La conciliación es cosa de todos

miércoles, 18 de febrero de 2015

Como ya escribí en otro post, una de las razones por las que me hice autónoma, fue para poder ser dueña de mi tiempo. Esta decisión la tomé años antes de tener a M. Quizás fui una iluminada pero quería tener derecho a tirarme en el sofá a no hacer nada en vez de tener que estar calentando una silla en el trabajo. 

¿Por qué la conciliación parece ser una reivindicación exclusiva de los padres (y madres)? Es que a veces parece que cuando nace nuestro primer hijo de repente nos damos cuenta de lo difícil que es compaginar un trabajo con una vida. Lo que nadie parece notar es que, si salimos de casa a las 9:00 y llegamos a las 20:00, no estamos teniendo vida, aunque seamos solteros y sin compromiso.

La conciliación debería ser un asunto de todos, no sólo asunto de familias. Claro está que cuando uno tiene un hijo las prioridades cambian y uno se da cuenta de repente de que ya no puede seguir renunciando a su tiempo libre porque ya no es "libre", es tiempo que tienes que dedicar a cuidar de otra persona. Es como todo, te empiezas a preocupar por la atención al parto cuando te quedas embarazada, nunca antes.

El otro día hablaba con una amiga que me decía que claro, ella no podía tener hijos porque con su horario no los iba a poder cuidar (entra a las 9:00 y sale a las 19:00, le pagan esas horas horas extras que hace por defecto pero no le dan la opción de no hacerlas). Yo le dije que siempre podía renunciar a esas horas extras o pedir una reducción de jornada. Su respuesta: "Eso se puede hacer si eres funcionario, aquí nadie ha pedido nunca reducción de jornada, estaría muy mal visto" Ojiplática me quedé. ¿Cómo hemos llegado hasta este punto?

Otro ejemplo: Otro amigo me contaba que les habían bajado el sueldo a todos en la empresa, para evitar despedir a nadie. Como llevan bajándoles el sueldo varios años seguidos ya, se cansaron y dijeron: "vale, nos bajáis el sueldo, pero a partir de ahora VAMOS A CUMPLIR EL HORARIO" ¿Pero qué clase de "chúpate esa, jefe" es eso? ¿Acaso es un privilegio el cumplir con el horario? ¿Soy solo yo a la que le parece increíble que se amenace con cumplir el horario? Si no les hubieran bajado el sueldo, no cumplirían el horario? ¿Para qué están los contratos?

Está tan mal la cosa que pedir que se fomente el teletrabajo o la flexibilidad horaria es tan ilógico como pedirle a un niño que aprenda a dividir si no sabe sumar todavía. Hay que empezar por cosas más básicas, a saber:

  • Los horarios que hay escritos en los contratos no son orientativos.
  • Que un trabajador se vaya a su hora no es signo de que no está comprometido con la empresa.
  • Pedir un día de asuntos propios no es pedir un favor.
  • Pedir un día para ir al médico no es pedir un favor.
  • Si los compañeros te critican por irte a la hora, son ellos los insolidarios, no tú.
  • Estar de vacaciones significa que no tienes que trabajar. (Recibir llamadas del trabajo es trabajar.).

Y así podría seguir con unas cuantas más. Soy optimista y creo que la situación está cambiando. Cada vez hay más empresas que se conciencian de esto pero todavía queda mucho por hacer. Lo más grave es que no sólo hay que cambiar la mentalidad de los jefes, a veces son los propios trabajadores los que se autoimponen horarios imposibles por miedo a quedar mal o porque todos los demás hacen lo mismo. Hay que perder el miedo a decir que NO, a decir BASTA, yo me voy a mi hora porque es mi derecho y porque es lo mejor para la empresa, porque así mañana estaré más contento y rendiré más.

Yo no sé si la persona que se pasa 12 horas al día en la empresa es la más comprometida pero lo que sí sé seguro es que será de las más quemadas y de las que menos rinden. Todo el mundo sabe que para trabajar se necesita descansar, hasta el mejor de los leñadores tiene que para a afilar el hacha de vez en cuando. Es fácil de entender esto en la teoría, pero el miedo les paraliza a llevarlo a la práctica.

Es difícil ser el único en la empresa que cumple el horario, parece que tienes que demostrar más que el resto, pero alguien tiene que ser el primero en hacerlo. Alguien tiene que ser el que diga que el emperador no lleva traje, que es todo mentira, que va desnudo. Lo ideal sería que ese alguien fuese alguien sin hijos, "sin excusas" para irse a la hora para que todos vieran que la conciliación no es una cosa de familias, sino de personas.

¿y tú? ¿Cumples con tu horario?


28 comentarios :

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo. Yo, sin duda, lo tuve claro cuando nació Mara y no llegué a incorporarme a mi puesto de trabajo. ¿Hice bien? ¿Hice mal? No lo sé. Ahora hay que intentar salir adelante con optimismo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí siempre me importó tener un buen horario, lo valoraba más que el sueldo, pero ahora con M mucho más aún. Ahora lo que intento es concentrar a tope los días de trabajo para tener días completos con él. No es lo ideal, pero es mi decisión

      Eliminar
    2. Recién accedo a este post. Tal como indicas, hay mucho de la empresa y mucho del trabajador que va aceptando al trabajo como si fuera un dios. Ayer en http://wp.me/p7aqCl-n6 escribí sobre la posibilidad de que cada uno elija el uso que realiza de su tiempo. No es sencillo reconocer que uno puede elegir. Es preciso mirar la situación desde un sitio diferente al laboral. El de la familia que uno deja, por ejemplo. O la vida personal. Me encantó tu post, gracias

      Eliminar
    3. Exacto, cada decisión implica una renuncia

      Eliminar
  2. ¡Pienso lo mismo que tu! Si desde el día 1 en el que entramos a trabajar cumpliéramos con nuestro horario no habría que hablar de conciliación. Yo también alucino cuando la gente da por hecho que se debe trabajar más horas por el mismo sueldo o que hay privilegios que no están a su alcance pese a tenerlos por convenio. En este país las empresas lo tienen muuuy bien montado ¡una pena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que el día 1 de trabajo estás a prueba, y te pueden despedir sin darte las gracias siquiera, por eso se van cogiendo malas costumbres que una vez que te hacen fijo son difíciles de cambiar. Al final es el miedo el que nos paraliza

      Eliminar
  3. Me encanta tu post!!!
    Yo a pesar de tener flexibilidad horaria, de tener muchas vacaciones y una serie de privilegios trabajaba de 8 a 18.30, parece q no es tanto, pero si tienes en cuenta q solo tenía 30 minutos para comer en todo el dia acaba sumando más de lo que parece. En mi caso vivo fuera y tardo casi 1 hora de ida y otra de vuelta, con lo que antes de las 19.30 no llegaba nunca a casa. Cuando me quedé embarazada lo primero q hice fueron calculos para cogerme la reducción de jornada que me permite el convenio, y aunque no les hizo nada de gracia a los jefes me la tuvieron q aceptar.
    Ahora trabajo de 8.30 a 14h, cobro la parte proporcional aunque al bajar la base me ha bajado mucho el IRPF y se nota! Lo malo... tengo aún más faena que antes de la reducción.. y alguna tarde al mes me tengo que quedar a hacer horas, pero que las guardo para compensarlas otro día que me haga falta.
    Dentro de lo malo, creo que no me puedo quejar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, los desplazamientos son otro asunto difícil de solucionar porque en realidad tu horario tampoco está nada mal.
      Lo terrible es que una reducción de jornada no implica una reducción de trabajo. En el fondo es un chollo para la empresa: el mismo rendimiento a mitad de precio

      Eliminar
  4. yo es que alucino. Yo trabajo en una admon pública y tengo amigos que a veces me han mirado mal por tener días de "asuntos propios". ¿perdón? hay en todos los convenios! no se los coge la gente por el que dirán, como lo de cumplir el horario o la reducción de la que hablas. Así nos va... Yo alucino con eso de salir a las 19h en vez de a las 18h porque sino te miran mal... desde luego con ese miedo no llegaremos a nada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, yo sueño con el día en que la gente se plante en masa para decir basta a este robo de su tiempo…algún día...

      Eliminar
  5. Toda la razón del mundo. Yo siempre he sido de los que tenían claro que no iba a vivir para trabajar y que el trabajo solo era un vehículo para poder vivir más o menos dignamente. Lo que sí es cierto es que al ser padre esos pensamientos se acentuaron. Ahora tengo un trabajo en el que todo el mundo es puntual para entrar, pero un minuto después de la hora de salida aquí no queda nadie. Sólo me faltaría, para mi gusto, salir una hora antes. Pero no me quejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja ¡Eres de los míos! En tu empresa por lo menos se respeta ese mínimo del que hablo, pero claro, es un mínimo y no debemos conformarnos. El siguiente paso: la flexibilidad horaria y el siguiente: el teletrabajo

      Eliminar
  6. Pues qué bien que lo has dicho. Mucho teletrabajo... para qué? Para estar todo el día currando, aunque sea en casa?? Nonono, como bien dices, a cumplir el horario coño, qué es eso de trabajar gratis??

    Me alegro de que seas optimista respecto a este tema, yo soy todo lo contrario... cada vez tenemos menos derechos como trabajadores, las leyes son peores, menos poder...

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el optimismo me viene por deformación profesional y porque, a pesar de todo, de vez en cuando leo noticias sobre empresas que hacen estos cambios por iniciativa propia, sin esperar a que ningún gobierno las obligue por ley.

      Eliminar
  7. Es que claro, el mejor jefe es el MIEDO. Si no nos hiciéramos caquita en los pantalones tan a menudo seguramente otro gallo nos cantaría. Yo he conocido gente con muy pocos motivos para tener miedo porque le despidieran (sin cargas familiares, joven, sin problemas) y cagarse ante una huelga, y gente con mogollón de cargas que le echaba un par.

    De estos últimos hay pocos, lástima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que en realidad lo que aquí nos parece una reivindicación del copón, en otros países es lo normal. Que yo pido salir a mi hora, no que me subáis el sueldo ni nada parecido!

      Eliminar
  8. Totalmente de acuerdo. Nunca podré entender esa creencia común de que el que más tarde abandona la oficina es el que más comprometido está con la empresa. Me parece absurdo. Y sí que es cierto que en muchas ocasiones ni siquiera son los jefes los que juzgan si no que es cosa de los compañeros. Yo lo he oído muuuuuuuuchas veces en boca de mi compañera de equipo... Así nos va...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otros países se entiende que el que no acaba a su hora es porque no le ha dado tiempo a terminar en su horario habitual. Es decir, o tiene demasiada carga de trabajo o es un poco lento. En cualquier caso, quien está mal visto es quien hace horas de más, no el que hace las que le corresponden.
      Y también lo que tú dices, el colmo es que lo hagan tus propios compañeros, eso ya es de traca...

      Eliminar
  9. ¡No puedo estar más de acuerdo contigo! Desgraciadamente en este país o cultura se nos ha educado para trabajar 12h diarias, agachar la cabeza y no abrir la boca por si nos echan a la calle. En nuestro caso llevábamos años compaginando un proyecto personal con el trabajo por cuenta ajena, fue la maternidad en mi caso la que me abrió los ojos y decidimos lanzarnos a la piscina. Tuvimos muy claro que el tiempo que estábamos invirtiendo en proyectos ajenos lo perdíamos en el propio. Aún así durante los largos años que trabajé para otros me negué en redondo a sucumbir al miedo del despido dejando de lado mis derechos y más cuando una cumple con las obligaciones. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, si tienes un proyecto personal, al final es muy difícil de compaginar con un trabajo. Lo ideal sería que los jefes (y los compañeros) vean que es posible ser eficaz en tu trabajo sin hacer horas de más.

      Eliminar
  10. Pues tienes mucha razón. Aunque también te digo que nos es cuestión de sacar pecho, hacerse el valiente y tirar para adelante, que hay familias pasando muchas penas como para poder tentar a la suerte. Yo quizás soy muy tradicional, pero sigo creyendo en la huelga, en la protesta ciudadana, en las manifestaciones, en los movimientos sociales y en la canalización de la opinión pública como vías para introducir cambios significativos e inducir políticas laborales con un mayor contenido social. Besos reina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las huelgas está bien pero es que de lo que yo hablo aquí es de un derecho que ya tenemos. Ya hay leyes que regulan las horas máximas, en muchos convenios ya se establecen que las horas extras regulares no están permitidas. Lo que ocurre es que muchas veces son los propios compañeros, y no los jefes, lo que entran en esa dinámica de "si te vas a la hora eres un vago"

      Eliminar
  11. Te diré que mi contrato ponía las horas y días de la semana que debí trabajar cuando sólo hacía media jornada y lo primero que me dijo mi jefa fue "de esto que pone aquí, tú nada. Ya nos organizaremos nosotras". Y así acabó la cosa como acabó tras la baja de maternidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo tuyo fue de juzgado, vaya. ¿Y para qué está escrito entonces? ¿el sueldo también lo arreglabais entre vosotras? En fin, solo espero que contando estas experiencias, la gente se dé cuenta de una vez que el tiempo es lo más valioso que tiene (y si no, que lean Momo)

      Eliminar
  12. Tienes toda la razón. No lo podía haber explicado mejor. Yo tengo un horario de media jornada, por la tarde, por mucho que he querido la mañana, no me la han dado y ahora con mi bebé, no van a cambiar.
    Yo trabajé hasta el último día, antes de ponerme de parto y lo hice porque me sentía bien y no tenía porque faltar, pero tuve una baja, de dos semanas, por amenaza de aborto y lo que me dijo mi jefa es que le estaban llamando la atención desde la central, porque yo estaba de baja y perdían dinero. Mi contestación fue que si yo no estuviera de baja, mi hija no nacería. Se quedó muerta. Obviamente.
    Yo si pido un día personal es como un favor, porque aunque los tengo, a esa persona le "jodo" como me dijo un día, la vida. He estado trabajando 12 horas seguidas, sin descanso ni para comer, más de un mes, por la baja de otra persona. Lo he hecho porque me hacía falta el dinero, pero cuando llegó el último día, lloraba de la felicidad, porque por mucho que cada seis horas se tenga derecho a un descanso (creo que de 15 minutos), yo no lo tenía.
    Ahora con la niña, me tengo q apañar como puedo y algunas veces, cuando me quejo y digo que estoy buscando otro trabajo, la gente me dice que no me queje, que como mínimo tengo trabajo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que empezó la crisis se ha extendido eso de que no te puedes quejar porque tienes trabajo. Son esas las expresiones que favorecen que uno acabe explotado y regalando su tiempo

      Eliminar
  13. Muy buen post. Ahora mismo lo comparto. Conozco a personas de hecho mal vistas por cumplir sus horarios y no trabajar gratis. Yo incluso recuerdo un dia que conseguí una bolsa para trabajar como profesora interina en una institución que pagaban muy bien (lastima que solo unos meses, jeje) y me criticaron mis compañeras por decir que no veía normal que en el contrato dijera que de las nosecuantas horas que había que estar en el puesto de trabajo pero no dando clase, solo 2 o 3 de ellas se podían usar para preparar las clases. Que buen profesor se prepara unas 16 o 20 horas de clase en ese tiempo???? No veas como me criticaron! Que de que me quejaba, cobrando tanto (tres meses que tuve la interinidad de los mas de 3 años que trabaje para esa empresa como autónoma). Y encima que no hice el comentario en plan quejica sino comentando un aspecto que me sorprendía y punto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, estamos a un nivel que tener trabajo te quita el derecho a protestar y no es así. Una cosa es un trabajo y otra un trabajo digno.
      Gracias por compartir

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...