Bebés de Alta de Demanda: Dudas (I)

miércoles, 21 de enero de 2015

La semana pasada hubo un poco de revuelo por los blogs y redes sociales debido a la entrada de Una mamá pediatra titulado Bebés de alta demanda ¿mito o realidad?. Leer las contestaciones, unas en forma de post, como esta de Desvaríos de una madre y otras directamente en los comentarios me ha hecho reflexionar acerca de una serie de cuestiones. 

Antes de continuar, quiero aclarar que escribo este post no como madre sino como psicóloga. Como madre no me veo con autoridad para opinar porque yo no describiría a M. como un bebé de alta demanda pero como psicóloga creo que puedo aportar algo al tema, aunque sólo sean más preguntas.

¿Cómo surgió el término bebé de alta demanda?

Pues parece ser que el término lo acuñó el Dr. Sears debido a que su cuarta hija era muy diferente a los otros tres que había tenido antes: lloraba mucho, dormía poco, etc. En su entorno, empezaron a describir a su hija como llorona, difícil, insoportable, caprichosa, etc y él, junto con su mujer, decidieron cambiar todos esos términos por uno más neutro: el de "bebé de alta demanda".

En definitiva, se lo inventaron para no describir a su hija con términos tan negativos como los del párrafo anterior y para poder verla de otra manera. Bravo por ellos, es un ejemplo de constructivismo de libro. Esta historia tan genial de reetiquetado se hubiera quedado en la familia si no llega a ser porque el Dr. Sears es un famoso pediatra, padre también del término "crianza con apego" ¿os suena?

¿De dónde salen las características que definen al bebé de alta demanda?

Si tecleáis en Google (como hice yo en mi afán investigador) os encontraréis con un listado de características en castellano que no son más que una traducción de las de la página del Dr. Sears.
Mi duda es cómo se hizo este listado. Imagino (si alguien tiene la respuesta, por favor que lo diga) que se hizo como con el término. El Dr. Sears observó a su hija y apuntó estas características como definitorias del bebé de alta demanda.


Llegados a este punto, los amantes de la filosofía y de la investigación se habrán dado cuenta de que hay un error lógico en todo esto: la falacia del argumento circular. Son bebés de alta demanda porque tienen estas características y tienen estas características porque son bebés de alta demanda. Para romper esta falacia es necesaria más investigación, intentar responder, como poco, a las siguientes preguntas

  • ¿Todas las características tienen la misma importancia a la hora de definir al bebé de AD?
  • ¿Hay alguna otra característica que si la cumplen, dejarían de ser bebés de AD?
  • ¿Hay alguna causa o causas para que estos bebés se comporten como lo hacen?
  • De las características descritas, ¿hay algunas que correlacionan?
  • etc.
Como veis, no niego la existencia o no del término, pero creo que sería interesante investigar más sobre el tema (y divulgar la investigación para que los pobres mortales tengamos acceso a ella).

¿Cómo se sabe si un bebé es de Alta Demanda o no?

Normalmente, la frase de los padres es: Si tienes un hijo de alta demanda, lo sabes. Vale, si nos quedamos con la parte útil del término (que es desculpabilizar a los padres y no dañar la imagen que tienen de su hijo) esta explicación me parece perfecta.

Pero si queremos que este término cale entre la comunidad científica para que investigue más sobre el tema, tenemos que ser un poco más estrictos. Por ejemplo ¿qué es ser intenso? o ¿Cuántas veces es "despertares frecuentes"? ¿Dónde está el punto de corte entre "mamar frecuentemente" y "mamar lo normal"? 

¿Por qué se ha hecho tan popular el término?

Cuando unos padres hacen todo lo que dicen los libros de crianza con apego que hay que hacer (brazos, lactancia a demanda, etc) pero el niño sigue sin calmarse ¿qué les queda? ¿qué más pueden hacer si ya lo están haciendo todo? Cuando la teoría de la crianza con apego se tambalea, el término Alta Demanda acude al rescate: no es que falle, es que hay niños que son así. La culpa de los padres disminuye y, como consecuencia, mejora la actitud hacia el bebé.

El término se ha hecho tan popular porque a los padres les resulta útil. Tal y como y hicieron el Dr. Sears y su mujer, describir a tu bebé como de Alta Demanda es mejor que describirlo como llorón, difícil, insoportable, etc. Yo no sé si existen o no, y creo que eso no es lo importante. Lo que si sé es que utilizar esta etiqueta ayuda a muchas familias a llevar mejor la crianza de sus hijos. Y bienvenidas sean las etiquetas que ayudan que de las que perjudican ya andamos sobrados.

En definitiva, el término de Alta Demanda se puede mirar desde dos puntos de vista: Por un lado está su utilidad en la crianza y por otro está el tema "diagnóstico". Este término surgió por una necesidad de unos padres de dar un nombre diferente a como era su hija, nació para ser útil, pero si pretendemos que sobreviva en el mundo "científico" hemos de ser mucho más cautos y estrictos.

Para no alargar mucho esta entrada, la próxima semana hablaré de la relación que hay entre inteligencia y Alta Demanda, así como otras cuestiones como ¿es la Alta Demanda para toda la vida? Si no quieres perdértela te animo a que te suscribas a mi lista de correo (prometo no spamearte) o a que te hagas fan de mi página en Facebook

Si te ha gustado lo que has leído, haz tu buena obra del día y comparte :)


¿Quieres mejorar tus relaciones familiares?
Suscríbete y consigue gratis la guía donde explico mi método para encontrar soluciones a los problemas de crianza.

20 comentarios :

  1. Es un punto de vista diferente a lo que he leído, desde cierto escepticismo o desconocimiento (por no haberlo vivido), pero con la mente abierta y ganas de conocer más. Tengo ganas de leer la segunda parte. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegro de que tengas ganas de leer más.

      Eliminar
  2. Como mama y psicologa tambien, pienso como tu. Tampoco me gustan las etiquetas, y menos si son destructivas. Esta viene a eliminar otras negativas que le pusieron a mi hija mayor, y que por supuesto no pienso aplicarle en la frente, es una niña muy viva que me hizo plantearme muchas cosas, y nos dio mucho mucho trabajo, nada mas. Sus sintomas por otra parte no cuadraron nunca con TDAH, asi que encontrar que hay mas niños asi, no me hace sentir tan sola.Falta investigación? si, y depende. Para mi no es una patología...

    Abrazos y nos leemos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por eso digo que el término me parece muy útil de cara a ver a los bebés de otra forma. Yo tampoco creo que se trate de una enfermedad, me da la sensación que la investigación iría más por la línea de un rasgo de personalidad

      Eliminar
  3. En mi caso, si tengo que ponerle etiqueta a mi bichilla me tocaría meterla en el grupo de bebés de baja demanda. Y que yo sepa no existe por ahora. Leí el post de Una mamá pediatra y la gente se ofendió muchísimo. Sobre todo cuando alguien comentó que no existen los bebés de alta demanda sino los padres de baja oferta. ¡Jajaja! Me río porque vaya ocurrencia, pero si a mí me llega a tocar un churumbel de esto le hubiera arrancado los ojos. Desde el cariño, eso sí. Todos los que dicen tener un bebé de alta demanda sufren por este comportamiento, pero en el fondo están encantados de pensar que sus bichillos van a ser más inteligentes que los demás. ¡Ay, no sé qué pensar! A veces creo que la gente se queja mucho, y que todos los bebés dan mucho trabajo, aunque haya algunos infinitamente más demandantes que otros. Y otras veces pienso que yo estoy bien con mi bichilla de demanda estándar y que no me preocupa aún si va a ser superdotada o una personita del montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que culpar así gratuitamente a los padres debería estar penado por ley, no saben el daño que hacen juzgando así a la gente.
      El propio Dr. Sears dice que en general todos los bebés son de alta demanda, aunque luego matiza..pero unos más que otros.

      Eliminar
  4. Hola, no se si eso de que será mas inteligente o no es cuestión de demandas, en unos años podre contestar a esto refiriéndome a mi hija, esta es de las que tienes que sentarte a jugar con ella porque sola no quiere mas de 10 minutos, de las que llora por que si, y de despertares durante la noche desde que empezó a gatear, antes dormía 12 horas del tirón, no puedo ir al baño sola o a ducharme sin que este ella donde yo estoy y se pasa el día llamándonos solo para saber que estamos cerca, es muy activa no esta nunca sentada mucho tiempo, mi hermano se parte de risa con ella por que cuando la miras ves que esta haciendo alguna trastadita y mirando de reojo el siguiente objetivo a la vez que piensa en lo que va ha hacer después, si algo le gusta ignora al resto del mundo para centrarse solo en eso, en la guarde la describen como observadora y lista, lo aprende todo viéndolo solo una vez con 17 meses ya sabe las vocales y las "lee" cuando las ve por la calle, esto lo hace desde los 13 meses.
    Peroooo y ahí es donde no se como será de mayor, mi sobrino mayor era casi igual, menos por lo de activa que el no era muy de movimientos físicos, hasta le hicieron pruebas de superdotado, porque siempre ha aprendido solo observando las situaciones, con 2 años sabia leer bastantes palabras y sumas faciles, además te preguntaba cosas como porque están las nubes o el mar es verde o azul?, con 4 tocaba el violín, pero eso no ha servido para que a la hora de centrarse a estudiar lo haya hecho, al revés le ha costado sacar el bachiller y por suerte ahora estudia superior de música, y saxo, que es lo que le gusta, definición que le dimos... niño observador y listo pero solo en lo que quiere.
    Te sigo para saber mas, y compartir experiencias. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el tema de la inteligencia da no para un post, sino para una enciclopedia entera. Lo que puede ocurrir muchas veces es que se confunden adelanto en el desarrollo con altas capacidades...pero no quiero destripar el siguiente post

      Eliminar
    2. Pues eso mismo...jajajja deseando leer el siguiente post ; )

      Eliminar
  5. Los bebés de alta demanda lógicamente existen. Si clasificáramos a todos los bebés del mundo según lo demandantes que son, habría algunos muy demandantes y otros muy poco. El problema de esta categoría es que como no es patológica, al final son los padres los que deciden si su hijo debe o no debe encajar en el perfil. Y la visión de los padres no puede ser más que muy relativa. Así habrá bebés realmente demandantes catalogados como tal y bebés estándares que también lo estarán. Por otro lado, intentar sistematizar esta categoría más de lo que está me parece que podría llegar a ser problemático porque entonces se correría el riesgo de que, efectivamente, se patologizara dicha situación, con los consiguientes peligros de regularización y medicalización de algo que es completamente "normal". A mi personalmente me vale con el adjetivo "intenso" para caracterizar a un niño más movidito (poco intenso, muy intenso, intensidad media) y no me convence la idea de adjudicarle una lista de caracteristicas, por lo que comentaba antes. Aunque entiendo a los padres sobrepasados que necesiten poner nombre a su situación, al menos para comprender que eso que les pasa es totalmente normal y que no pueden hacer mucho para remediarlo, más que armarse de paciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también pienso que este término corre peligro de terminar siendo un trastorno pero por el momento creo que la cosa va más por el tema de rasgos de personalidad que por el de la patología. Esto quiere decir que se puede seguir una investigación por ahí, aunque lo veo bastante complicado.

      Eliminar
    2. Hay mucha gente que reniega del término porque supone etiquetar a los bebés. Yo no creo que esté etiquetando a Mara. En todo caso, si alguien lo quiere considerar etiqueta, te diré que es una etiqueta que a nosotros nos ha venido genial para entender mejor a Maramoto en nuestro día a día. Eso sí, sólo para eso. Es más, cuando escribí mi post con las características de los BAD, omití el término "hiperactivos". Eso sí que no me gusta. Y mucho menos medicalizar a los peques. En eso estamos muy concienciados.

      Eliminar
    3. La clave es que es imposible no etiquetar. El término etiqueta no es más que una forma moderna de decir adjetivar o calificar. Así que ya que queramos o no, vamos a hacerlo, hacerlo de la mejor manera posible, esto es usando etiquetas que no patologicen nada.
      Lo de hiperactivo yo no lo entendía como enfermedad sino como un exceso de actividad sin más, pero entiendo que la gente lo vea y lo relacione con el tan controvertido término de TDAH

      Eliminar
  6. Justo hoy mismo colgaba una entrada sobre el tema. A mi parecer sí que existen, pero ciertamente es una "etiqueta" que nos hace sentir mejor a los padres y que por ello no implica que tenga que ser algo patológico. Eso sí, en mi caso suelo decir que mi hijo es intenso, reconozco que me ayudó mucho conocer el término AD para comprender que mi hijo no era un bebé alien llegado de otra galaxia, pero más allá de esto pienso que no deberíamos darle más importancia al asunto. Es como quién tiene un bebé tranquilo y ve que el resto andan ya gateando o correteando por ahí, ¿se podría etiquetar a estos niños? Sí, pero siempre de cara a los padres y darnos cuenta de qué es algo normal, que como ser humano tiene un carácter y unas necesidades que no tiene porque corresponder al resto. Sobre la lista de características tengo que reconocer que mi hijo las cumple todas, y que realmente cuando lo estás dando todo y no ves resultado ayuda el ver que hay padres en tu misma situación que no entienden que está ocurriendo. Al final con etiqueta o sin ella, lo que sí es cierto es que los padres de niños más intensos nos toca aceptar, armarnos de paciencia y aprender a entender a nuestros hijos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, es lo que intentaba transmitir en el post. Una cosa es la utilidad del término y otra su calidad como concepto psicológico. De la primera nadie duda y hasta me parece positivo pero como concepto creo que falta mucha investigación todavía

      Eliminar
  7. Qué interesante el post :) La verdad es que yo también veo difícil delimitar hasta dónde se es un bebé de alta demanda y hasta dónde no. Mi hijo nació prematuro y el primer mes, por culpa de yo qué sé qué, lloraba todo el día sin parar y sólo quería brazos. Sin dudas lo habría catalogado como bebé de alta demanda, pero a los meses esas características se fueron diluyendo.
    Sí es cierto que hay bebés más difíciles que otros y que esta etiqueta resta culpa a los padres y hace ver que el bebé tiene unas necesidades. Es positivo y creo que ayuda, aunque no se haya investigado sobre ello. Lo importante, según mi opinión, es quitar culpas y adjetivos horribles como "llorón", "mimado" o "malcriado".
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, M se pasó los dos primeros meses de su vida en brazos, luego parece que la Alta Demanda se le pasó y ahora es de lo más pachorro.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...