Fin de año

miércoles, 31 de diciembre de 2014

                                                                      

                                                                       Fin de año en la infancia


Me visto con algo que yo creo elegante, ceno pollo asado mientras los demás toman cordero, bebo mosto hasta hartarme y como mucho mazapán. Me pongo de los nervios con las uvas, intento concentrarme pero nada, nunca me las termino. Las uvas siempre en La1 con Ramón y Ana. Después se descorcha champán (o cava, no sé), yo brindo con mosto. Mis hermanos se marchan de fiesta, yo me voy a la cama. Leo hasta tarde.

Fin de año de adolescente

La primera vez que salgo, tengo que ir a comprar vestido, no sé qué ponerme, no sé cómo peinarme, no sé cómo maquillarme. Hago lo que puedo. Ceno el clásico pollo asado imitando cordero. Bebo mosto, me pongo de los nervios con las uvas, pero soy capaz de terminármelas. Ramón sigue en La1 pero Ana ya no. Pruebo el champán (o cava). No me gusta. Me preparo, mi madre me saca una foto. Quedo con mis amigas.  Han ido a la peluquería. Yo no. Hace mucho frío. El local es horrible, música mala, mucha gente. Tomo licor de melocotón con zumo de piña. Se me clava un vaso roto en la pierna. Sangro mucho. No me duele nada. Pido papel higiénico al de seguridad. Alguien me dice: se te han roto las medias. Vamos a tomar el chocolate. Sigo sangrando. Llego a casa. Me vendo la herida y me acuesto. Todavía conservo la cicatriz.

Gorro a ganchillo

lunes, 29 de diciembre de 2014

Antes de tener un heredero, me gustaba ganchillar, hacía gorros, cuellos, cestas, etc. Sin saber muy bien porqué lo fui dejando, dejando hasta casi olvidarlo. Hasta que me quedé embarazada. Ahí fue cuando me volvió a picar el gusanillo de la aguja.
Hice patucos y gorros para recién nacido que luego M los utilizó al cumplir 4 meses. Lo de las medidas no es mi fuerte precisamente.
El caso es que hoy os quiero enseñar un gorro de aviador que le hice hace poco. Aproveché unas lanas antiguas que tenía por casa y en un par de tardes lo tenía terminado.


BLW: Cómo empezar

viernes, 26 de diciembre de 2014

Vale, ya han pasado casi 6 meses desde que tu bebé nació, el tema de la lactancia (materna o artificial) está más que controlado. Sabes cuando tiene sueño y cuando tiene hambre. Vas viendo que empieza a seguir cierto patrón en el sueño y en la alimentación. Parece que le vas pillando el truco a esto de la maternidad.

Ingenua.

Ahora empieza la fiesta de verdad en cuanto a alimentación se refiere. Cuando nos tocó a nosotros la famosa etapa de "introducción de alimentos" decidimos que no queríamos darle purés así que nos informamos del método BLW (ACS en español, Aprende a Comer Solo). Nos pareció una forma genial de introducir la comida, así que la pusimos en práctica desde el primer momento. En este post os quiero contar lo que hay que tener en cuenta antes de empezar.


10 maneras de dormir a un bebé

lunes, 22 de diciembre de 2014

Hacía tiempo ya que no escribía sobre el sueño infantil, esto quiere decir que últimamente estamos pasando una etapa buena en cuanto al descanso se refiere. Imagino que se ha juntado que M va creciendo y se va regulando por las noches y que yo he decidido obsesionarme menos con el tema y, aunque lo vea con sueño, no intentar dormirlo hasta que él lo pida o hasta que hayan pasado más de tres horas desde la última siesta. Me ha costado asimilarlo pero lo he conseguido.

A lo largo de este año he hecho muchas cosas nuevas y he aprendido cantidad sobre mí misma y sobre la vida (esto da para otro post). Una de las cosas que he hecho ha sido dormir a M. cientos de veces ya. Conseguir que un bebé se duerma mola, te sientes superpoderosa, con una capacidad infinita de transmitir paz, amor y tranquilidad. Tu autoestima sube a marchas forzadas, que alguien se duerma en tus brazos es genial: quiere decir que se siente tan a gusto contigo y que confía tanto en ti que es capaz de bajar la guardia y descansar. No me digáis que no es total.

Para dormir a M. hemos probado mil y una maneras, sabemos los trucos, el ritmo que le gusta, cuando está a punto de caer y cuando es mejor rendirse y aceptar que todavía le queda cuerda para rato. En este post he recopilado el "Top Ten" de las opciones que tenemos los padres para dormir a nuestros herederos.

Antes de continuar, una advertencia, todos estos métodos funcionan si se cumple una condición: que el bebé tenga sueño. Si no, ya os podéis poner a bailar sevillanas que el niño va a seguir ojiplático. esto puede parecer una perogrullada pero no lo es, lo mío me ha costado entenderlo.

Visita al pediatra: 12 meses

viernes, 19 de diciembre de 2014

La semana pasada tuvimos por fin la visita de revisión del año. Digo por fin porque estaba deseando quitármela de encima, por el tema vacunas (dos banderillas que le cayeron) y por el tema interrogatorio sobre la alimentación de nuestro vástago.

M por el momento entra contento a la consulta pero a medida que pasa el tiempo se va poniendo cada vez más nervioso, no le gusta que le pesen ni que le midan. Y por encima la enfermera que nos ha tocado en (des)gracia es más seca que el palo de una escoba, no sonríe ni hace una mueca graciosa ni nos ofrece los juguetes que tiene en la consulta para poder entretener a M (de hecho, esta vez ya los cogí yo sin permiso). En las primeras revisiones pensaba que eran todas así, hasta que llegó el verano, y vino una sustituta que era todo amor. Una pena que se marchara.

Tag Sugestões

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Paula, autora del blog Sin Chupete, donde nos cuenta sus aventuras por el mundo mientras prepara su tesis y cuida de su churumbel, me ha propuesto para que continúe esta iniciativa llamada Tag Sugestões, que consiste en (copio texto de ella): 

"Presentar el blog o blogs que nos han invitado (¡hecho!); sugerir una película, una serie, una comida favorita y un libro; proponer otras dos sugerencias diferentes; e invitar a participar a otros diez blogueros."

Como es la primera vez que me invitan a una iniciativa de estas, me hace mucha ilusión así que allá voy.


Libro: Moverse en libertad (Emmi Pikler)

lunes, 15 de diciembre de 2014

Emmi Pikler fue una médica que, a mediados del siglo pasado, tomó la dirección de una casa-cuna en Budapest. Allí desarrolló una labor de acogida de niños y bebés que todavía hoy continúa en el Instituto Pikler. Esta doctora creía que los bebés eran seres activos, con iniciativa propia y competentes dentro de sus posibilidades (toda una revolucionaria, tened en cuenta que estamos hablando de 1946). Además estaba convencida de que a los niños no había que enseñarles a sentarse ni a caminar. Pensaba que, si se le proporcionaban el ambiente adecuado, los niños acabarían caminando por sí solos.


El libro Moverse en libertad trata precisamente de esto, de una investigación realizada a lo largo de varios años en los que la autora muestra que, si se deja al bebé completa libertad para moverse (ropa cómoda, espacio suficiente y ausencia de entrenamiento por parte del adulto), el desarrollo motor se produce de modo espontáneo. Es decir, todos los niños acababan caminando al mismo tiempo (en promedio) que los otros niños a los que se le había "enseñado." ¿Curioso, no os parece?

Que hoy sea mi cumpleaños y que sea viernes mola mil

viernes, 12 de diciembre de 2014

http://forartssakeboutique.wordpress.com



El bebé y los antibióticos

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Hace tiempo que tenía pensado escribir sobre esto, pero entre unas cosas y otras se me fue pasando el tiempo.

El caso es que en la revisión de los 8 meses, nos dijeron que M había subido poco de peso y nos mandaron volver a los 9. Como a los 9 tampoco había engordado casi nada, le hicieron unos análisis de sangre y de orina (de como recogerle la orina a un bebé da para otro post). Cuando fuimos a por los resultados, vieron que M tenía una infección de orina.

Sí, una infección de orina y él tan pancho, sin fiebre, sin dolores y sin nada. El único síntoma es que se había estancado en el peso. Así que nos tocaba una semanita de antibióticos cada 8 horas. Lo primero que pensé fue, "madremía el cabreo que se va a coger cuando tengamos que despertarlo…"


Ilusa de mí, eso fue el menor de los males.

Los juguetes de M: Juego colores y formas

lunes, 8 de diciembre de 2014

Hoy inauguro una nueva sección en el blog. En ella pretendo hablar de los juguetes, cuentos y demás cachivaches que pululan por nuestra casa desde que comenzó la era DM.

Unos son regalados, otros comprados y otros conseguidos. Unos le gustan más y otros menos. Todo esto lo iré diciendo por aquí para dejar constancia del cambio en los gustos de M, que seguro que tendrá bastantes a lo largo de su vida. 

Hace un tiempo, escribí un post sobre cómo los objetos cotidianos, captaban más la atención del pequeño ser que cualquier juguete que estuviera a su alcance. Esto sigue siendo así, pero cada vez más se va entreteniendo él solito y vamos combinando juegos con el mando a distancia con otros juguetes "de verdad."

Y no me enrollo más, voy al lío. El primer juguete que voy a enseñar es este "juego de colores y formas."
Es un juguete pequeño. 20x20x5




BLW: Bizcocho de zanahoria (carrot cake)

viernes, 5 de diciembre de 2014

Mi relación con la repostería es  complicada. Ella me exige precisión y yo soy más de ojímetro así que mis pocas incursiones en el mundo del dulce han resultado regulares (aunque comestibles). En cualquier caso, hice un esfuerzo por olvidar mi pasado de desastrosas magdalenas y tartas desparramadas y me propuse preparar un bizcocho para no tener que poner la vela de cumpleaños encima de una tortilla.

Escogí el bizcocho de zanahoria porque con poco azúcar ya es dulce y porque un bizcocho, a poco que te pongas sale como mínimo comestible. No le puse cobertura de ningún tipo porque eso multiplicaría por 1000 la cantidad de azúcar y yo quería que M. lo probase sin que le fuese a dar un subidón.

La receta es muy sencilla, al final no utilicé la báscula para nada. Las medidas se refieren al vaso de nocilla de toda la vida (¡chúpate esa, sistema métrico!).

Fiesta de cumpleaños noventera

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Seguimos con la semana temática dedicada al primer cumpleaños de M, no digáis que la ocasión no se la merece. Siempre me han encantado los cumpleaños, los míos y los de los demás, mola preparar una fiesta sorpresa a alguien, la emoción de los mensajes a escondidas (el wassap ha facilitado mucho las posibilidades de conspiraciones fiesteras), los regalos cutres de última hora, ver que la gente se apunta a un bombardeo, la tarta, soplar las velas, la borrachera la alegría desbordante, etc, etc.

12 meses, un millón de logros

lunes, 1 de diciembre de 2014

Ayer M cumplió un año, 12 meses, 365 días, como lo queráis llamar. Mi impresión es que lleva conmigo toda la vida, tengo un bebé de un año desde hace 30 años. Es curioso como cuesta recordar cómo era la vida antes de que él llegara. No pienso ni que fuera mejor ni peor, simplemente es diferente.

Es alucinante lo que ha cambiado en un año. Cuando estudiaba psicología del desarrollo (Piaget y compañía), me creía sin más todo lo que decían, lo bebés se desarrollaban así y punto pelota. Vivirlo es otra cosa muy distinta. Es como ver la teoría en directo, y darse de bruces con la realidad, mucho menos sencilla y simple. 


En toda su vida, M no va a crecer ni desarrollarse tanto como este primer año. No me refiero solo al peso y la talla (¿por qué no se dice altura cuando hablamos de bebés?) sino a capacidades intelectuales, motrices y emocionales. En 365 días ha pasado de ser un tamagochi, que había que alimentar, limpiar y dar cariño sin apenas recibir nada a cambio a ser una persona pequeña que se comunica, que tiene su propio sentido del humor, y una personalidad cada vez más definida (definida por sus padres, claro).


No recuerdo bien cómo era M con 5 o 6 meses, ni con 3. Es verdad que cada etapa tapa a la anterior. Sin embargo, voy a hacer un esfuerzo de memoria para resumir los 12 logros más importantes que ha conseguido M en este primer año de vida.