5 cosas que me ha enseñado mi hijo

viernes, 30 de enero de 2015

Hoy M. cumple 14 meses, ya estamos de pleno en su segundo año y puedo decir que ésta es la mejor edad que puede tener ahora mismo. No echo nada de menos su época de más bebé. Llamadme rancia pero confieso que los bebés  no me hacen especial gracia, prefiero los niños pequeños (o bebés grandes como es el caso). La clave está en si podemos entendernos mediante el lenguaje (verbal o no verbal) o no. Ahora empezamos a entendernos y eso me encanta.


En este curso intensivo de maternidad hay una asignatura que se va abriendo paso poco a poco, una guía para la vida. Por ahora M me ha enseñado cinco lecciones. He tomado buena nota y ahora os paso los apuntes.

Bebés de alta demanda: Dudas (II)

miércoles, 28 de enero de 2015

La semana pasada escribí las preguntas que me venía a la mente cuando escucho el término "bebé de alta demanda". Si quieres leerlo, pincha aquí. Como las dudas eran muchas, el post se me iba a quedar muy largo así que hoy viene la segunda parte, en la que me he querido centrar en la relación que se establece entre alta demanda e inteligencia. 


En una entrevista que le hicieron a Rosa Jové en el blog crianzadealtademanda, dice que un 70% de los niños con altas capacidades han sido bebés de alta demanda o que se diagnosticaron erróneamente de hiperactivos. Mi pregunta es: ¿es lo mismo alta demanda que hiperactividad? Creo entender que no, ya que un bebé de alta demanda es un bebé sano mientras que a un niño diagnosticado de hiperactividad se le supone un trastorno. Digo esto porque no me queda muy claro si ese 70% se refiere solo a bebés de alta demanda o engloba a niños que luego fueron diagnosticados de hiperactividad, independientemente de que fueran da alta demanda o no. No sé si me estoy explicando bien. Salvando este detalle, la entrevista es genial y os animo a leerla. Ahora, vamos al lío

BLW: Los platos de cuchara

lunes, 26 de enero de 2015

CubiertosEn esta otra entrada comentaba que estábamos intentando que M aprendiera a utilizar la cuchara. Los resultados a día de hoy siguen sin ser satisfactorios, aunque progresa adecuadamente. El caso es que mientras duró el verano, no echamos de menos la cuchara durante las comidas pero ahora tomamos legumbres y caldos varias veces a la semana.

Para que practique a su aire con el mecanismo de la cuchara, desde que cumplió 13 meses le damos yogures de vez en cuando. Ahí sí tiene total libertad de movimientos porque si no lo consigue con la cuchara, lo hace cogiendo el vaso del yogur y metiendo la cara directamente dentro. Además el yogur no se cae todo si poner la cuchara boca abajo por lo no se frustra, algo siempre pilla. Comer no come mucho pero lo que importa es que aprenda a manejar la cuchara. 


Mientras tanto, ¿cómo hacemos para mantener el principio del BLW de que "el niño coma lo mismo que nosotros?" En este post os quiero hablar de las cuatro estrategias que hemos usado para que M coma platos de cuchara y si hemos tenido éxito o no con ellas. Aviso: una de ellas es trampa.

Estoy en contra de la violencia pero...

viernes, 23 de enero de 2015

El otro día el blog Días de 48 horas publicaba una entrada en la que reflexionaba sobre la expresión "una bofetada a tiempo." La reflexión me pareció de lo más acertada y os invito a que la leáis porque merece mucho la pena.


Sin embargo, en lo comentarios, había algunas madres que venían a decir: una bofetada a tiempo, cuando son bebés no, pero cuando tienen 4 o 5 años sí que puede estar bien (no son palabras textuales, pero creo que captáis la idea general). ¿Creéis que estas personas, si se les preguntase, estarían a favor de la violencia? Seguramente contestarían con un NO rotundo. ¿Entonces qué ocurre? ¿son hipócritas? Tampoco lo creo. Lo que me parece que pasa es que no consideran que las bofetadas o cachetes sean violencia. Comencemos entonces por el principio...


Bebés de Alta de Demanda: Dudas (I)

miércoles, 21 de enero de 2015

La semana pasada hubo un poco de revuelo por los blogs y redes sociales debido a la entrada de Una mamá pediatra titulado Bebés de alta demanda ¿mito o realidad?. Leer las contestaciones, unas en forma de post, como esta de Desvaríos de una madre y otras directamente en los comentarios me ha hecho reflexionar acerca de una serie de cuestiones. 

Antes de continuar, quiero aclarar que escribo este post no como madre sino como psicóloga. Como madre no me veo con autoridad para opinar porque yo no describiría a M. como un bebé de alta demanda pero como psicóloga creo que puedo aportar algo al tema, aunque sólo sean más preguntas.

SecondBaby

lunes, 19 de enero de 2015

Cuando Vero, una de las integrantes del equipo de SecondBaby me enseñó su proyecto de negocio me entusiasmó la idea ¡por fin un portal serio de artículos de segunda mano! M apenas ha cumplido un año y ya tenemos varios cacharros que no sabemos que hacer con ellos y también estamos pensando en comprar otras, como una silla de paseo, que sabemos que sólo nos va a durar unos meses por lo que no queremos hacer una gran inversión.


Sin más preámbulos, os dejo una entrevista a Vero para que conozcáis un poco más su proyecto.

Papá al habla: la música y los bebés (III)

viernes, 16 de enero de 2015


Tercera y última entrega de la trilogía del autor invitado: J, el padre de la criatura. Para leer la primera parte pincha aquí y para la segunda aquí.

Le dije a C. que espaciara estos post porque pueden llegar a ser muy cansinos. Este post habla de la relación de M con la guitarra y otros instrumentos musicales con los que ha tenido contacto y pretende ser continuidad de la serie que indica el título.

Cuando M. era pequeño (…pequeño de verdad, no como ahora…) no se movía tanto. Intentaba dejarle tumbado y tocarle la guitarra cerca pero no aguantaba demasiado y prefería los brazos a tener un soniquete que no entendía, por lo que las únicas veces que realmente “prestó atención” a lo que le tocaba fue cuando estaba en brazos de C.
Ahora que se mueve como un sapaburus viene gateando en cuanto oye una guitarra y no me deja tocar nada por lo que estamos en un momento complicado (… nuestra relación siempre ha sido muy difícil …). Comienza a tirar de las cuerdas por lo que me obliga a estar atento para evitar que se rompan. Además,  quitarle del alcance de su mano la guitarra supone un berrinche que hay que solucionar con la estrategia del despiste (… bendita estrategia …).

BLW: Macarrones con carne

miércoles, 14 de enero de 2015

Los macarrones son ideales para que los bebés tomen cereales: son fáciles de coger y son blanditos. Por aquí es el tipo de pasta que más consumimos.

Esta receta es una adaptación de la clásica macarrones con carne y tomate. La he adaptado para que tuviera poca salsa por dos motivos: a M. las comidas con salsas no le entusiasman y a J. le gusta que M. no manche demasiado para no tener que limpiar luego tanto.

Normalmente, cuando los bebés comienzan a probar sabores y texturas nuevas a las de la leche, suelen tener preferencia por los alimentos "que se sabe lo que son". Me explico,  suelen preferir las verduras tal cual en vez de en salsas (o purés) porque así van diferenciando: esto sabe como lo de ayer, debe ser lo mismo, lo de más allá sabe diferente y me gusta más, etc.

Esta receta, al tener carne picada, está indicada para bebés que ya saben hacer la pinza o usar un tenedor o una cuchara.

Calzado para el gateo

lunes, 12 de enero de 2015

M empezó a gatear con 8 meses. Fue un antes y un después en nuestra relación materno-filial, un cambio para mejor. Esas personas que dicen, ¡uy, ya verás cuando gateen/caminen eso sí que va a ser trabajo! no saben de lo que hablan o no se acuerdan o no cogían a sus hijos en brazos. Que M. empezase a gatear fue un alivio para todos, sobre todo para él porque ya podía ir adonde a él le apeteciese, y eso incluye seguirme a mí por toda la casa.

Antes del gateo, yo tenía que ir todo el rato con él en brazos o en mochila, si lo dejaba en el suelo lo tenía que "rescatar" de debajo del sillón porque el pobre se pasó 2 meses desplazándose hacia atrás y sin espejo retrovisor. Desde que gatea, va donde le apetece, y como la casa la tenemos casi libre de peligros, le dejamos que explore con libertad. Evidentemente le gusta estar en la misma habitación que nosotros pero ya juega con sus cosas y se entretiene a su aire (tengo que aclarar que el día que aprendió a gatear, aprendió a sentarse solo).

Papá al habla: La música y los bebés (II)

viernes, 9 de enero de 2015


Segunda parte de la trilogía del autor invitado: J, el padre de la criatura. Si quieres, pincha aquí para leer la primera parte.

Seguía intentando buscar la manera de que M. sintiera la música cerca. Quería que tuviese una relación especial con ella. Me imaginé dando paseos con él o teniendo que consolarle/entretenerle/divertirle… pensé en un instrumento pequeño, transportable… ¡la armónica! (la flauta hubiera sido demasiado hippie…jeje).
Compré dos armónicas, una diátonica y otra cromática. Estuve practicando desde unos meses antes de que M. naciera de tal forma que cuando nació sabía lo imprescindible para que sonara medianamente bien.

Lactancia (IV): Las noches

miércoles, 7 de enero de 2015

La lactancia es un tema recurrente en casi todos los blogs de maternidad. Cada vez hay más y más información en la red sobre cómo dar el pecho, sobre cómo funciona la producción de leche y sobre los beneficios que le aporta al bebé y a la madre.

También hay un montón de artículos que tratan sobre el empoderamiento de la mujer que amamanta, del vínculo especial que se establece entre el hijo (o hija) y la madre, etc. etc. Personalmente, nunca me he sentido más poderosa ni más mujer por el hecho de dar el pecho, ni tampoco he percibido esas sensaciones místicas que describen en algunos libros. No sé, seré yo la rara.

Biblioteca: "Donde viven los monstruos"

lunes, 5 de enero de 2015


M. apenas tiene un año pero parece que los libros le fascinan. Se puede pasar una hora cogiendo libros, los hojea, los enseña, los lleva de un lado para otro, los "ordena", lo mira y los vuelve a mirar, pasa las páginas de una en una o todas a la vez, los muerde (ahora ya no tanto), los pisa, los esconde y te los da para que se los leas.

Como ahora anochece tan temprano, y por las tardes suele hacer frío para ir al parque, mis padres suelen llevar a M. a la biblioteca para que no esté encerrado en casa. La bibliotecaria le pone música y le lee cuentos ya que muchas veces es el único niño de la sala, sobre todo si van de mañana.

Es genial que le encanten los libros, por eso le estamos haciendo una pequeña biblioteca para él en casa. Se los ponemos a su altura, para que los coja cuando quiera y no tenga que pedirlos. Esperamos irla aumentando poco a poco.
Quiero inaugurar esta sección dedicada a la literatura infantil con el libro favorito de M. hasta el momento: "Donde viven los monstruos" de Maurice Sendak. Fue un regalo de cumpleaños de una amiga mía y no pudo haber acertado más.


Pápa al habla: La música y los bebés (I)

viernes, 2 de enero de 2015

Un padre es un padre
Post de autor invitado: J, el padre de la criatura.  Trilogía sobre la música y los bebés. Esta es la primera parte.

Se me encomendó un tema del que hablar: la música y el bebé.

Siempre tuve una relación muy personal con la música. En mi casa había un piano que tocábamos tanto mis hermanos como yo. Soy el pequeño de tres hermanos así que cada cosa que les veía hacer a ellos que yo la intentaba imitar, con lo que supongo que me sentaría al piano con apenas tres años. Luego me acompañó hasta que una profesora anticuada logró que lo odiáramos y lo consideráramos como una obligación (… y cuántos habrá como yo…) Años después retomé el tema para disfrutar tocando la guitarra y aún hoy en día el sentarme al piano me hace sentir cierta tristeza.

Pero quería hablar de M. y su relación con la música…