BLW: Los cubiertos y demás.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Cubiertos de Ikea para niños
Cuando se comienza a alimentar al bebé con papillas, las herramientas que debemos usar están más o menos claras. Todos tenemos, gracias a Hollywood, una imagen mental de cómo darle la papilla a un niño: con un plato, una cuchara, un babero y muuuuucha paciencia.
¿Pero qué necesitamos si comenzamos a darle la comida en trozos para que los coja por él mismo? Eso como se hace? 












El plato

En principio no se necesita. De hecho, es mejor no darle la comida en un plato porque corremos el riesgo de que coja el plato y lo tire al suelo. Así que de primeras nada de plato.
Más adelante (en nuestro caso cuando M tenía 9 meses) podemos probar a ponerle un plato de plástico o directamente un plato de postre de la vajilla que utilicemos nosotros habitualmente.
A M los platos de plástico no le van nada, los tira al suelo sin contemplaciones mientras que si le ponemos uno como el nuestro lo suele respetar. A veces lo levanta un poco pero nunca lo ha tirado. 

Los cubiertos
Al principio no necesitan cubiertos, ¡comen con las manos! Esta es una de las razones por las que el baby led-weaning tiene como ventaja que los bebés adquieren rápidamente una gran habilidad con las manos.
La primera vez que mi padre vio a M peleándose por comerse un trozo de naranja dijo: "debe ser difícil intentar comer haciendo esos movimientos casi al azar" Y es cierto, al principio el hecho de coger algo y llevárselo a la boca parece un trabajo enorme pero en un par de semanas lo tienen dominado. Ni el mejor juguete de psicomotricidad se podría igualar a un gajo de naranja.
Así que nada de cubiertos hasta que el bebé lo pida. ¿Y cómo lo pide? Pues muy sencillo, cuando M a los 10 meses se pasó un par de comidas abalanzándose literalmente sobre nuestros tenedores, dedujimos que quería uno. Ha salido poco sutil el niño. Por el momento solo le damos un tenedor, nosotros le pinchamos la comida y él se lo lleva a la boca (o lo coge con las manos, claro). Con la cuchara probamos y no ha pillado el truco: le da la vuelta antes de llevársela a la boca, así que se le cae todo antes. Lo seguiremos intentando.

El vaso
La teoría dice que es mejor que beban desde el principio en un vaso normal pero tamaño mini. Nosotros lo intentamos así y fue un desastre, acababa empapado. En verano no pasaba nada pero luego ya nos
dio un poco de cosa que se mojase tanto y optamos por un método más tradicional: el vaso con pitorro. De ahí bebe perfectamente y apenas se moja. Lo malo es que traga aire y que no está aprendiendo a beber de un vaso normal. Esperaremos a que crezca un poco para volverlo a intentar.

El mantel
Aquí hay para gustos, hay gente que no utiliza mantel y el bebé come directamente en la mesa, otros que ponen al niño una mesa propia encajada a la trona y otros, como nosotros, que optan por comprar un hule.
Personalmente nunca me gustaron los hules, siempre fui de los manteles de tela de todalavida, pero la madre vaga que hay en mí ganó la batalla. Los hules son cómodos, fáciles de limpiar y no tan fáciles de quitar si eres un bebé.

El babero
Esto es como el mantel, para gustos. Hay padres que prefieren no ponerle nada al bebé y cambiarle de ropa si se ha manchado mucho, otros les ponen una camiseta vieja a modo de babero y otros optan por el babero tradicional. 
M odia que lo cambien de ropa, eso de estar quieto y tumbado no le va nada así que optamos por la opción babero. De hecho, utilizamos dos, uno por debajo de los de todalavida y otro por encima tipo chubasquero. La razón es que, aunque te venden el tipo chubasquero como impermeable, no lo es tanto y al final acababa manchándose igual.

No tan impermeable como lo pintan


¿Te faltan ideas para el menú diario?
Suscríbete y descárgate un ebook con ideas, consejos y menús de BLW

Y ya está, en principio no utilizamos nada más. Hay que tener siempre en cuenta que si aplicamos el baby led-weaning el bebé va a jugar con la comida, con los cubiertos, con el mantel…con todo lo que esté a su alcance. Lo de alimentarse viene después.

6 comentarios :

  1. Nuestro pequeñajo no quiere comer nada que venga del tenedor (ni llevándoselo él a la boca, ni llevándolo nosotros), sin embargo el vaso lo tiene dominado.

    ResponderEliminar
  2. Sí, cuando se le pasó la novedad del tenedor volvió a las manos, pero ahora hace un mix

    ResponderEliminar
  3. Mi hijo tuvo una época obsesión cuchara y tenia que comer todo con la cuchara, incluso plátano o sandia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, es que quería practicar!! A m ahora a veces le da por intentar comerlo todo con tenedor, incluido el pan ;)

      Eliminar
  4. Yo tengo un cuenco de plástico que se fija a la mesa con una superventosa especial. Así no puede tirarlo al suelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿y no lo tira? Es que nosotros pudimos probar uno una vez, y nada, lo acababa despegando

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...