentarios :

  1. Jajaja... Me encanta lo del pino puente de tu madre. Entiendo perfectamente lo que dices porque a nosotros nos pasa igual. Podríamos decir que Mara se alimenta de cebolletas, pan y fresas... Pero la vemos estupendamente, así que no necesitará más (como bien dices, esta es la teoría). También come aún menos cuando está malita... Qué penita da verles pachuchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que una cosa es la teoría y otra vivirlo día a día, supongo que el gen de madre incluye una preocupación por lo que comen nuestros herederos que va más allá de todo razonamiento lógico

      Eliminar
    2. Nosotros hemos conseguido agobiarnos menos (tras hablar con Carlos González y Julio Basulto), pero lo cierto es que hay días en que come tan poco que es imposible no pensar en ello. Cierto es que luego no para ni un segundo, así que necesitada y floja no se le ve :-P

      Eliminar
    3. Claro, si cuando están bien, aunque coma poco dices, pues desnutrido no debe estar y es más fácil aplicar la teoría pero si están malos, ahí ya te preocupas algo más...

      Eliminar
  2. Mi bichilla zampa mucho, y cierra la boca durante días cuando enferma. Hasta 8 ha estado sin probar bocado, solo teta. Pero se me ha hecho vaga y no coge la comida por sí misma, aunque abre una boca enorme para que se la metamos nosotros. Sí, es más rápido y cómodo pero es que con pocos meses lo hacìa sola y ahora no. Todo se ha complicado porque de pronto detesta las verduras, y hay que hacer puré para que coma alguna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que no queremos que nos pase, que deje de comer solo. Por eso hemos vuelto al principio que si quiere comer, que coma y si no, que juegue. Lo de que se vuelvan quisquillosos a la hora de comer también es una fase. M estuvo sin probar los guisantes un mes entero hasta que el otro día fue lo único que comió.

      Eliminar
  3. Jajajaa, si es cuando los niños no comen montamos un circo que yo creo que ellos se aprovechan de la situación. Nos tienen el gancho cogido. Pero bueno, ahí estamos todos intentando que el apetito vuelva a su forma natural y sobretodo que no empeore el resfriado.
    Yo hice una entrada pero desde el punto de vista del niño y en clave exagerada y con humor. Si te apetece verla la encontrarás aquí: http://www.yolandalopez.es/2015/02/alimentos-basicos-para-ninos.html
    Me alegro que esté mejorando, aunqeu tu madre tenga que hacer el pino puente, jajajaja. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M ya está bien, pero el apetito ahí anda, yo creo que al estar ofreciéndole comida todo el día, el pobre acaba harto y nunca tiene hambre, es como cuando uno se va de tapas. Parece que no, pero come.
      Me pasaré por tu blog a ver

      Eliminar
  4. Como te entiendo chatunga.. Nosotros que llevamos varias enfermedades encadenadas, lo del comer es de lo peor. Yo solo le cocino cosas que le gustan mucho a ver si algo cae (y cae poco) y cuando se pone bueno cómo le cuesta recuperar el gusto por el resto de las cosas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es otra, que mi madre, con tal que comiese lo tenía a dieta de patatas fritas y queso y ni por esas. Si es que cuando no tienen hambre, no tienen hambre. En fin poco a poco va recuperando, espero que vosotros también estéis bien!

      Eliminar
  5. La verdad es que mantenerte firme cuando están enfermos es complicado, nuestra peque siempre ha estado en el percentil 3 y cuando enferma baja así que nos olvidamos de la teoría por unos días y con que como algo nos damos con un canto en los dientes.
    Al principio nos costaba otros tantos días volver a la teoría pero ahora ya sabe que solo cedemos cuando está enferma, nosotros, los abuelos ya es otra historia jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es otra, el tema de percentiles, si un niño de percentil 3 o 10 baja, es un problemón pero si baja del 96 a 80 no pasa nada. Pues yo creo que depende en ambos casos, pero en fin...

      Eliminar
  6. Clavaditos A los abuelos de la beba jajaja yo reconozco que tb le doy de comer, porque a veces no le apetece coger el cubierto o la comida, pero si tiene hambre. Los Abuelos por norma general le dan de.comer, hacen mmmmmm que rico a cada cucharada que coge, y si hace falta ponerle.videos en le.móvil tb. La beba ha estado mala está semaba cómo M, y yo tb he recurrido a cantar y ofrecerle de todo, y como dices es fácil que se acostumbren al juego y el teatro...espero q ahora q va mejor.volvamos a la normalidad. M ya mejor?? Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf, yo lo que llevo peor es eso de que le aplaudan después de cada cucharada y también me he pillado haciéndolo estos días. Ahora M ya está mejor así que como tú dices, hay que volver a la normalidad

      Eliminar
  7. Yo te entiendo perfectamente. Alvaro estuvo hace un mes así una temporada comiendo fatal y yo estaba desesperada. Tan desesperada que bailaba, cantaba y si tenía que hacer el pino puente como tu madre lo hacía.
    Es muy difícil no recurrir a estas estratagemas cuando vemos que pasan los días y no prueban bocado.
    Espero que M. ya esté totalmente recuperado ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, está ya en plena forma…al día siguiente cayó el padre pero ese es otro tema jejeje. Es que ver que tu hijo no come es horrible, sobre todo cuando sabes que es porque se encuentra mal e intentas que coma para sentirte tú más aliviada y claro, acabamos haciendo las tonterías que hacemos. Total, para nada porque ya cuando se ponen mejor empiezan a comer de nuevo.

      Eliminar
  8. Yo te entiendo perfectamente. Alvaro estuvo hace un mes así una temporada comiendo fatal y yo estaba desesperada. Tan desesperada que bailaba, cantaba y si tenía que hacer el pino puente como tu madre lo hacía.
    Es muy difícil no recurrir a estas estratagemas cuando vemos que pasan los días y no prueban bocado.
    Espero que M. ya esté totalmente recuperado ;)

    ResponderEliminar
  9. ¡Que identificada me siento! Vikingo come solito desde hace muuuuchos y largos meses, pero la suegra se empeña en que el niño es muy pequeño y que con 18 meses no sabe sostener la cuchara, así que le da de comer. Pues lleva unos días que le ponía el yogur delante y me daba la cuchara, hasta que se la devolví y entendió el concepto, a ver si conseguimos que entienda la abuela que el niño sabe comer solo. Y ya sabes, cuando están malitos les cuesta comer, pierden las ganas y el apetito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Justo eso es lo que empezó a hacer M hace unos días y picamos sin darnos cuenta! Es fácil caer en la tentación de darles de comer: es más rápido, se manchan menos, pero si queremos que aprenda a comer solo, lo mejor es dejarles hacer a ellos

      Eliminar
  10. Me paso la semana pasada. La coña es que como papi no comía en casa y el no tenia apetito al estar enfermo yo pensé "pues para mi sola paso de cocinar, ala, pizza congelada" y que sorpresa cuando mi bebe la vio y resulto que le había vuelto el hambre... Jajajajajajaja. En fin, yo con cara de dibujo animado japonés en estas situaciones y mi hijo feliz con su borde de pizza. Solo comió un trocito, pero tuvo chiste...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nunca te esperas cuando le va a volver el apetito. M ahora está en un momento de apetito voraz en el que come a veces más que yo, jejeje

      Eliminar
  11. Tal cual !!, Llevo una semana en la misma situación y los abuelos al ver a la enana y poder darle de comer... Hacen la ola jaja. Un saludo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...