Lactancia (IV): Las noches

miércoles, 7 de enero de 2015

La lactancia es un tema recurrente en casi todos los blogs de maternidad. Cada vez hay más y más información en la red sobre cómo dar el pecho, sobre cómo funciona la producción de leche y sobre los beneficios que le aporta al bebé y a la madre.

También hay un montón de artículos que tratan sobre el empoderamiento de la mujer que amamanta, del vínculo especial que se establece entre el hijo (o hija) y la madre, etc. etc. Personalmente, nunca me he sentido más poderosa ni más mujer por el hecho de dar el pecho, ni tampoco he percibido esas sensaciones místicas que describen en algunos libros. No sé, seré yo la rara.

Lo que sí es verdad es que, entre pros y contras de amamantar, ganan los pros por goleada: además de los beneficios para el bebé (de los que no voy a hablar porque todo el mundo los conoce), está la comodidad de llevar siempre la comida lista y preparada en un envase de lo más práctico.

Sin embargo, no todo es de color de rosas, como las ayudas que se pueden necesitar al principio o el uso de las pezoneras. Esto son inconvenientes que pueden ocurrir o no, y si tienes suerte te libras de ellos y santas pascuas. Pero hay uno que yo creo que es casi universal (digo casi porque depende un poco de donde vivas): el frío por las noches.

Después de más de un año de lactancia materna ininterrumpida y camino del segundo invierno durmiendo con la teta fuera puedo decir que he encontrado la solución a mi espalda helada mañanera. Así que opté por lo más sencillo: una camiseta de lactancia de tirantes por debajo del pijama.

Son la solución definitiva: Te las pones por debajo de la camiseta del pijama, el pijama te lo levantas y dejas desabrochada la parte de arriba mientras que mi espalda se mantiene tapada toooda la noche. Además, al ser ajustada no se mueve ni se levanta.

Barajé otras opciones, como la de mantener a tope la calefacción también por la noche. Esta idea se descartó casi de inmediato por razones ecológicas y económicas. Buscando en internet también encontré madres que lo que habían hecho fue hace un agujero al pijama con unas tijeras, de forma que no hubiese que levantar el pijama para sacar la teta. Esta me hizo más gracia pero no me gustaba la idea de romper mis camisetas, que aunque cutres, no se merecen tal mutilación.

Así que nada, lo tenía decidido. Había que encontrar una camiseta de lactancia de tirantes. No es fácil, miré en varias tiendas y nada. Las que más se suelen vender son camisetas normales con manga larga o corta. Estas no me gustaban porque tampoco soy tan friolera y tenía miedo de pasar calor con tanta ropa.

Al final las encontré en H&M, vienen en pack de dos y las sencillas (una blanca y otra negra) cuestan 19,99 euros. No está mal, me compré un par y como secan rápido me apaño bien solo con dos. También las hay con lunares  y con rayas pero esas son más caras y no estamos para derroches. 

La solución definitiva a la lactancia nocturna


¿Vosotras también pasáis frío por las noches?





8 comentarios :

  1. Este es todo un tema. Yo hago lo mismo que tú, es lo más práctico, aunque descarté las camisetas de tirantes de lactancia (tengo dos de H&M como tú) que me parecían más incómodas y me pasé directamente a cualquier camiseta con un buen escote, que pongo debajo de la del pijama (siempre de manga larga, porque un brazo se queda casi permanentemente fuera de la almohada, rodeando al pichón).
    Yo creo que cuando se habla de que dar el pecho "empodera" a las mujeres, se entiende fundamentalmente como reacción a una práctica de desempoderamiento muy instalada socialmente que es la de hacernos creer que no podemos darlo (porque no tenemos leche, la leche es mala, no es mantequilla, etc.). Para mí el lado afectivo de la teta ha sido lo mejor de toda la experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes toda la razón, nunca lo había visto de esta manera. Yo siempre vi normal lo de dar el pecho y nunca pensé que fuese algo especial (aunque a veces sea duro), por eso no entendía lo del empoderamiento. Hoy ya he aprendido algo nuevo

      Eliminar
  2. ¡Esas! Esas de H&M son las que me han estado recomendando en mi blog. Ahora se me han antojado y no sé cuándo podré salir del Pueblucho Infernal para ir a Barcelona a comprarlas. Ya me ha entrado la ansiedad y me planteo comprarlas por internet. Lo que no entiendo es como puedo llevar 14 meses repitiendo modelitos de ropa y sin haber dado con ellas antes. Y para las noches de invierno, que yo duermo con todo el pecho al aire para que la bichilla se enganche cuando quiera y estoy pasando un frío más tontamente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pues me alegro que entre este post y el tuyo te hayan ayudado a no pasar frío este invierno. A mí me resultan la mar de cómodas y como son ajustadas, no se levantan a la mínima

      Eliminar
  3. Pues mi fiera tiene poco mas d 1 año y lo q usamos dsd el primer dia son camisetas d tirantes 'desbocadas', me levanto el pijama, me bajo el escote d la camiseta, la nena se engancha y tan ricamente! Tengo varias, mas o gordas o mas finas segun fresquito q haga y me resultan comodisimas... Un beso a tod@s!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estas son parecidas sólo que con corchetes para sacar mejor el tetamen por la noche

      Eliminar
  4. Pues yo tengo una camiseta de lactancia que me regaló Almirón. Aunque mi solución han sido los camisones y pijamas con botones para poder estar desabrochada fácilmente. Besitos y feliz lactancia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro! Lo primordial es la comodidad y poder hacerlo rápido!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...