BLW: Los horarios

viernes, 27 de febrero de 2015

Esta entrada no sé si va más de BLW o de conciliación laboral, en realidad creo que es un poco una mezcla de todo. Leedla y decidís al final.

Una de las grandes ventajas del BLW es que el bebé comparte mesa con la familia desde el primer momento. Así que no hay que perder tiempo dándole a él primero el puré y luego entretenerlo o esperar a que se duerma para que los adultos puedan comer. Esto está bien si tienes un bebé que tenga un horario más o menos regular y está genial cuando el horario del niño y el de la salida del trabajo para comer coinciden.


Hasta hace un par de meses, M. era de esos niños. Se echaba dos siestas (más o menos de 12 a 13:30 y de 16 a 17:30). Así que comíamos todos sobre las 14:15, que es cuando J. llega de trabajar para comer y cenábamos sobre las 20:30 porque M hasta las 22:00 (con suerte) no quería saber nada de la cama.

Pero de un tiempo hasta esta parte, M ha decidido unificar las siestas y está buscando un horario con el que encontrarse a gusto. Así que unas veces duerme de 14:30 a 17:00/17:30, otras de 12:30 a 15:00, otras de 13:30 a 16:00 y así va variando la horquilla. Cada día es una sorpresa, ya veis que nos gusta vivir al límite.

¿Cómo solucionamos esto? Pues gracias a la maravillosa flexibilidad horaria de J en el trabajo podemos comer los tres juntos la mayoría de las veces. Sobre las 12, le mando un Whatsaap a J informando de como vamos de ritmo y si tiene que venir a las 13, a las 14 o a las 15 o que venga cuando quiera porque M no va a despertar hasta la hora de la merienda. Nos ha salido marmota diurna.

Las cenas son otro tema porque, dependiendo de la hora del despertar, M a las 20:30 puede que ya no esté para más fiestas y pase de la cena. Y comer a las 19 de la tarde yo lo llamo merienda, no cena (mi horario europeo tiene un límite). Además que muchas veces, las 19 nos pilla fuera de casa o llegando.

Confieso que alguna vez hemos intentado que M esperase a que llegase su padre o a llegar a casa pero ya os lo digo: no funciona. Si está cansado, pasa de comer y si quiere comer y la comida no está preparada, tira de teta y pista.

Así que hemos ideado las siguientes alternativas:

  • Llevarle una merienda un poco más contundente de lo normal para que la tome en un bar mientras nosotros tomamos una caña infusión. Que se queden los ingleses con su brunch, que la merienda-cena mola mucho más.
  • Comer yo con M y que J llegue cuando pueda. Así el que come solo es el adulto. Lo malo es que al estar yo sola M tiene un lado libre de vigilancia para tirar con todo. Probad a recoger 20 veces el vaso de agua del suelo mientras coméis a ver qué tal os sienta la comida.
  • Flexibilidad a la hora de aplicar la norma. Vamos, que a veces nos la saltamos a la torera y comemos nosotros primero y M cuando despierte. Lo que suele ocurrir es que acabamos comiendo dos veces, una de verdad, y otra de picoteo de lo que M no quiere.
  • Darle algo diferente a nuestra cena. Si lo que teníamos pensado cenar requiere un tiempo de elaboración de por lo menos 25 minutos y vemos que M. no va a aguantar ni 5, pues le hacemos una tortilla francesa o le ponemos lo que ha sobrado de mediodía.

Viendo esto, parece que hacemos BLW de mentira. Puede ser que no respetemos al 100% los "mandamientos" del buen hacer en BLW pero qué se le va a hacer: no somos perfectos.
Yo creo que la esencia del BLW es que el niño coma solo, que no se le obligue a comer y que pueda elegir entre una variedad de alimentos sanos. Lo de comer con toda la familia es una idea que debe ser algo flexible ya que depende mucho del día que haya tenido el bebé en cuestión.

En resumen, es bueno y bonito compartir la comida con todos, y es una manera de reunirse la familia y pasar un buen rato. Pero si hay días en los que no puede ser, tampoco hay que agobiarse.





¿Te faltan ideas para el menú diario?
Suscríbete y descárgate un ebook con ideas, consejos y menús de BLW

16 comentarios :

  1. Bueno, cada uno se adapta como puede y no creo que haya BLW de mentira :-) Bendita flexibilidad laboral. Suerte inmensa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, escribí esto porque he visto que hay gente que se agobia con el tema.
      Y sí, tiene una suerte tremenda en eso de la flexibilidad, otra cosa es que salga a la hora que tiene que salir. No todo iba a ser ideal.

      Eliminar
  2. Aquí tampoco tenemos horarios fijos porque mi bichilla hace la vida que le da la gana y no hay forma de reconducirla. Yo no sé cómo introducirá la gente rutinas fijas a las mismas horas, porque por más intentos que hacemos es del todo imposible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son de espíritu libre, no entienden de relojes ni de rutinas. Nosotros andamos siempre con una horquilla de más o menos dos horas para comer, dormir, etc. Si ni siquiera los adultos tenemos rutinas fijas (los fines de semana ya son diferentes por ejemplo) ¿cómo pretenden que los bebes las tengan?

      Eliminar
  3. Nosotros también nos adaptamos a los horarios de sus siestas para la comida. Bueno, aunque yo ahora no como en casa. Pero antes y los findes es así. Sus siestas mandan :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros intentamos que así sea, pero claro yo a veces me muero de hambre si tengo que esperar hasta las 16 para comer y claro, mejor una madre despierta que no desmayada jejejeje

      Eliminar
  4. Nosotros también estamos viviendo la transición de dos a una siesta, que yo llevo fatal por cierto porque a diferencia de tu niño (qué envidiaca de siestas por cierto!!), no es una siesta más larga en vez de dos más cortas, si no una siesta normalita (40-70min), en vez de dos siestas una larga (50-80min) y otra corta (20-40min).
    La organización del horario, pues sí, un poco lío. Yo como no sigo el método BLW si no el método haz lo que te de la gana, con estas cosas no me como mucho el tarro. Intentamos comer juntos porque me parece más fácil, cómodo y sano, pero si no se puede, no se puede. Igual que a veces no puedo comer con el padre de la criatura, la criatura a veces no puede comer (y particularmente cenar) con nosotros. Eso sí, yo me estoy habituando a las cenas a las 7:30 y no lo llevo nada mal. Aunque muchas veces los motivos de que cene a parte son otros: si ha sobrado nada más que una ración de pollo, sopa o lo que sea, lo guardamos para una cena del niño y nosotros ya tomamos lo que sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, el lío para mí en Madrid sobre todo venía de compaginar sus horarios de siestas, comidas y otras dormidas con los horarios de mi madre (lo ideal era que estuviera dormido y recién comido para cuando mi madre salía del trabajo y venía a buscarlo, pero no siempre funcionaba...)

      Eliminar
    2. Lo de las sobras es ideal! Nosotros también se lo damos, que total, para lo que come a veces, no se va a cansar si le ponemos lo mismo para cenar.
      Lo de las siestas de M son una bendición del cielo porque ya que no duerme de noche, por lo menos tener tiempo para desconectar de día...aunque a veces me da pena que se despierte y ya sea de noche para salir a la calle...

      Eliminar
  5. A mi me parece que lo hacéis genial, no hay un BLW de verdad o de mentira a la final todo son guías para que los padres de estos tiempos que tal vez nunca hemos visto comer a un bebé sólidos pues sepamos que hacer. Creo q cada uno lo adapta como puede, la idea es lograr el objetivo de que coma variado y real, sin tanto puré, ni papillas,pero incluso esto último depende de la tranquilidad y comodidad de los padres. 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, la clave siempre está en la flexibilidad

      Eliminar
  6. A mi me parece que lo hacéis genial, no hay un BLW de verdad o de mentira a la final todo son guías para que los padres de estos tiempos que tal vez nunca hemos visto comer a un bebé sólidos pues sepamos que hacer. Creo q cada uno lo adapta como puede, la idea es lograr el objetivo de que coma variado y real, sin tanto puré, ni papillas,pero incluso esto último depende de la tranquilidad y comodidad de los padres. 😘

    ResponderEliminar
  7. Yo no respeto nada los mandamientos..si tuviera q.comer a nuestra hora seria un despiporre. Lo q hago es q siempre come a su hora, 30 min arriba o abajo, y bien o como yo con ella, o come.sola y yo como con el.papi. El finde comemos todos juntos.
    Las cenas si estamos en todos, todos juntos, que no, pues.igual, o cena uno con ella, o ella.sola y nosotr juntos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, lo importante es que al menos de vez en cuando compartamos la comida con ellos para que nos vea y pueda imitarnos. Pero si un día no puede ser, pues no pasa nada.

      Eliminar
  8. En mi caso yo como a la hora infantil, sobre las 13-13,30. Y el finde todos horario infantil. La comida de Navidad como ese horario era imposible con tanta gente si comieron antes y empezaron la siesta mientras comíamos. La cosa es que se acostumbren a comer en familia que hay alguna excepción si, pero no hay que ponerse tiquismiquis,no? Felices Fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro! La flexibilidad es la clave de todo. Te contesto ahora porque acabo de volver de las vacaciones y toca ponerse al día con todo :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...