Lactancia (III): La vuelta al trabajo

lunes, 27 de octubre de 2014

Esta es la tercera entrega sobre la lactancia. Si quieres leer las dos primeras, pincha aquí y aquí.

Vale, las tomas ya no son interminables, no tengo que utilizar pezoneras, M. crece feliz y contento cual buda…y ¿ahora que tengo todo eso controlado tengo que ponerme a trabajar? Buf… 

No penséis que no me apetecía volver a trabajar, de hecho lo agradecí infinitamente. Ahora me doy cuenta de que mi trabajo no cansa, dura unas horas al día y luego lo dejas, lo que cansa de verdad de verdad es cuidar de un bebé 24 horas al día.

Como trabajo como autónoma, pude arreglármelas para no tener que estar fuera más de 4 horas seguidas. A cargo de M. se quedaban mis padres y de esta manera evitamos (y nos ahorramos) la guardería. Aunque solo iban a ser 4 horas, decidí que era mejor dejarle algo de leche a mis padres por si acaso se ponía nervioso, así que un mes antes de terminar la baja me hice con un sacaleches y comencé a almacenar leche en el congelador. Así estuve hasta que M. cumplió los 8 meses, ahí dejé de usar el sacaleches y a estar más tiempo separada de M. Si le entraba el hambre, le daban un plátano o lo que fuese y asunto arreglado.

Fueron solo 4 meses de ordeñamiento, y siempre poca cantidad (100 ml como mucho al día) así que no se puede decir que sea una experta en la materia pero ahí va lo que creo que hay que tener en cuenta para llevarlo lo mejor posible.

¿Qué tipo de sacaleches me conviene?
Básicamente existen dos tipos de sacaleches, los eléctricos y los manuales. Para elegir cuál te va más lo mejor es probarlos porque depende de cada persona: hay mujeres que con el manual son capaces de sacarse mucho y con el eléctrico nada de nada y viceversa.
Yo acudí a la asociación de lactancia que me había ayudado con las pezoneras y allí me prestaron los dos tipos. Tanto el eléctrico como el manual eran de la marca Medela. En mi caso ganó el eléctrico por goleada. Así que compré el Medela Swing por unos 134 euros (en muchas tiendas lo vi por 160, yo lo compré en una farmacia). Funciona genial y en unos 20 minutos ya tenía el asunto solucionado.
 Otra opción es ordeñarse manualmente, sin aparatos. Yo fui incapaz y tuve que soltar la pasta para comprarme el Medela.

Sacaleches manual Medela
Sacaleches eléctrico Medela














¿Dónde almaceno la leche?
Están a la venta muchos modelos de bolsas y tarros especiales para almacenar la leche materna. Carísimos. Mi truco fue comprar botes esterilizados en la farmacia (sí, esos que se usan para los análisis de orina) a 0,40 euros la unidad, ¡y son reutilizables! ahorro, ahorro.

¿Cuánta leche tengo que congelar?
Aquí seguí el consejo de una amiga que me dijo que no me matase a congelar grandes cantidades de leche. Ella estuvo sacándose leche durante todo el tiempo que duró la baja de maternidad hasta haber almacenado ¡6 litros en el congelador!. ¿Qué pasó cuando se incorporó al trabajo? pues que a su hijo la leche congelada no le iba nada, y solo la tomaba si era fresca. Toma ya.
Así que hay dos opciones, o pruebas a ver si tu hijo es un lácteo-gourmet antes de comenzar a congelar como si no hubiera mañana o sacarte poquito al principio de ir a trabajar e ir probando para no ordeñarte en balde.
Eso sí, lo mejor es congelar en botes pequeños, así el descongelado se hace más rápido y no se desperdicia tanta leche en el caso de que el bebé no la tome toda.

¿Cuándo me saco la leche?
Lo ideal sería poder hacerlo en el trabajo pero en mi caso eso era imposible por falta de tiempo. Lo que hacía era aprovechar las siestas de M. o un momento paterno-filial. Lo fundamental es no tener prisa y estar tranquila o distraída (no agobiarse mirando constantemente a ver cuanto cae). Lo mejor, una serie y a desconectar.

¿La tomará bien?
¡Ah,la gran pregunta! Creo que esto no es competencia de las madres sino de la persona que se queda a cargo del bebé. Hay niños, como M., que aceptan el biberón sin problemas, otros les va mejor con vaso o con cuchara y otros que se niegan a tomar nada si no es en el envase original. No pasa nada, los niños se adaptan mejor de lo que parece y no se van a morir de hambre. A los que se niegan a tomar nada, ya recuperan cuando vuelve la madre o a los pocos días se hacen a la idea y aceptan el envase sucedáneo. 

Lo dicho, yo tuve que aprender a dar el pecho, me niego a aprender a darle un biberón, eso es tarea de otros.


PS: Os prometo que no estoy recibiendo nada por parte de Medela, de hecho no creo que sepan de la existencia del blog siquiera.

4 comentarios :

  1. Yo quiero hacerme esta vez con un sacaleches eléctrico! Aunque con los dos peques opté por la lactancia mixta y era todo más fa´cil, creo que los manuales son un verdadero rollo, se hace interminable la extracción....

    ResponderEliminar
  2. El de Medela va genial, aunque también me hablaron muy bien del de Avent. Yo con el manual no sacaba nada, pero sí que he conocido gente que le pasaba al revés...

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas anotaciones, me lo guardo para el próximo jeje

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...