¿Entienden los bebés cuando les decimos NO?

lunes, 30 de marzo de 2015

Personajes: M, de 10 meses de edad y, su madre (yo misma)
Escenario: Salón de una casa con cables de por medio
Acción: M gatea por todas partes mientras su madre, está sentada en el sofá esperando a que se haya evaporado el agua de la paella. M se acerca a los cables de la televisión.
Madre (con voz tranquila y sosegada, acompañando las palabras con un gesto de la cabeza): M, eso noooo, los cables nooooo.
M se gira hacia su madre, le sonríe, hace no con la cabeza y vuelve a coger los cables.

¿Os suena esta escena?
Cuando M empezó a gatear descubrió todo un nuevo mundo por descubrir y una de sus mayores fascinaciones fueron los cables de la televisión. En un comentario en un blog (no recuerdo cual) contaba, como madre orgullosa, que M ya entendía el no y dejaba los cables en paz si se lo decías. Lo que no conté es que desde que lo publiqué en el blog, empezó a ignorar esos noes y la escena de arriba se empezó a repetir a diario.

BLW: Cuando no comen

viernes, 27 de marzo de 2015

La semana pasada M estuvo malo. Nada grave, una gripe que debió pillar en la sala de espera del pediatra cuando fuimos a la revisión del niño sano. Ya veis, le entregamos al Sergas un niño sano y nos lo devuelven griposo.

En fin,  ahora está mejor pero el tío se pasó toda la semana sin apenas probar bocado, solo teta, teta y teta. Cuando ya casi me había olvidado de las ventajas de la teta y solo veía el inconveniente de no pegar ojo por la noche, esta semana me lo recordó: al menos estuvo hidratado y nutrido. Bajó de peso, sí, pero nada alarmante e imagino que enseguida lo recuperará.

El caso es que durante toda la semana pasada montamos un servicio de catering: M tenía a su disposición las 24 horas del día a dos (o cuatro si contamos los abuelos) camareros que le ofrecían continuamente comida. "¿Quieres plátano? ¿fresas? ¿Un poco de queso? ¿Y pan? ¿una cucharada de lentejas?" y así durante 7 largos días. El pobre a todo decía que sí pero cuando llegaba la hora de comer, no abría la boca ni para reír, así de malito que estaba.


¡Sorteo! El Taller de Gepetto (CERRADO)

jueves, 26 de marzo de 2015

Como ya conté en otros posts, en casa nos encantan los juguetes de madera. Nos parecen, además de bonitos, mucho más agradables al tacto (y al olfato). Otra ventaja de la madera frente al plástico a la hora de comprar un juguete es que los de madera suelen ser menos ruidosos y sin lucecitas de colores. Sí, los ruidos y las luces fascinan a los niños pero los dejan como atrapados en un bucle sin fin que acaba siendo molesto para los padres y demás gente de alrededor.

El Taller de Geppetto es una tienda online que vende productos de madera destinados a nuestros pequeños vástagos. Desde un sujetalibros hasta juguetes, todos están hechos a mano y respetando el medio ambiente y la seguridad de los niños ya que utilizan pintura sin disolventes. Si no me creéis, siempre podéis visitar su web donde hay imágenes del proceso de producción.

Otra de las ventajas de esta tienda es que, al hacerlo todo a mano, cualquier producto es 100% personalizable en tamaño, color y forma. Es más, si tenéis pensado y dibujado vuestro juguete ideal, podéis poneros en contacto con ellos para que os lo hagan realidad. ¿No os parece genial?

Por todo esto que acabo de contar, hacía tiempo que os quería hablar del Taller de Geppetto pero por unas cosas y otras, el tiempo se me fue pasando. Hasta hoy, hoy es el día en que quiero aportar mi pequeño granito de arena a este proyecto para que siga adelante porque realmente lo vale: los diseños son bonitos y la calidad de los acabados es excelente. 

La persona que está detrás de el Taller de Geppetto es un padre y autónomo que montó este negocio para tener la posibilidad de compaginar su vida laboral con el cuidado de su hijo. Porque la conciliación no es sólo cosa de madres, a ver si a fuerza de decirlo el mensaje va calando. Así que un día se lió la manta a la cabeza y dio el salto a este mundo paralelo de los autónomos.

10 maneras de jugar con un bebé

miércoles, 25 de marzo de 2015


La primera idea que hay que desechar de la cabeza es ésa de: "hay que estimular al bebé". No, al bebé no hay que "estimularlo", hay que jugar con él. Si lo que hacemos es estimular, lo tomaremos como un trabajo, no es divertido, hay que seguir reglas, normas, mirar manuales, buscar las edades adecuadas para cada "juego", etc. Así no mola nada estar con un bebé, a no ser que seas un profesional y que te paguen por ello.Un niño sano no necesita estimulación, necesita jugar, cariño, abrazos, que le hablen, que le escuchen, etc. No importa si el juego es o no adecuado para su edad, siempre y cuando los dos os lo paséis bien. 

Una segunda idea es que a veces pasa que el adulto se aburre del juego. No pasa nada, es normal que uno no se divierta cantando la misma canción por décima vez. Cuando me pasa a mí esto, o cambio de canción (o juego) o lo varío lo suficiente como para no dormirme. Si el bebé es pequeño, lo mismo le da un cambio de juego, si es algo mayor, ya te protesta si cambias y quiere seguir jugando a lo mismo. Ahí ya entra la habilidad de cada uno de distraer con otra cosa: en la variedad está el gusto.

Así que aquí os dejo una lista con 10 juegos para hacer con un bebé. No pongo edades porque creo que funcionan con casi todos, desde recién nacidos hasta ya más mayorcitos. La clave: si tú te lo pasas bien, el bebé casi seguro que también.

Piaget: Desarrollo cognitivo II (2-6 años)

lunes, 23 de marzo de 2015

Piaget no se quedó solamente en el estudio de la inteligencia de los bebés sino que, asombrado por las respuestas erróneas que se repetían de manera consistente en los test de inteligencia en niños pequeños, concluyó que el desarrollo de la mente es algo más que ir sumando conocimientos. Los niños no piensan igual que los adultos. Piensan de manera diferente, sobre todo en el nivel de pensamiento lógico, que es en el que se centraba Piaget para sus estudios.

La etapa entre los 2 y los 6 años (coincidiendo con el preescolar, más o menos) es una etapa donde la mayoría de los niños ya tienen adquirido el lenguaje, la permanencia del objeto, la función simbólica, etc. También comprenden que un gato, aunque se ponga careta de perro, sigue siendo un gato o son capaces de interpretar mapas sencillos. Otras habilidades que comienzan en esta etapa son la capacidad de clasificar, una empatía más consciente, la noción de número, etc.

Digo esto porque una de las críticas que se le hace a Piaget es que se centra demasiado en las limitaciones de los niños en vez de ver sus capacidades, pero esto no es del todo cierto. Hay que tener en cuenta que Piaget entiende que el  tipo de pensamiento más avanzado es el pensamiento científico por lo que su estudio más famoso se centra en cómo los niños consiguen llegar a este tipo de razonamientos lógicos.

Su gran "descubrimiento" fue que los niños emplean un tipo de lógica particular, pero que es común a casi todos los niños de estas edades. ¿Qué características tiene la lógica de los niños?

Bañeras anti-cólicos: Shantala vs Tummytub

viernes, 20 de marzo de 2015

Pequelia.es
Una de las cosas que más quebraderos de cabeza nos dio cuando esperábamos a M fue, aparte de la polémica cambiador sí o no, el tema de la bañera. Vivimos en un piso equipado con una miniducha gracias a la cual no engordamos porque si no, no cabríamos dentro. El resto de la casa, no es que sea mucho más amplia pero lo que sí teníamos claro es que, al menos los primeros meses, el baño del bebé se iba a hacer en nuestra habitación. Ahora bien, la cuestión es ¿dónde?

Un amigo nos prestó una bañera gigante, de esas que que tienen unas patas para bañar al pequeño ser en lo alto y no tener que agacharse. Aunque lo agradecimos en el alma, esa bañera quedó desterrada antes de su primer uso a la habitación de los trastos de M. Era demasiado grande e iba a ser un lío tremendo llenarla y vaciarla.

Mirando y mirando, encontramos la solución: las bañeras anticólicos. Yo no sé si son anticólicos o no (M no tuvo nunca pero eso no demuestra nada), lo que sí sé es que son ultracómodas: son pequeñas, necesitan poca agua, pesan poco y a M le gusta. Con decir que M. tiene 15 meses y lo seguimos bañando ahí, es prueba suficiente de que están perfectamente amortizadas. Además tienen otra ventaja que es que cuando las dejemos de usar, siempre se pueden reutilizar como cubo de los juguetes o para cualquier otra cosa.

Tenemos dos bañeras anticólicos: una en casa de mis padres y otra en la nuestra. Nosotros tenemos la bañera Shantala y mis padres compraron la Tummy Tub. Se supone que la segunda es "la original" y la nuestra es la "copia". Iguales, iguales no son, aquí os dejo las diferencias principales.

Piaget y la permanencia del objeto

lunes, 16 de marzo de 2015

La semana pasada os resumía el desarrollo del niño de 0 a 2 años según teoría de Piaget. Durante estos dos primeros años de vida, se logran avances cognitivos espectaculares y uno de ellos es el de la permanencia del objeto.

Origen de la foto
Los objetos tienen una existencia permanente que es independiente de nuestra percepción. Es decir, las cosas (y las personas) siguen existiendo aunque nosotros nos las percibamos con ninguno de nuestros sentidos. ¿Conocéis el acertijo que popularizó un capítulo de los Simpson que dice: Si un árbol se cae en el medio del bosque y no hay nadie alrededor, hará ruido? Bueno, pues Piaget, al igual que Milhouse, diría que sí que hace ruido porque la existencia de los objetos no depende de nuestra percepción.

Para un recién nacido, comprender este concepto que para nosotros es obvio, le lleva casi 2 años de experiencia en el mundo. Si os paráis a pensar, no es algo fácil de lograr y se requieren muchas nuevas conexiones neuronales, distinguir entre el mundo externo y los propios pensamientos y, sobre todo, admitir que no podemos conocerlo todo a través de los sentidos.


Piaget realizó una serie de "experimentos", sobre todo con sus hijos, para comprobar cómo evoluciona este concepto en la mente del niño. Concluyó que no es un proceso de todo o nada, no es que en un momento no lo tengan y en otro sí sino que hay etapas intermedias en las que el concepto de permanencia está pero no del todo.

BLW: Filetes de merluza con verduritas a la vista

viernes, 13 de marzo de 2015

Hacía ya tiempo que tenía pensado poner una receta de pescado. Nuestro problema es que comemos poco pescado por una razón muy sencilla: en nuestro barrio hay dos pescaderías pero ninguna cumple con las condiciones que necesito para comprar pescado. A saber:

  • Que ponga el nombre de los pescados en un cartel. Soy una ignorante y quitando las sardinas y la raya, no sé diferenciar un pescado de otro.
  • Que pongan el precio y el lugar de procedencia. No me gusta andar preguntando estas cosas, y creo que es obligatorio ponerlas.
En cualquier caso, a veces pasamos por el aro y vamos a una de esas pescaderías porque hay que comer de todo. Otra opción que nos queda es tirar de congelado. A mí me gusta menos pero en esta receta fue lo que hicimos.

Lo de las verduritas a la vista es una referencia a cierta marca de potitos que venden sus papillas "con verduritas escondidas". A M le gustan las verduras (menos las hojas verdes, eso para él no es comida) así que no hay que esconderlas. Y aunque no les gustasen, tampoco creo que esconderlas sea la solución.

Este plato es ideal para una cena porque se prepara en un pispás. Además, no tiene espinas (siempre hay que comprobarlo por si acaso) así que para los niños que ya saben hacer la pinza o maneja el tenedor o la cuchara va genial.

5 capacidades que se entrenan con la maternidad

miércoles, 11 de marzo de 2015
















Desde que soy madre no me reconozco. Si hace dos años me dijeran que iba a ser capaz de hacer ciertas cosas, me hubiera reído en su cara. Yo me consideraba una persona del montón, con sus cosas buenas y sus cosas malas pero vamos, nada fuera de lo normal.

Pero ahora, ¡ay ahora! creo que eso de que las madres tenemos superpoderes es cierto, pero no por influencia divina, sino que los conseguimos a base de un duro programa de entrenamiento diario. Yo creo que si continúo así un poco más, ya me dan el cinturón amarillo de la maternidad.

De momento mi entrenamiento se centra en las cinco capacidades que forman la base de todo superpoder. ¿Queréis saber cuáles son? Pues leed, leed…

Piaget: Desarrollo cognitivo I (0-2 años)

lunes, 9 de marzo de 2015

Foto de la Wikipedia
Allá por el pleistoceno, me encontraba yo empezando los estudios de Psicología. Una de las primeras asignaturas que tuve fue Psicología del Desarrollo I (más adelante, ¡oh sorpresa! vendría la II). En esta asignatura teníamos como trabajo leer uno de los libros de la bibliografía y hacer un resumen. Lo sé, parece el instituto pero no, prometo que es un trabajo de una licenciatura. Otro día os hablaré del "libro de colorear" que me acompañó durante todo un año.

A lo que iba, que cogí uno de Piaget porque era finito y así acabaría antes. Para los que no lo sepáis, Jean Piaget fue un psicólogo y biólogo suizo que, observando el comportamiento de sus hijos (y el de los hijos de otros también), estableció una de las teorías más influyentes sobre el desarrollo de la inteligencia humana que existen hasta el momento. De hecho, la división de las edades que existe entre escuela infantil, preescolar, primaria y secundaria están hechas en función de su teoría.

Ahora es el momento de desempolvar estos apuntes y ver si M le está haciendo caso a Piaget o si va por libre en cuanto a su desarrollo cognitivo.  La teoría de Piaget es compleja, va mucho más allá de describir una serie de etapas pero voy a intentar hacerlo lo más sencillo posible.

Biblioteca: "Diario de una pulga"

viernes, 6 de marzo de 2015

El mejor libro infantil es aquel que le gusta tanto a niños como a adultos. Hoy os voy a hablar de uno de esos libros: "Diario de una pulga" de Luis Piedrahita.

Diario de una pulga (Luis Piedrahita)

Este libro está en nuestra casa desde antes de que M. naciera. Fue un regalo de J. por mi cumpleaños. Me lo compró porque soy una fan incondicional del autor y creo que no se paró a mirar si el libro era para niños o no. No importó porque es genial...y la intención es lo que cuenta.

Luis Piedrahita es humorista, escritor, mago, director de cine y no sé si alguna cosa más. Fue el primer ganador del Club de la Comedia y desde entonces aparece de vez en cuando en la radio (SER) y en la televisión (El Hormiguero). Ha escrito 6 libros de monólogos y este es su primer cuento infantil.

Los blogs y las redes sociales

miércoles, 4 de marzo de 2015


El lunes pasado este blog cumplió seis meses (¡bien por mí!). Si fuera un niño, estaría comprobando si cumple las condiciones para empezar con la alimentación complementaria y si fuera una niña…pues también ¿qué pensabais? ¿qué le iba a empezar a buscar marido?

El blog cumple 6 meses pero solo tiene 3 en redes sociales ¿por qué? pues porque quise ir poco a poco y el primer paso era saber si iba a ser capaz de escribir con cierta regularidad. Así que el blog viene con un poco de retraso madurativo que espero que se solucione pronto, con mucha estimulación y ayuda de vuestra parte seguro que se pone al día pronto.

Cuando empecé a indagar sobre las redes sociales y su utilidad para bloggers todo el mundo dice lo mismo: que escribir un blog sin publicitarlo en la red es inútil, hoy en día son herramientas imprescindibles para darse a conocer por el mundo.

Tipos de apego

lunes, 2 de marzo de 2015

Cuando hablamos de crianza con apego nos referimos siempre a la crianza con apego seguro. Todos los niños tienen que establecer algún tipo de vínculo con alguien, es algo vital para su propia supervivencia. Otra cosa es la calidad de dicho apego.

En posts anteriores hablamos de lo que es el apego y cómo se desarrolla. Hoy vamos a hablar de los tipos de apego que existen. 

Mary Ainsworth fue una psicóloga estadounidense que continuó los estudios de Bowlby sobre el apego. En concreto, ella se centró en el comportamiento de los bebés (entre 12 y 15 meses) ante la ausencia o presencia de la madre. Para ello diseñó una situación experimental conocida como "situación del extraño."

La situación del extraño consiste en una serie de ocho episodios que en total duran menos de media hora. Durante ese tiempo, la madre deja en dos ocasiones al bebé en una habitación que NO le es familiar, la primera de ellas en compañía de un extraño y luego solo. La respuesta del bebé cada vez que regresa la madre es lo que tiene más interés para la investigadora.