La era DM

martes, 2 de septiembre de 2014

Allá por marzo del año pasado, mi estómago empezó a comportarse de una manera extraña: me pedía comer constantemente pero al mismo tiempo, se quejaba después de cada comida como si me hubiese zampado una fabada de primero y cocido de segundo.
La comida y mi estómago, dos amantes en plena crisis de pareja. Mi estómago gritando a los cuatros vientos que "ni contigo ni sin ti, cariño". La comida, con la mirada perpleja sin saber muy bien qué hacer.
Decidí consultar el problema con mi cerebro, a ver si ponía solución a este drama: "¿pero no te has dado cuenta? ¡Hay un tercero en esta historia!
Ojiplática y boquiabierta ¡un tercero! ¿Cómo no caí antes? El pobre del que toda mujer se olvida salvo, como mucho, una vez al mes. Estaba pidiendo ayuda, le había entrado un bicho y parecía que se iba a quedar allí a vivir.
Entonces las piezas empezaron a encajar y pude calmarlos a todos: "Tranquilos, tenemos un invitado que se quedará con nosotros un tiempo, pero no os preocupéis que acabará saliendo."
Y vaya si salió, pero eso es otra historia.
Así empezó la era DM (Después de Miguel).

4 comentarios :

  1. Esto promete! bienvenida al mundo blogger ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Pues sí que hace ilusión que te comenten :)

      Eliminar
  2. Pensaba que te había comentado ya en este post, pero se ve que no...

    Bienvenida también por mi parte y mucho ánimo! Te seguiré de cerca. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, gracias, aunque no sé si es una amenaza...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...