¿Qué es (y qué no es) la crianza con apego?

miércoles, 4 de febrero de 2015

La primera vez que escuché el término "crianza con apego" no estaba embarazada ni de lejos. No me gustó el nombre, no lo entendía y parecía que se confundía con la teoría del apego de Bowlby. La chica con la que estaba hablando del tema me explicó que la crianza con apego es un tipo de crianza contraria al conductismo, basada en el respeto hacia las necesidades del niño y contraria a fomentar una independencia prematura. También me dijo que esta forma de crianza consigue, al contrario de lo que se piensa, que los niños terminen siendo más independientes y autónomos que los criados bajo otro tipo de disciplina.

Le contesté que vale y en vez de seguir la conversación me embaracé y tuve un niño. Ahora que además de un niño tengo un blog puedo escribir aquí lo que creo que ha pasado con el término.

¿Qué es la teoría del apego?


Allá por los años 60 y 70 del siglo pasado un psiquiatra llamado Bowlby y una psicóloga llamada Ainsworth publicaron varios estudios sobre el vínculo que establece un bebé con su cuidador (por lo general la madre biológica). A este vínculo lo llamaron apego.

Bowlby definió el apego como algo innato y necesarios para la supervivencia del niño pero que no se establece inmediatamente después del nacimientos sino que tarda varios meses en formarse. En concreto, el autor dice que hasta los 8 meses el apego no se considera formado del todo. Las características para detectar que el apego está formado son dos: la ansiedad de separación y la clara preferencia por la figura de apego frente a los extraños.

Este vínculo es el que demuestra que el ser humano es un animal profundamente social, que necesita del otro para sobrevivir. Por eso, las relaciones que se establecen entre las figuras de apego y los niños en ocasiones son perjudiciales para el menor. Pero el niño siempre, siempre, va a escoger un mal apego que una ausencia de vínculo. Esta teoría explica por ejemplo los comportamientos de los menores ante padres maltratadores.

Tipos de apego

Ainsworth continuó con el trabajo de Bowlby y descubrió que no todos los niños se apegan de la misma manera con sus cuidadores. Estableció tres tipos de apego diferentes (luego se describió un cuarto) según el comportamiento de los niños en lo que ella denominó "la situación extraña" Os dejo un vídeo que explica muy bien en qué consiste esta situación y los distintos tipos de apego que hay.


Los tipos de apego inseguros (ambivalentes o evitativos) y el desorganizado parece que correlacionan con enfermedades mentales en la vida adulta. Ojo, no hay datos concluyentes al respecto pero parece que los tiros van por ahí. Por lo tanto, que un niño tenga un apego seguro es un factor de protección para su salud mental en la vida adulta.

¿Cómo conseguimos que nuestro hijo tenga un apego seguro?

Aquí volvemos a nuestro amigo el Dr. Sears, del que ya hablé en este post. Sears postula que para los niños se vinculen de manera segura, los padres tenemos que "ser creativos al responder a las necesidades de los hijos" El cómo lo hagamos ya es cosa nuestra, aunque él da una serie de consejos sobre la crianza.

En realidad, conseguir que nuestro hijo tenga un apego seguro es más fácil de lo que parece, la naturaleza es sabia y si el apego seguro es básico para la supervivencia, no nos lo va a poner difícil. Si no, la humanidad se hubiera extinguido hace ya mucho tiempo. Basta con quererle, responder a sus necesidades y jugar con él. Ser consistentes con nuestros actos y que la duda de si les queremos o no,  los gritos, la sensación de abandono y la frialdad afectiva no sean la norma, sino más bien la excepción.

Qué no es la crianza con apego

Actualmente, se ha asociado la crianza con apego con el colecho, la lactancia materna  "indefinida", la alimentación ecológica, los pañales de tela, el porteo, el BLW, el parto natural y/o en casa. Esto no es la característica que define a este tipo de crianza. Los autores partidarios de la crianza con apego lo que dicen es que el colecho no es malo si se cumplen las condiciones adecuadas de seguridad, que la lactancia materna es "un regalo para toda la vida" pero no he leído yo en ninguna parte que si no haces esto, tu hijo ya no va a tener un apego seguro.

Se ha llegado un punto en el que parece que si das biberón, llevas a tu hijo en carro, le pones chupete, usas pañales de celulosa, le alimentas con papillas y has tenido al niño con epidural, ya no estás criando con apego. Y no, no es cierto. La mayoría de los niños han sido criados así y tienen un apego seguro. Es decir, un niño puede establecer un apego seguro durmiendo en su cuna desde los 2 meses, comiendo papillas y yendo en carro a todas partes.

La crianza con apego no tiene tanto que ver con lo que hacemos sino en cómo lo hacemos. ¿Qué pensáis vosotros?

¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

14 comentarios :

  1. Me gustó tu post, creo que es importante la crianza con apego, aunque hoy en día es un tema que se confunde mucho, también difícil de llevar cuando los padres trabajan todo el día y el niño está con otras personas, los fines de semana se vuelven "hay que hacer...." y el niño queda en segundo grado....de cualquier manera, en mi caso he tratado de estar con mi hija, con tiempo de calidad, tengo la suerte de tenerla conmigo mucho tiempo, pero no siempre fue así, también trato de que sea independiente...es decir tener un justo medio. Veremos los resultados en unos años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El apego se puede formar con cualquier otra persona que no sean los padres, la naturaleza es dabi y prevé cierta flexibilidad si los padres faltan. En cualquier caso, a partir de los 18 meses, el niño manifiesta su apego de diferente manera a cuando es más bebé, ya permite la separación física entre él y el cuidador sin que el apego se resienta

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho tu post! Lo comparto por que estoy cansada de escuchar frases de. "jo, es que siempre esta con su madre" "Solo quiere estar con su madre", etc La gente tiene que ver y comprender la importancia del Apego con su madre y padre también! Feliz semana! Besos! ^^

    ResponderEliminar
  3. Yo fui a una charla de Carlos González en la que él defendía justo esto,que no hay más o menos apego por dar teta, portear,hacer BLW... que lo importante es atender las necesidades del bebé para que esté seguro y confíe en que nuestra presencia estará ahí siempre que nos necesite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, quería escribir esto porque últimamente creo que se están confundiendo los términos

      Eliminar
  4. Es un placer leerte. Me ha gustado mucho tu post. Estoy de acuerdo con todo. Que el bebé duerma en su cuna desde los dos meses, si está preparado, no tiene porqué significar apego inseguro... Otra cosa es que el bebé no esté preparado y se le deje llorar para conseguir este fin.
    Aunque al ver el video no puedo evitar preocuparme un poco. Reconozco a mi hijo sobre todo en el primer niño, lo cual me alegra. Pero también le he visto tener rabietas del tipo de segundo niño, en la que tira las cosas, las rechaza, etc. Aunque no suelen estar asociadas a cuando nos vamos, si no a esos momentos en los que le decimos que "no" a algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias…y no te preocupes: lo que le pasa a tu hijo es una reacción de frustración normal y corriente y nada más, no tiene nada que ver con el apego. Sería como decir que como ha llorado X veces ya está traumatizado para toda la vida. No, los niños lloran y se enfadan tengan el apego que tengan y nuestro trabajo es ayudarles a gestionar esas emociones.
      Es más, aunque alguien me diga que su hijo alguna vez ha reaccionado como el niño 2 o 3 tampoco podría asegurase que es por un apego inseguro ya que el comportamientos tendría que repetirse en el tiempo.

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo, muchas veces se confunde la crianza con apego con dar teta, porteo, etc... Aunque personalmente pienso que el porteo es muy beneficioso tanto para el bebé como para la madre, ciertamente no tiene porque estar relacionado. El vídeo lo vi hace unos cuantos meses, me lo pasó una amiga psicóloga infantil y me impresionó bastante, me quedo con que Vikingo se calma al segundo de cogerlo o verme aparecer, esperamos seguir así. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que añadir a tu comentario, yo también soy pro-porteo pero no tiene nada que ver con el apego. Digamos que portear es una de las maneras de atender a nuestros hijos (para mí una de las más cómodas) pero no es la única

      Eliminar
  6. Cuando leí en otro post que ibas a explicar por qué estabas en contra de la crianza con apego me sorprendió mucho, porque por lo que había leído hasta ahora a mí me parecía que el tipo de crianza que tú estabas llevando con M. es con apego. Ahora entiendo que probablemente pusiste eso para tener a las lectoras atentas, jejeje. Y que te referirías a ese tipo de "crianza con apego" del que hablas en el último párrafo.

    Yo por ejemplo le di chupete a A. (pero ni lo forcé a que lo cogiera ni nada) porque el tío se tiraba el día entero colgado de la teta y aguanté un mes, pero ya cuando cumplió el mes pensé que quizá no pasaba nada por intentarlo. Con tanta suerte que lo cogió rápido y también lo soltó rápido (antes de cumplir un año ya lo escupía, con lo cual ya está "deschupetado" y feliz). Recuerdo que me sentó muy mal que cuando le hablé de esto a una amiga me dijo que había leído que "darle la teta al bebé era darle amor y por lo tanto negarle la teta era como negarle amor". Me sentó como una puñalada que me dijera eso, casi me enfadé (o sin casi...) porque me sentí como si me dijera que no quería a mi hijo (!!!) Poco después me envió un vídeo de Carlos González (ella me lo "presentó") y cambié mi opinión en algunos aspectos, pero el chupete se lo dejé porque sinceramente, no me parecía que por darle un chupete en vez de mi teta le fuera a creer un trauma y sigo sin pensarlo, la verdad. Creo que no por haberle dado chupete he dejado de darle un tipo de crianza con apego y por ahora me atrevo a decir que es un apego seguro, porque suele consolarse rápido, me basta enseñarle algo que le gusta para que ya se le haya olvidado cualquier disgusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, y el vídeo me ha parecido muy interesante y ya lo he colgado en mi muro de fb con esperanzas de que lo vea una chica que conozco que deja a su hijo llorar, en plan método Estivill... Que a veces me pregunta si mi bebé llora tanto, porque ella a veces no puede más... No me extraña, el pobre tiene que sentirse super abandonado... Yo como recordaba lo mal que me sentó el comentario del chupete (y vino de una amiga cercana) no quise decirle lo que pensaba yo de su método (porque encima acabábamos de conocernos cuando me lo contó), pero hace poco le envié un artículo en el que se explica que dejar a los bebés que lloren no es bueno (con un montón de estudios que apoyan esta tesis), con un comentario de "Uy, yo desde que leí esto ya no dejo a mi bebé que llore" (como si yo lo hubiera hecho antes, pero más por decir "somos humanos, es normal que no supieras esto si hasta ahora te habían dicho que dejar llorar era lo mejor que podías hacer por tu bebé", aunque fuera mentira, porque yo al mío no lo he dejado llorar). Pero bueno, no sé si lo habrá leído ni si hará caso porque no me respondió. Pero al menos ahora tengo la conciencia más o menos tranquila de que yo al menos le he dado información para que supiera que eso no es bueno y ahora ya si ella sigue queriendo hacerlo como lo hace, ya es una decisión consciente... No sé qué opinarás de todo esto (¡menudo rollo que te acabo de soltar entre el comentario anterior y este!)

      Eliminar
  7. Ay qué bien este articulo, muy sensato y respetuoso con todas las opciones.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...