Dos pediatras, un bebé y un frasco de hierro

viernes, 20 de febrero de 2015

Si al leer el título de post has pensado que he hecho un estudio de investigación sobre las necesidades de hierro en bebés, lo siento mucho pero todo lo que voy a decir es fruto de mi experiencia. Es más, escribo esto porque no tengo muchas ganas de ponerme a buscar sobre el tema así que espero que algún alma caritativa experta en la materia me ilumine con algo de información.

Nuestra historia comienza allá por septiembre de 2014. Estábamos nosotros tan felices en la consulta del pediatra para la revisión de los 8 meses cuando de pronto, surgió el drama: M. no había engordado apenas nada y había bajado de percentil. La enfermera nos miró con ojos acusadores de malos padres y, sin dirigirnos a nosotros, se lo comenta al pediatra: "ha bajado de percentil". El pobre hombre nos mira y hace la pregunta obvia: "¿Come bien?" "¡Sí, come estupendamente!" Entonces nos sonrió, dijo que no nos preocupáramos pero que volviéramos dentro de un mes para controlar.


Así que sin darnos cuenta nos pusimos en octubre, el otoño ya estaba en pleno apogeo y M acababa de entrar en su noveno mes. Esta vez fuimos como quien va a un examen sin haber estudiado, a ver si había suerte. Pues no. No la hubo. M. volvía a engordar poquito, poquito. El pediatra nos dio un volante para hacer un análisis de sangre y otro de orina y volver en una semana a por los resultados.

No voy a contar nada sobre el horrible trauma el mal trago que pasamos cuando le sacaron sangre ni sobre cómo se nos meó encima al intentar recogerle la orina. En esta historia eso es secundario. La sorpresa vino cuando al llegar a la consulta para ver los resultados nuestro pediatra no estaba. En su lugar había una chica joven. Le pregunté si era residente (mera curiosidad, que yo también fui residente.) y me dijo que no, que estaba haciendo una sustitución por vacaciones. Todo fenomenal. Le conté a lo que veníamos y miró en el ordenador para buscar los resultados: infección de orina y hierro "bajo". 

Para la infección nos dio unos antibióticos y esa aventura ya la conté en este post. Pero para lo del hierro "bajo" que no anemia (en esto la doctora insistió bastante, NO tenía anemia) nos recetó hierro una vez al día durante dos meses y luego volver a hacer otra analítica de sangre.

Nuestro primer dilema como padres ¿qué hacemos? Sobre los antibióticos sí decidimos dárselos pero ¿y el hierro? Si no tiene anemia ¿para qué? Yo misma suelo tener el hierro un poco alto siempre y no pasa nada (de hecho me subió durante el embarazo sin haber tomado nada).

El caso es que al final decidimos no dárselo, esperar dos meses y si en la analítica le salía que tenía anemia, pues entonces sí pero hasta que no sea necesario, pasando. Al cabo de los dos meses, en la revisión del año, nuestro pediatra ya había vuelto. M. había engordado adecuadamente y todo estaba perfecto:
- He visto aquí que os recetaron hierro, pero no fui yo.
- Sí, fue la sustituta, en la analítica le dio el hierro algo bajo pero NO anemia.
- Bien, bien, ¿ya se lo habéis dejado de dar, no? ya han pasado dos meses.
(Asentimiento de mentira total).
- Vale, pues nada, está todo correcto.
(¿?¿?¿?¿?¿?) 
- Genial, ¡gracias!

¿Falta algo, verdad? ¡La segunda analítica! Se la pasó por el forro. Mi conclusión es que él seguramente hubiera pasado de darle nada porque (igual me repito) NO tenía anemia.

Cuando empecé a contar esta historia a familiares y conocidos, me he encontrado con diversos comentarios al respecto:

- Al mío le recetaron hierro porque era vegetariano, así a ojo, sin analítica ni nada. Se lo di un par de veces pero lo vomitaba así que dejé de dárselo.

- Es que en realidad los valores normales de hierro en los niños sanos no se saben a ciencia cierta porque nadie le hace analíticas a niños sanos para realizar un estudio serio.

- Yo creo que si a todos los niños de entre 10 meses y un año les hiciéramos una analítica, posiblemente tengan el hierro bajo un buen porcentaje de ellos. Tengo la sensación de que la bajada del hierro cumple una función biológica que no conocemos.

- Si no quieres darle hierro, prueba a cocinar en una sartén de hierro. Lo consulté en la web de Julio Basulto y me dijo que era una buena idea.

- Pero él está bien, ¿no? No le des nada, que el hierro estriñe mucho.

Ya veis que me rodeo de gente que tiene una fe ciega en la medicina, pero bueno, es que la historia da que pensar. ¿Vosotros sabéis algo del hierro o y los bebés?





16 comentarios :

  1. Ni idea sobre hierro ni analíticas. Pero vamos que es lo que tiene cada médico, q te dice una cosa...yo, conociendome, le habría dado hierro una semana y luego Se me habría olvidado. Total, para que? Fíjate que bien q luego engorda y ya no se preocupan. Yo he visto por la enfermera y pediatra que me tocan, q la enfermera se escandaliza por todo, te indica al dedillo la leche q ha de tomar o lo q sea, mientras la.pediatra es más "moderna". Vamos, está más actualizada. Al final cada padre ha de tener tb criterio. No recuerdo q fue lo q me indicó un médico, creo que jna faja de embarazo, y lo primero q hice fue consultar en Twitter, y hubo alguna "loca" que me decía que vaya estúpida soy si me fio más de lo q me vayan a decir q de un médico. Y sabes que, aquí estoy a 39 semanas, sin faja y sin problemas!!!! Vaya rollo te he soltado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nuestra enfermera también es una agonías y el pediatra, más que "moderno" yo creo que ha visto ya mucho y no se escandaliza ante cosillas como el hierro mientras el niño vaya bien. Creo que está tan desactualizado que se ha vuelto moderno sin querer jejeje

      Eliminar
  2. Con Vikingo nos pasó algo parecido, siempre ha sido de percentil bajo pero iba subiendo, en la revisión del año el pediatra nos dijo que había bajado, no crecía y engordaba como debería. También mandó analíticas y salió todo bien, el hierro un poco bajo pero no anemia. Finalmente nos dijo que cada bebé lleva su ritmo, nos aconsejó varios alimentos ricos en hierros para aumentar en las comidas y poco más, que el niño estaba perfecto y debíamos dejar que todo siguiese su curso. A nuestro pediatra nunca le ha preocupado mucho el tema de los percentiles y es de agradecer. Al final somos los padres los que mejor conocemos a nuestros hijos y los que sabemos cuando debemos darle algo o no. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M. era de percentil medio hasta esa revisión en la que bajó, por eso lo de las analíticas (al final tuvieron razón porque le detectaron una infección de orina sin más síntomas que ese). Lo que no me gustó es que le recetasen hierro sin tener anemia. Menos mal que fue la sustituta y no el que nos toca siempre!

      Eliminar
  3. No tengo ni idea pero me parece que tomasteis una sabia decisión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también lo creo aunque nunca lo sabremos porque paso de que le quiten sangre otra vez así porque sí. Pobrecito, qué mal rato

      Eliminar
  4. Uy los percentiles....no te agobies y que no te agobien por ellos. La pitufina suele estar por encima y el pitufin por debajo y nos da igual. Están sanos que es lo que importa.
    Sobre el hierro. .me lo recetaron a mi por lo mismo y no me lo he tomado asi es que tampoco se lo daría a ellos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo agobiar no me agobio, la que se agobia es la enfermera jejeje. A mí durante el embarazo también me quisieron dar hierro pero menos mal que no lo tomé porque en la segunda analítica; ¡resulta que me había subido! Si lo llego a tomar igual me intoxico o algo.

      Eliminar
  5. Sin tener ni idea al respecto, diría que en vuestro lugar, hubiésemos tomado la misma decisión :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, sí, yo creo que si volviese atrás, hubiese hecho lo mismo

      Eliminar
  6. No soy experta, pero en mi experiencia con mi hijo enfermo de Esferocitosis, el engordaba adecuadisímamente.. muchas veces llegaba a la ralla roja. Y sin embargo tenia anemia hemolítica. Si, por su puñetero bazo.. Y el hierro y todo estaba bien.. Vamos según me dijo el pediatra de mi hijo, los niños "completamente sanos" Suelen tener una hemoglobina en 10/12 incluso 9 se consideraba buena.. aunque baja.. Mi hijo lo mas bajo que llego a tener fue 6! Tuvieron que hacerle una transfusión rápida.. Y nunca a subido mas de 9... Y repito el hierro siempre a estado normal.. Y engordaba que daba gusto.. Yo le decía al pediatra que tenia leche condensada en las ubres.. XD Pero vamos hablo como aficionada.. A lo mejor un experto de verdad puede refutar a este médico.. Ah! aunque nos dijo que le diéramos por aquel entonces cereales ricos en hierro, siempre nos siguió diciendo que estaba normal.. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es decir, que el hierro y el peso no tienen por qué ir de la mano, vaya. A nuestro expediatra ya lo refutó una colega suya así que nos llega con eso. Muchas gracias por la información!

      Eliminar
  7. Hola Cristina, justo hace unos días mi pediatra me dice: "Por norma te tendría que recetar hierro, yo lo veo muy bien al nene y no tiene pinta de tener anemia, así que, no se, como a vos te parezca"."Le voy a hacer hamburguesas de lenteja" dije yo. "Si, y dale verduras de hoja verde, carne, etc". Me dijo que a esta edad todos los niños o casi, tienen el hierro bajo, pero que eso no tiene porque ser un problema. Parece que es lo que no le aporta la leche materna y entonces uno lo puede suministrar con la AC.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula, menos mal que tienes un pediatra con criterio propio porque eso de "por norma" me parece alucinante. El hierro no es inocuo y tiene efectos secundarios, aparte de que el exceso de hierro puede ser también perjudicial

      Eliminar
  8. A mi peque le pasó como al tuyo, en la revision de los ocho meses había pegado un buen bajón de percentil. La verdad es que aparte de teta, todavía comía más bien poco, cantidades muy pequeñas de comida, y se alimentaba prácticamente de pecho. Le hicieron análisis y tenía anemia.

    Para nosotros fue un disgusto porque pensamos que por nuestras decisiones de no darle papillas ni purés, y que tomase pecho prácticamente, le habíamos ocasionado un daño. Además el pobre es que ni se mantenía sentado, apenas se movía, se quedaba dormido cada dos por trs, estaba blanquito...estaba flojillo.

    Nosotros sí le dimos el hierro, y empezamos a darle también algunos purés, además de los sólidos, sobre todo para darle alimentos ricos en hierro que si no era así, él no los comía, solo jugaba con ellos y chupaba. La sorpresa es que se comía los purés que daba gusto, y hasta nos pedía más. Y siguió comiendo también comida en trozos él solo. A los dos meses repetimos analítica y estaba ya bien, pero no habría hecho falta ni analítica, el niño parecía otro. La mejillas llenas de color, animado, hasta gateaba! Estando metidos en el día a día no pensamos que no era normal que estuviese "tan tranquilo", lo vimos con el cambio que pegó. Hasta empezó a dormir muchísimo mejor.

    En nuestro caso fue una suerte que su pediatra se diese cuenta de que algo no iba bien, para ponerle solución, así es que estamos agradecidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En vuestro caso, sí tenía anemia y además con síntomas (bajo tono, poca actividad). En esos caso sí hay que dar hierro, pero en el nuestro, que no tenía anemia y estaba con energía todo el día, no es necesario, así me lo confirmaron varios pediatras después

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...